Aquí hay una manera emocionante para trabajar con el grupo el tema, casi tabú, de la obediencia a Dios y de la voluntad divina para cada uno. Organicemos una fiesta de mediciones en la que una regla, una cinta métrica o algún otro instrumento para tomar medidas constituirá la clave para entrar.

Reunámonos en una cancha de fútbol local. Dividámoslos en tres grupos, y pidámosles que marquen la medida que tenía el arca de Noé dentro del estadio (150 metros de largo x 25 metros de ancho x 15 metros de altura). Cuando hayan terminado, juntémoslos en las gradas y cada equipo deberá señalar a los demás el área que haya medido (por ejemplo, mostrar a qué altura de las gradas tenemos 15 metros).

Luego, conduzcámoslos en un debate acerca de lo difícil que debió haber sido para Noé llevar acabo esta tarea. Reflexionemos acerca del conflicto que Noé habrá sentido ante su propia responsabilidad de seguir a Dios, pero asegurémonos de señalar que él fue escogido por su actitud (Génesis 6:9), más que por su habilidad para construir grandes botes (de los que no existen registros previos). Tal vez podemos hacer referencia al pecado público de Noé en Génesis 9:20 para ayudarlos a darse cuenta de que él no era perfecto, y que todos podemos «estar a la altura» del llamado de Dios, si tan solo estamos dispuestos a ser obedientes. (También podemos leer el pasaje relacionado de Hebreos 11:7). (William Gunter).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí