ENFOQUE EMOCIONAL

La presencia física demuestra nuestro interés, pero no es suficiente por sí misma. Debemos estar emocionalmente presentes también. Todos sabemos que es completamente posible estar físicamente presente, pero carecer de enfoque emocional. Luego de que su padre aceptó el reto de ser un mejor oyente, una jovencita de secundaria reportó que, al llegar a su casa, encontró a su papá en la sala leyendo el periódico y viendo televisión. Mientras ella pasó detrás del comedor, él murmuró: «Entonces, ¿cómo estuvo tu día, cariño?». No es que ella no apreciara el gesto, pero dijo: «Si mi papá realmente quisiera saber cómo estuvo mi día, ¿por qué no apagó la TV, bajó el periódico, me vio a los ojos y luego me preguntaba?». Ella quería saber, por su postura, que él estaba genuinamente interesado en su día.

Tanto como ellos anhelan conexiones auténticas, los jóvenes resienten (y rechazan) las técnicas de manipulación. Tú no puedes salirte con la tuya con falsos intereses solo para poder salir del paso. No por mucho tiempo.

APERTURA

Accesibilidad no es lo mismo que apertura. Conocemos a muchos líderes juveniles que se enorgullecen de ser accesibles a los adolescentes. Podrían incluso decir que están disponibles, pero no lo están. Ellos pasan mucho tiempo en el colegio y saliendo socialmente sin aprender casi nada acerca de las heridas profundas, miedos y los tiempos difíciles que los jóvenes enfrentan. Estas personas están físicamente accesibles, pero emocionalmente inalcanzables. Los líderes juveniles que son alcanzables:

  • Valoran la importancia de cada persona y comunican esos sentimientos a través de sus palabras y acciones.
  • Nunca avergüenzan adrede a nadie frente a otros.
  • Evitan decir o incluso escuchar chistes racistas, contra sexos o etnias.
  • Nunca retan la identidad sexual de un joven, pero sí con aquellos que lo hacen.
  • Evitan actividades competitivas que excluyen a personas que carecen de habilidades físicas.
  • Pueden ser confiables para guardar un secreto.

LLENO DE RECURSOS

Las personas en crisis pueden sentirse como pasajeros en un tren fuera de control en una noche sin luna. Se aferran a su querida vida mientras el tren toma velocidad en la aterradora noche. Cada salto y curva les recuerda cuán profunda y fuera de control se sienten en este punto. Pasado este punto, los pasajeros piensan que van a morir; así que ellos siguen fríamente, deseando que eso acabe lo antes posible. En una buena película de acción y aventura, este es el momento en que el héroe aparece, como un dios, desde afuera, transmitiendo nueva esperanza. «Resistan —dice él—, ¡yo voy a ayudarles a salir de aquí con vida!». Esto es lo que las personas quieren que nosotros seamos, y ya que no estamos al borde de la crisis, proveemos una perspectiva más clara y una capacidad mayor de identificar soluciones que aquellos atrapados en medio de la misma.

ENTRENAMIENTO

Solamente porque quien eres puede ser más importante que lo que sabes, eso no significa que lo que sabes no es importante. Los padres tienen el derecho a esperar que sus hijos estén a salvo bajo nuestro cuidado. Si estamos genuinamente comprometidos a ir hombro a hombro con los padres para criar jóvenes adultos competentes, simplemente debemos hacer todo lo que podamos para prepararnos para la tarea.

Las oportunidades para el desarrollo profesional están disponibles y listas para los líderes juveniles que ven el ministerio algo de tiempo completo. Y para aquellos de nosotros que trabajamos con los jóvenes después de terminar nuestro día laboral, el número y calidad de experiencias de aprendizaje mejoran cada año. Universidades cristianas y seminarios ofrecen programas preuniversitarios y universitarios en ministerio juvenil, ministerio familiar, consejería y campos relacionados. Organizaciones y ministerios para jóvenes, como nuestros amigos de Especialidades Juveniles, son anfitriones de convenciones nacionales y eventos locales de entrenamiento para líderes juveniles novatos y veteranos. Universidades, colegios, organizaciones, hospitales y asociaciones sin fines de lucro patrocinan talleres útiles y programas certificados.

Si quieres tener credibilidad y ser recompensado en maneras que exceden el estereotipo «estilo joven», que es «tan bueno con los jóvenes», conviértete en un diligente estudioso de los jóvenes, agudiza tus habilidades y profundiza tu entendimiento de lo que ayuda a que los jóvenes y sus familias tengan éxito.

ESPÍRITU DE SERVICIO.

La intervención en una crisis es raramente glamorosa. Las personas que están así pueden necesitar ayuda para lidiar con las tareas del día a día que se vuelven abrumadoras bajo el peso de las circunstancias insostenibles. Un siervo, preguntó: «¿Qué se necesita hacer? ¿Cómo puedo ayudar?». Los amigos que organizan comidas para una familia que sufrió la pérdida de un ser querido sirven en una necesidad intensamente práctica. Un grupo de jóvenes que corta el césped, y hace limpieza para una familia cuyo hijo está batallando con una enfermedad terminal, concede un servicio simple pero significativo. Un líder juvenil que no posee habilidades clínicas para ayudar a una jovencita a recuperarse del abuso sexual hace la diferencia llevándola a la terapia.

Si en este punto estás pensando que todo esto parece más difícil de lo que se veía de lejos, por favor, relájate. Las buenas noticias es que las relaciones realmente importan, más que cualquier otra cosa. Recuerda lo que Robert Venigna descubrió: «Casi sin excepción, aquellos que sobreviven a una tragedia le dan crédito a una persona que estuvo a su lado, y les dio un sentido de esperanza».

Puede ser que no tengas aún todo armado. Revisando las cualidades de los consejeros en tiempos de crisis que son efectivos (humor, empatía disponibilidad, enfoque emocional, lleno de recursos, apertura, entrenamiento y espíritu de servicio), es posible que sientas que posees solo un par de estos atributos, incluso no los tengas como quisieras. Seguro, hay lugar para el crecimiento, pero no subestimes lo que aportas a la mesa en este preciso momento. Te agradan los jóvenes; les agradas a los jóvenes. Puedes estar a su lado, apoyarles y darles un sentido de esperanza. Si quieres saber qué tan pocas personas dan tan solo lo básico de importancia, pídele a un adolescente que describa a los adultos en su vida. Así que, en nombre de los jóvenes de todas partes, gracias por hacer lo que puedes. Sigue así; crecerás en el camino.

Extracto del libro Cómo Ayudar a Jóvenes en Crisis.

Por Jim Hancock y Rich Van Pelt

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here