ADORACIÓN

La adoración de los jóvenes ha sufrido un cambio palpable en años recientes. Fue un tremendo alivio notar que desde hace algunos años ya no cantamos más «Conejito Fu, Fu» en los campamentos y convenciones juveniles. (Apuesto que para los ratones del campo también lo fue).

El canto grupal se ha transformado en adoración total, todo el tiempo, y no solo tocar por tocar. Ahora que los ministerios de jóvenes de todas las formas y tamaños tienen sus propias bandas de adoración, los jóvenes forman parte de experiencias auténticas de adoración semanalmente. Y ellos esperan una adoración vigorosa en los grandes eventos como retiros regionales y convenciones nacionales.

Piensa en la manera en que este renacimiento de la adoración nos provee la oportunidad de vivir la instrucción de Pablo en Colosenses 3:16: «Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense unos a otros con toda sabiduría; canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de corazón».

Este es el ideal, la perfecta declaración de misión de un equipo de adoración. Usa toda clase de adoración que esté a tu alcance, salmos, himnos, cantos espirituales, para crear un escenario cálido y familiar en el corazón de cada adorador, en el que la palabra de Cristo pueda establecerse. Dejemos que la Palabra y la adoración se entrelacen.

Podemos alcanzar ese ideal actuando con más deliberación para que la adoración y la enseñanza se estimulen a crecer una a la otra. Colosenses 3:16 señala que la idea nunca fue que la adoración y la enseñanza estuvieran separadas. De hecho, Pablo repetía lo que Jesús mismo había dicho acerca de la verdadera adoración, que debe ser en espíritu y en verdad (Juan 4:24). Jesús afirmó que el Padre buscaba esa clase de adoradores.

Las declaraciones de Pablo y de Jesús nos hablan de que Dios está buscando adoradores que le adoren en espíritu, cantando salmos, himnos y cánticos espirituales con pasión genuina. Y que está buscando adoradores que le adoren en verdad, que permitan que la palabra de Cristo more abundantemente en ellos.

Muchos de nosotros hemos visto un ejemplo real de esta combinación de Palabra y adoración en las recientes conferencias de DC/LA, las conferencias de tres días en las que se proporciona entrenamiento para la evangelización, en Washington D.C., y en Los Ángeles, realizadas en base al Evangelio de Juan.

La enseñanza provino de Juan. Los largos tiempos de adoración colectiva fueron cuidadosamente planeados para que los jóvenes experimentaran todo el Evangelio de Juan, ¡cada palabra!, para cuando el evento terminara. Ya fuera una lectura dramatizada, una canción de hip-hop, una actuación de comedia, o una caricatura, el contenido se relacionaba con el mensaje de Juan acerca de Jesucristo. En otras palabras, la adoración y la enseñanza estuvieron bien entrelazadas.

Esa intencionalidad con respecto a unir la Palabra y la adoración se puede dar en cualquier escala, sea grande o pequeña. Puede suceder con una banda o sin ella. La adoración auténtica ha atrapado a nuestros jóvenes. Con un poco de estímulo de nuestra parte, la adoración puede orientarse hacia un intento de estudio de la Biblia; del mismo modo la Palabra puede dirigirse hacia la adoración. El resultado es que ambas resultan enriquecidas.

A continuación, incluimos algunas ideas que nos ayudan a aprovechar el deseo de nuestros jóvenes de una adoración auténtica:

  • Considera agregar un pequeño tiempo de adoración en las reuniones de grupos pequeños.
  • Integra la enseñanza de las Escrituras a tus reuniones de adoración. Cuando canten un salmo o un pasaje de la Biblia, establece el contexto en el que fue escrito para tu grupo. Muchos jóvenes no tienen idea de que esas palabras provienen de la Biblia ni de las circunstancias en que fueron escritas.
  • Planifica adorar alrededor de verdades o temas clave de la Biblia, como la misericordia o la gracia. Luego enseña sobre la misma verdad o concepto. Basa tus otros programas de enseñanza en el mismo tema.

Extracto del libro Cómo Enseñar la Biblia Con Creatividad

Por Barry Shafer

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here