El colocar un pasaje bíblico en imágenes contemporáneas a menudo ayuda a los jóvenes a entender más claramente las aplicaciones del mensaje. Separemos a los chicos en pequeños grupos y después de leer el Salmo 23 completo, solicitemos que cada grupo escoja una metáfora y reescriba el Salmo 23 utilizándola. Otra posibilidad es entregarles la lista de metáforas por adelantado y pedirles que se dividan en grupos según la que más le haya gustado a cada uno.

Algunas opciones pueden ser: El Señor es mi bicicleta, el Señor es mi patineta, el Señor es mi profesor, etc.

Aquí hay una muestra del Salmo 23, que fue reescrito por un grupo de adolescentes de secundaria:

El Señor es mi tabla de surf,

Eso es lo que siempre he querido.

Él me hace navegar en aguas azules:

Me guía a través de mares tranquilos

Me devuelve el entusiasmo por la vida

Él me condujo detrás de la estela,

Por mi propio bienestar.

Aunque llegue a aguas turbulentas,

No demuestro temor, porque alguien me cuida.

Tu salvavidas y tus botas me reconfortan.

Me permites saltar sobre la estela frente a mis críticos y no caigo.

Mis habilidades aumentan.

Ciertamente tiempos emocionantes y de éxito me seguirán todos los días de mi vida.

Y en el salón de la fama de los surfistas moraré por largos días.

Tal vez no termines con la mayor teología del mundo, pero los chicos probablemente tendrán una mejor comprensión de un versículo particular en la Biblia de la que tenían antes de empezar. (Mark Rozelle).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here