CONEXIÓN Nº 2: LÍDERES – JÓVENES

Compara el plano de tus relaciones con el de los demás líderes del grupo.

  • ¿Se parecen al tuyo?
  • ¿Hay algunos jóvenes o señoritas con los que todos estén avanzando en la relación? ¿Por qué?
  • ¿Hay algunos jóvenes o señoritas con los que nadie está desarrollando una relación? ¿Por qué?
  • ¿Hay algún caso en especial que represente un desafío? ¿Alguno que represente una buena noticia?

Como mencioné antes, no es posible ni necesario profundizar la relación con todos los integrantes del grupo. Es lógico: hay distintos intereses y además limitaciones de tiempo y espacio. Sin embargo, eso no quiere decir que no todos los jóvenes puedan desarrollar relaciones significativas con los líderes del grupo. ¡Por eso somos un equipo!

Entre todos, podemos contactar a todos los jóvenes y las señoritas y luego ponernos de acuerdo para procurar avanzar con los que vamos encontrando puntos de conexión. Estos son los primeros pasos, y lo emocionante será cuando lleguemos a los niveles de cuidado y compromiso. ¡Entonces jugaremos un papel determinante en la vida de nuestros jóvenes!

  • ¿Cómo podrían distribuir a los miembros del grupo entre todo el equipo de líderes para que no quede ningún joven o señorita sin conexiones?
  • ¿Podrían hacer un plano de las relaciones de todo el grupo de jóvenes y todos los líderes?
  • Dediquen un tiempo ahora a fin de orar por cada uno de los jóvenes y las señoritas de su grupo. Oren que Dios les dé la gracia para establecer relaciones significativas con ellos que los ayuden a desarrollar su madurez y su vida espiritual.

Lo que estamos creando ahora no son solo líneas de relaciones líder jóvenes, sino redes de relaciones líderes-jóvenes. Aunque constituyen una base excelente, las líneas de relaciones en ocasiones pueden ser frágiles. He visto a muchos jóvenes frustrarse porque su líder ya no tiene tiempo para ellos o no está disponible en cierto momento (tal vez por sus estudios, familia, trabajo, viajes o lo que sea). Si esa era la única línea de relación significativa del joven, solo es cuestión de tiempo para que se encuentre desconectado de nuevo.

En cambio, a través de una red de relaciones, cada joven y señorita del grupo cuenta con muchas líneas de relaciones significativas que le proveen simultáneamente estabilidad y apoyo.

¿Qué crees que sucedería si lograras incorporar a más adultos maduros en esta red de relaciones significativas con cada joven y señorita de tu grupo?

¿Viene a tu mente algún adulto (o quizás varios) que estarían dispuestos y listos para asumir este papel?

CONEXIÓN Nº 3: LÍDERES – JÓVENES – JÓVENES

Hasta este punto, has visto cómo tu enfoque se mueve de los programas o las actividades hacia las personas. Usa esos programas como plataforma para desarrollar relaciones significativas con los jóvenes y así irás construyendo el puente para que en tu grupo exista una verdadera comunión. A esto se le conoce como ministerio juvenil relacional.

Te felicito por llegar hasta acá. ¡Ahora es el momento de avanzar un paso más! Si recuerdas los pasajes bíblicos que analizamos al inicio del capítulo, observarás que en ninguno de ellos se dice que la comunión es tarea exclusiva del liderazgo. El cuidado espiritual y la intimidad en las relaciones no es algo que tiene lugar solo en la dirección de los líderes hacia los jóvenes. Hay algo fundamental que nuestros jóvenes deben comprender: la bendición de invertir su vida en los demás.

Una vez que nuestros jóvenes han recibido los beneficios de las relaciones significativas que la comunión produce, es tiempo de que sean parte de la acción. Ellos también son llamados a conectarse y cuidar la vida espiritual y el alma de sus amigos del grupo.

No podemos quedarnos en el nivel del ministerio juvenil relacional que establece las conexiones líderes-jóvenes. Debemos avanzar hacia el cuadro bíblico completo. El grupo de jóvenes es una comunidad dinámica en la que junto a otras personas somos transformados hasta llegar a ser lo que Dios quiere que seamos y lograr hacer lo que Dios quiere que hagamos.

  • ¿Quiénes crees que ya están listos en tu grupo de jóvenes para formar parte de la comunidad espiritual de otros?
  • ¿Cómo puedes equipar mejor a tus jóvenes para que inviertan sus vidas en el cuidado de los demás miembros del grupo?
  • ¿Cómo puedes mantener un balance entre el tiempo que dedicas a los individuos y el esfuerzo que dedicas a la comunidad?

¡EN MARCHA!

  • Repasa tu plano de relaciones. ¿Qué tres cosas harás esta semana para comenzar con un plan de tres meses?
  • Jim Burns suele decir que puedes contactar a siete jóvenes en tan solo noventa minutos. En quince minutos le escribes una nota a tres jóvenes, en otros quince minutos llamas por teléfono a tres chicos, dedicando los otros sesenta minutos a reunirte con un joven. ¿Cómo puede esto ayudarte con tu plan?
  • Programa enseñar sobre la comunión en la próxima reunión de jóvenes o en tu grupo de discipulado (puedes utilizar algunos de los textos bíblicos al inicio del capítulo).
  • ¿Qué meta te propondrás para tener conversaciones significativas en la próxima reunión de jóvenes?
  • Para finalizar, menciona las tres lecciones más importantes que recordarás de este capítulo. ¿De qué maneras crees que estas ideas comenzarán a afectar tu liderazgo convirtiéndolo en uno más estratégico y audaz?

Extracto del libro “Estratégicos y Audaces”

Por Howard Andruejol

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here