El papel educativo del grupo grande

El hecho de que haya límites en el acercamiento del grupo grande no significa que la reunión de jóvenes no tenga valor educativo para la pastoral juvenil. Lo tiene y es importante, por eso es bueno que entendamos la manera en que debemos usarlo y saber qué tipo de necesidades satisfará.

La función espiritual

La reunión del grupo de jóvenes puede cumplir una función espiritual de primer orden. La oración, la adoración, la alabanza y la celebración de la fe, es decir, el privilegio de tener una relación personal con el Señor, pueden encontrar en este marco el ámbito adecuado que permita su desarrollo. Un grupo variado y plural como el grupo de jóvenes puede llevar a cabo perfectamente estas expresiones de la vida cristiana. No hay una edad específica para orar, cantar o expresar nuestra gratitud y reconocimiento al Señor por su salvación a favor de nosotros. La realidad es que en la iglesia hay pluralidad. Los jóvenes se deben acostumbrar a convivir, y a compartir su fe, con personas que son diferentes de ellos, con distinto nivel de madurez, y que manifiestan gustos, necesidades e intereses diferentes.

A pesar de la heterogeneidad, no se debe descartar la enseñanza en la reunión de jóvenes. Los temas generales encuentran en esta reunión el marco apropiado para su tratamiento. Nos referimos a aquellas predicaciones que abordan necesidades generales y comunes a todos los jóvenes; principios espirituales básicos, válidos para todos; y enfoques cristianos de temas de actualidad. Todos ellos encuentran en esta reunión un espacio para ser tratados y desarrollados.

Extracto del libro “Raíces”.

Por Félix Ortiz.

Lee Para Líderes – La Función Psicológica

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here