La madre de Carl te cuenta que él estuvo faltando a la iglesia, cosa que ya sabes, y faltando a la práctica de básquet de la iglesia, cosa que también ya sabes. No sabías que sus calificaciones estaban en caída libre, o sobre las peleas frecuentes y en aumento con sus padres por cualquier cosa y por todo. La madre está convencida que son las drogas. Ella dice: «Es tiempo de amor firme». El padre dice: «Dale un espacio al muchacho». La madre parece aliviada cuando ofreces pasar un tiempo con Carl. Carl, sin embargo, no está tan contento con la idea. Llega nervioso y a la defensiva. Le aseguras que no eres un agente secreto de sus padres. Carl cruza sus brazos y murmura: «Lo que sea». Le preguntas si quiere hablar sobre lo que tiene a sus padres tan acongojados. Él solo agita su cabeza. Hay un silencio largo, torpe, inquieto cuando entonces dices: «Estoy preocupado por ti. Si algo anda mal, me gustaría ayudarte a corregirlo».

Un minuto en el silencio, el talón derecho de Carl se mueve y sabes que estás consiguiendo algo… Otro minuto pasa y la mandíbula de él empieza a trabajar; se inclina hacia adelante con la mirada fija al suelo. Medio minuto después, dice, casi inaudiblemente: «Lo odio»… Permites que las palabras queden en el aire entre ustedes. Finalmente dices también en vos baja: «Cuéntame sobre eso». La mandíbula queda fija, y solo unas gotas de lágrimas caen al suelo entre los pies de Carl. «Si ella supiera cómo es él realmente, lo dejaría. Quizás yo simplemente debo decirle. Solo tengo miedo que ella lo perdone, y no sé si podría soportarlo».

Una vez que Carl decide hablar, la historia es corta y al grano. Un día, después de la práctica de básquet, Carl notó el automóvil de su papá estacionado fuera del negocio familiar y pensó que solo había pasado a saludar. Pasaron algunas horas, así que usó su llave para entrar por la puerta trasera. Su padre no escuchó que entrara o saliera; él estaba ocupado, besándose con una mujer que Carl nunca habían visto antes. Carl se escabulló fuera, casi sin poder respirar. Carl estaba seguro que el corazón de su madre se rompería si supiera sobre eso. Él también temió confrontar a su padre. Así que decidió intentar olvidarse de todo; una estrategia que no estaba funcionando muy bien.

Tu trabajo está claro. Carl está viviendo en modo de supervivencia. El enojo hacia su padre se quedará estancado, con lamentos, y diciendo: «Si tan solo…». La decisión de Carl de ser honesto te da un lugar para empezar. Si él hubiera escogido permanecer callado, inventando excusas para su conducta o simplemente negando que hubiera algún problema, el camino a la solución sería mucho más complicado. Con tu ayuda, Carl podrá identificar cómo su conducta está convirtiendo una cosa mala en algo peor, sin producir cualquier esperanza de una solución. Antes que esta conversación acabe, Carl estará de acuerdo en que es imposible seguir fingiendo que todo anda bien. Tú lo guiarás en una lluvia de ideas sobre varios planes de acción, y finalmente Carl aceptará tu ofrecimiento de ayudarle a confrontar a su papá. Nada de eso es bonito; pero es el primer paso en un camino redentor.

EL PRÓXIMO PASO

En un buen día, la intervención de una crisis abre puertas a la resolución permanente. A veces, eso no será posible. El diagnóstico de una enfermedad terminal no brinda todas las soluciones. Lo mejor que un consejero puede hacer es trabajar para disminuir el impacto, desarrollando las estrategias para vivir con una enfermedad terminal, por ejemplo. Eso no es algo sin valor. Para las personas que creen en la redención, la esperanza en el cielo es un asunto importante, es una oportunidad claramente dirigida de enmendar las cosas hechas y las cosas que quedaron sin hacer.

En las crisis más normales (menos terminales), tu papel como asistente es ayudar a las personas a determinar qué curso de acción pueden tomar; porque ellos son los que deben actuar en su propio nombre. De lo contrario, solo habrás pospuesto el problema durante otro día. Si tomas las decisiones, no habrás ayudado a las personas a aprender a lidiar con situaciones similares en el futuro. Eso es rescatar en lugar de caminar juntos. Hay pocos casos cuando una persona debe ser persuadida para dejar el control temporalmente, porque está peligrosamente fuera de control, pero esas son circunstancias excepcionales.

Desarrollar un plan de acción juntos hace agujeros en la oscuridad. Permite la entrada de suficiente luz; así la persona en crisis puede ver una manera de salir. El que ayuda en la crisis facilita el proceso, pero insiste en que las personas decidan su propio curso de acción. Ellos, después de todo, deberán vivir con las decisiones. Así que, una vez que la crisis inmediata se neutraliza, el próximo paso es identificar y ordenar los problemas y opciones que tienen que ser dirigidos para formar un plan factible. El siguiente esquema es útil para determinar un plan de acción.

HOJA DE TRABAJO PARA EL PLAN DE ACCIÓN:

1. ¿Cuál es el problema identificado (más allá del problema presentando)?

2. ¿Cuáles son los posibles resultados (tanto negativos y positivos)?

  • A. ¿Cuál es el resultado más deseable?
  • B. ¿Qué pasos generales se requieren para acercarse a ese resultado? (Regresa a los pasos más específicos después).

3. ¿Son los participantes activos y cuál es su papel en el resultado?

4. ¿Quiénes son los participantes pasivos y cuál es su papel? (¿Y qué puede esperarse de cada uno?)

5. ¿Cuáles son los recursos y obstáculos para alcanzar la meta?

6. ¿Quiénes más deben involucrarse en la solución?

A. ¿Familiares?

B. ¿Referencias profesionales?

  • ¿Médico?
  • ¿Psiquiatra y/o psicólogo?
  • ¿Trabajador social?
  • ¿Fuerzas de seguridad?
  • ¿Abogado?
  • ¿Pastor?
  • ¿Personal docente?
  • ¿El patrón o jefe?
  • ¿Los amigos?

7. ¿Qué pasos específicos deben tomarse?

  • A. ¿En qué orden?
  • B. ¿Quién debe tomar responsabilidad por cada paso?
  • C. ¿Quién debe proporcionar apoyo?

8. ¿Cuál es el cronograma?

9. ¿Qué otros recursos se requieren?

  • A. ¿Dinero?
  • B. ¿Transporte?
  • C. ¿Alojamiento temporal?
  • D. ¿Comida?
  • E. ¿Otros?

10. ¿Quién proporcionará apoyo continuo y regeneración?

Extracto del libro Cómo Ayudar a Jóvenes en Crisis.

Por Jim Hancock y Rich Van Pelt

Lee la continuación de este tema AQUÍ.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here