¿QUÉ HUELLA DEJAREMOS EN SUS VIDAS?

Dirigir es hacer las cosas correctamente; liderar es hacer las cosas correctas. (Peter F. Drucker)

Ser líder en el reino de Dios es muy diferente a serlo en cualquier otro lugar. Jesús nos mostró un liderazgo muy particular. Siendo Dios, vino al mundo con reservaciones en un hotel de cero estrellas… un establo. Con sus palabras, muchas veces atraía a las masas… sí, pero para intentar apedrearlo. Su transporte a fin de entrar triunfalmente a la ciudad tenía asientos de cuero.de burro, para ser exactos. Y el día en que enseñó a los discípulos acerca de la grandeza, los honró lavándoles los pies. En el Reino, Jesús es un líder exitoso.

  • En general, ¿cuáles ves que son hoy las características de un líder cristiano exitoso?

Casi siempre se piensa que un buen líder es aquel que hace mucho. Esto suele ser diferente a «lograr mucho». Estar ocupados, tener la agenda llena y vivir corriendo de un lado para otro suele ser sinónimo de éxito. También parece serlo la fama, la presencia en los medios, y sobre todo los números grandes.

  • En tu iglesia local, ¿cómo se mide el éxito de un líder?
  • ¿Te consideras un líder exitoso? ¿Por qué?

¡DE COORDINADORES DE EVENTOS A MENTORES DE LÍDERES!

Para desarrollar el mejor liderazgo posible, es necesario tener algún punto de referencia. Por lo general, una descripción de trabajo, que incluye las responsabilidades y privilegios, ayuda muchísimo.

  • ¿Tienes una descripción de trabajo como líder juvenil? Si es así, ¿cuáles son los puntos principales de la misma?
  • Si no la tienes, ¿por qué crees que no existe? ¿Quién debiera elaborarla? ¿Qué elementos debería incluir?

¿INVERSIÓN O DESPILFARRO?

Un vistazo a tus tres inversiones principales te ayudará a ver en dónde está enfocado tu liderazgo:

  • ¿Qué áreas del ministerio juvenil consumen de modo habitual tu energía?
  • ¿A qué áreas del ministerio juvenil le dedicas por lo general tu tiempo?
  • ¿En qué áreas del ministerio juvenil gastas mayormente tu dinero?

Tu energía, tu tiempo y tu dinero son escasos, y la forma en que los inviertes refleja tu prioridad en el ministerio juvenil. A menos que los enfoques en lo importante, te desgastarás en lo intrascendente.

  • ¿Cómo estás invirtiendo tu vida para liderar según las expectativas de Dios? (Dale un vistazo rápido al capítulo 1).
  • ¿Hay algunas actividades que te están distrayendo del propósito principal de tu ministerio juvenil?

Los líderes estratégicos y audaces organizan su energía, tiempo y dinero alrededor de lo eterno: las R-E-L-A-C-I-O-N-E-S.

LIDERANDO TU PROPIA VIDA

Si el éxito de tu ministerio significa crecer en las R-E-L-A-C-I-O-N-E-S dinámicas (con Dios, los cristianos y el mundo), es necesario que estés muy enfocado(a) en ello. Tal cosa implica indiscutiblemente que crezcas en tu liderazgo intrapersonal.

Esta es la faceta interna del liderazgo. Dios te diseñó con la responsabilidad de ser una influencia para ti mismo(a), de liderar tus pensamientos, palabras y acciones. Digo esto en un sentido natural muy amplio: como seres humanos, tenemos la libertad de tomar decisiones y afectarnos a nosotros mismos (para bien o para mal).

Lamentablemente, muchos se arrastran por la vida sin proyectar ningún tipo de iniciativa con relación a este aspecto del liderazgo. No parecen liderar sus vidas, sino ser víctimas de las circunstancias y otras personas que se aprovechan. Al final de cuentas, son víctimas de sí mismos. No tomar decisiones es de por sí una decisión. Esto implica falta de liderazgo intrapersonal. Por supuesto, en nuestro caso, como hijos de Dios no queremos apoyarnos en nuestra propia prudencia (Proverbios 3:5-7). No vamos a vivir según nuestros propios caminos (Proverbios 14:12).

Muchos han decidido tomar el control absoluto de sus vidas y hacer a un lado a Dios. Otros mantienen a Dios en la ecuación de la vida, pero solo como un factor que se toma en cuenta en los momentos difíciles. Nuestra meta como líderes es guiarnos a nosotros mismos hacia la llenura del Espíritu Santo (Efesios 5:18; Gálatas 5:22-23). Nuestros pensamientos, palabras y acciones serán sometidos a su control. ¡Sin lugar a dudas, este es un paso crítico para llegar a amar a Dios, los cristianos y el mundo!

  • ¿Cómo estás liderando tu propia vida hoy hacia el control del Espíritu Santo?
  • ¿En qué áreas te hace falta dominio propio para llegar a amar a Dios en obediencia?
  • ¿En qué áreas te hace falta dominio propio para amar a los cristianos a través del servicio?
  • ¿En qué áreas te hace falta dominio propio para amar al mundo con tu compasión y tu testimonio?
  • ¿Cómo crees que podrás ejercer el liderazgo sobre otras personas si no logras ejercerlo sobre ti mismo(a)?

La mayor influencia sobre otros no será la de tus palabras, sino la de tu vida misma. El ejemplo y la pasión que muestres a fin de llevar una vida controlada por el Espíritu serán tremendamente contagiosos y provocarán más impacto que cualquier discurso que puedas elaborar, pues se trata de algo genuino. ¡Así que sé audaz y lidera tu vida! Camina con firmeza hacia una relación de amor a Dios en obediencia, de amor a otros cristianos a través del servicio, y de amor al mundo por medio de tu compasión y tu testimonio. ¡Solo así estarás rumbo a un liderazgo exitoso!

  • ¿Qué puedes hacer esta semana para liderar mejor tu propia vida?

Extracto del libro “Estratégicos y Audaces”

Por Howard Andruejol

Lee la continuación de este artículo AQUÍ

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here