Puede llevarse a cabo como punto de partida para una discusión o ser ampliado como un proyecto más elaborado en sí mismo. Esta es una actividad de todos los días, sin embargo, resulta creativa. Primero leamos la cita del escritor cristiano británico, Malcolm Muggerigde: “Cada vez que veo la imagen de una cruz, no necesariamente un crucifijo, sino dos piezas de madera unidas accidentalmente, mi corazón se detiene un segundo…”.

Ahora enviemos a los jóvenes a dar un paseo alrededor del vecindario, pidámosles que se fijen en los objetos comunes que ven a diario y en cómo podemos encontrar cruces por doquier (postes de teléfono, cables eléctricos cruzados, percheros, líneas en la acera, etc.)

Indiquémosles que apunten una breve descripción de lo que vean. También pueden hacer dibujos o tomar fotografías de las cruces que encuentren. Invitemos a los chicos a conversar sobre lo que han encontrado y a mostrar sus dibujos o fotografías. Terminemos la experiencia con un debate acerca de la cruz y su significado como un símbolo de la fe cristiana. (Keith Curran).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here