Al escribir estas líneas, existe menos actividad sexual en los adolescentes en general, y mayores números de adolescentes sexualmente activos reportan el uso de condones y pastillas de control natal para disminuir la probabilidad de embarazo. Estos hallazgos son interesantes, pero esencialmente inútiles cuando una señorita se sienta frente a ti diciéndote que no tuvo su menstruación.

PLAN DE ACCIÓN: PROTEGE TANTAS VIDAS COMO SEA POSIBLE.

No te apresures a juzgar. Escucha profundamente.

Averigua por qué ella cree que está embarazada.

  • ¿Cómo está su salud?
  • ¿Visitó a algún doctor?
  • ¿Cuánto tiempo tiene?
  • ¿Cómo lo está manejando emocionalmente?
  • ¿Quién más está involucrado? ¿Cuál es la naturaleza de la relación?
  • ¿Qué saben sus padres? ¿Cómo están esas relaciones?

Si aún no se ha sometido a un examen confiable de embarazo, ese es un buen siguiente paso. Los centros de crisis de embarazo ofrecen exámenes gratuitos y consejería para menores sin requerir el permiso de los padres.

Si un embarazo fue verificado por medio de un examen confiable, habla acerca del padre, la naturaleza de su relación, las opciones disponibles para ellos, y si sus padres fueron informados.

Anima a los jóvenes a correr el riesgo de las posibles consecuencias negativas de informar a sus padres del potencial embarazo. Si los padres reaccionan mal, al menos sabrán cuál es su posición. Y quizás ellos superen la crisis y hagan algo mejor de una situación difícil.

Si la chica se inclina hacia el aborto, explora directamente y con hechos las razones y las percepciones acerca de los posibles resultados. No permitas que tus predisposiciones interfieran en el camino de entender lo que ocurre. Asumiendo la probabilidad que aconsejarás contra el aborto, dudamos que te abras paso realizando presión antes de tomar tiempo para ejercitar el escuchar con profundidad. Como siempre, consigue la historia detrás de la historia. El aborto puede parecerle a ella como la única alternativa razonable, donde razonable significa «evitar extender el dolor de las familias o de su pareja sexual».

Si la chica se inclina hacia ser madre soltera, se tan directo y presenta los hechos acerca de eso como lo harías si la ayudaras a pensar el tema del aborto. Haz lo mismo si se inclina hacia el matrimonio.

Si el embarazo es reciente, tienen tiempo para considerar todas las posibilidades. Ayuda a la joven mujer a desarrollar varios escenarios que describan los caminos para llegar a los resultados deseados y no deseados. Haz preguntas que la encausen a considerar los efectos positivos y negativos en cada uno de los involucrados. No existe un camino fácil a lo largo de su embarazo. Cada decisión que tome tiene una ola de efectos en otras decisiones y en las vidas de otras personas.

Haz tu tarea en conocer las alternativas de nacimiento y adopción. Tu red de crisis debe incluir recursos para aconsejarte y proveer dirección o servicios para la joven mujer.

Mantente alerta por si ella asiste a un centro de crisis de embarazo para hacerse exámenes, y averigua que, si está embarazada, también recibirá consejería con relación a sus opciones médicas legales, incluida la opción al aborto. Aliéntala siempre a favor de las dos vidas, pero respeta su decisión sea cual fuere.

Sabiendo que no hay un camino fácil en su embarazo, recomiéndale que proteja tantas vidas como sea posible y que tome el riesgo de que el Dios de misericordia y gracia pueda usar una circunstancia muy difícil para algo bueno.

Extracto del libro Cómo Ayudar a Jóvenes en Crisis.

Por Jim Hancock y Rich Van Pelt

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here