COMPRENDER LA DISCAPACIDAD

Para que todos tomemos conciencia de aquellos que viven con alguna discapacidad, usemos las siguientes ideas en el transcurso de 5 sesiones. Combinemos, mezclemos o creemos los encuentros de acuerdo a nuestras propias necesidades.

Sesión 1: ¿Cómo me siento con respecto a las personas discapacitadas?

Objetivos:

  • Identificar cómo nos sentimos con respecto al discapacitado.
  • Descubrir cómo reaccionamos ante las personas discapacitadas y cómo las tratamos.
  • Darnos cuenta de que, tanto nosotros como las personas discapacitadas, somos iguales.

Paso 1: Distribuir tarjetas de 10 x 15 cm. Los jóvenes deben de escribir las primeras ideas que les vengan a la mente cuando piensan en una persona con discapacidad. Recojamos las tarjetas y leámoslas en voz alta. Identifiquemos y comentemos los puntos en común y de interés. Escribámoslos en un pizarrón o en un cartel. Mantengamos esas notas como referencia futura.

Paso 2: Analizar una o más de las siguientes situaciones:

1. Dos o tres jóvenes están conversando en el salón de la escuela. Un estudiante nuevo acompañado por un familiar camina hacia la puerta buscando la oficina. Ellos se detienen para preguntar la dirección. El chico habla con una voz rara y enseguida te das cuenta de que utiliza audífonos en ambos oídos. ¿Cómo reaccionarías en esta situación? ¿Cuáles son tus pensamientos acerca de este chico nuevo?

2. Estás en el centro comercial y está repleto de gente. Tienes al frente a una chica que camina con muletas y tiene artefactos metálicos en sus dos piernas. Ella está caminando muy lentamente y tú estás de prisa. ¿Cómo te sientes? ¿Qué haces?

3. Estás con un grupo de amigos en el primer día de clases. Un chico con parálisis cerebral (camina con un paso irregular y uno de sus brazos se mueve continuamente sin control) se acerca a ti para preguntarte en dónde queda el gimnasio. Es difícil comprender lo que dice debido a que tiene un leve defecto del habla. ¿Cómo reaccionarías ante él? ¿Cómo reaccionarían tus amigos con respecto a él?

4. Estás almorzando con algunos de tus amigos y te das cuenta de que en la mesa de al lado hay una persona en silla de ruedas. Él también posee un dispositivo atado a su muñeca que lo ayuda a comer por sí mismo. Ha terminado de comer y parece tener problemas para abandonar la mesa. ¿Qué harías tú?

5. Estás caminando por la calle con unos amigos y ves a una chica con bastón caminado en frente de ti. Ella se voltea y se dirige contra la pared de una construcción. Parece estar un poco desorientada. ¿Qué harías tú? ¿Cómo te sientes?

Paso 3: Escribir algunas maneras en las que aquellos que tienen discapacidades son iguales a nosotros. Cuando conocemos a otras personas notablemente diferentes, nuestra primera reacción, a menudo, es mirar cuán diferente esa persona es de nosotros. Sin embargo, deberíamos considerar que las similitudes que tenemos con las personas discapacitadas son más que las diferencias. Algunas semejanzas son: (a)Todos sentimos la necesidad de ser amados y aceptados. (b) Todos necesitamos un refugio. (c) Todos necesitamos comida, (d) Todos queremos ser aceptados. (e) Todos queremos ser entretenidos y pasar un tiempo agradable. (f) Todos necesitamos ropa, (g) Todos queremos vernos tan bien como sea posible.

Paso 4: Identificar y dialogar acerca de las maneras en las que podemos comenzar a mirar más allá de la discapacidad de una persona para percibir los talentos, dones, expectativas, desilusiones, alegrías y dolores que posee.

Sesión 2: ¿Cómo se siente ser discapacitado? 1

Objetivos:

  • Ver la vida a través de los ojos de una persona discapacitada.
  • Hablar con una persona discapacitada en una situación no amenazante.

Paso 1: Llamemos a alguna entidad de rehabilitación vocacional local o a algún centro de día para discapacitados e invitemos a un representante con uno o dos pacientes para que expliquen al grupo lo que se siente al ser discapacitado, y cómo ellos lo manejan en su propia comunidad. Expliquémosles a estos invitados cuáles son nuestros objetivos. A través de esta actividad los chicos pueden obtener una mejor comprensión de lo que significa padecer una discapacidad específica.

Sesión 3: ¿Cómo se siente ser discapacitado? 2

Objetivos:

  • Experimentar en carne propia algunas de las dificultades con las que tropieza la gente con discapacidad.
  • Ser conscientes del modo en que nuestra sociedad ofrece servicios para el común de la gente, pero excluye a la población discapacitada.

Paso 1: Montar un entorno simulado para crear conciencia de las barreras que tienen que sortear las personas con discapacidad. Podemos tomar al grupo de jóvenes y llevarlo a un centro comercial, dividirlos por equipos para evitar el desorden, y realizar las siguientes experiencias:

1. Turnarse para usar una silla de ruedas. Indiquémosles que deben moverse dentro y fuera de las tiendas, ir al cine, al baño o a un segundo piso, o intentar conseguir una bebida o un vaso de agua.

2. Vendemos los ojos de varios chicos. Hagamos que algunos oficien de lazarillos y los conduzcan a los elevadores, baños, etc. También es posible intentarlo en un entorno familiar para demostrar que, aun así, resulta difícil encontrar solos el camino.

3. Distribuyamos muletas. Pidámosles a los jóvenes que las utilicen, no como un juego, sino para trasladarse de un punto a otro del centro comercial.

4. Indiquémosles a los chicos que realizan la experiencia en las sillas de ruedas que no pueden utilizar sus brazos para movilizarse por los alrededores. Deberán encontrar otra manera de hacerlo.

Es posible que logremos conseguir en préstamo sillas de ruedas o muletas si explicamos en algún centro de rehabilitación local el propósito de nuestra solicitud. De no ser así, se pueden rentar. Hablemos con el grupo acerca de la experiencia: ¿Qué fue lo más difícil? ¿Cómo reaccionó la otra gente al verte? ¿Hubo algunas sorpresas? ¿Cómo te sentiste?

Sesión 4: ¿Qué es la rehabilitación?

Objetivos:

  • Aprender acerca de las facilidades disponibles para rehabilitar a aquellos que tienen discapacidades.
  • Aprender a interactuar con personas discapacitadas en una manera positiva.

Paso 1: Visitemos algún centro de rehabilitación de nuestra localidad e investiguemos qué hacen para ayudar a las personas con discapacidad a lograr su máximo nivel de independencia, a adaptarse a su discapacidad, y a encontrar empleo o a llevar adelante alguna otra actividad significativa en su vida. Este también sería un buen tiempo para conocer personas con discapacidades y conversar con ellas. Llamemos a un centro de rehabilitación y solicitemos dar un recorrido por la institución como una oportunidad de compartir con los pacientes de ahí.

Sesión 5: ¿Cómo ayudar a las personas con impedimentos y discapacidades?

Objetivos:

  • Aprender la diferencia entre una discapacidad y una desventaja.
  • Aprender cómo nosotros ponemos en desventaja a otros.
  • Tomar la decisión de actuar en favor de los intereses de las personas con discapacidades, siendo sensibles a sus sentimientos, deseos, necesidades y derechos.

Paso 1: Expliquemos la diferencia que existe entre discapacidad y desventaja. Una discapacidad es la condición física actual (pérdida de una pierna, parálisis, ceguera, etc.). Esa discapacidad se convierte en desventaja cuando les impide a las personas realizar algo que necesitan o quieren hacer. Las discapacidades no tienen por qué ser desventajas. Algunas veces, debido a las actitudes que tenemos hacia las personas con impedimentos, nosotros somos los que las deshabilitamos. Eso sucede porque interferimos con su capacidad de vivir y trabajar utilizando su máximo potencial.

Paso 2: ¿De qué manera marginamos a las personas discapacitadas (recordemos las simulaciones)? Algunas posibles respuestas son:

1. Ignorándolos les impedimos disfrutar de las relaciones con otros.

2. Asumiendo que ellos no pueden hacer las cosas tan bien como nosotros, interferimos con su realización personal y aun quizá con sus trabajos y carreras.

3. Al no hacer accesible el ingreso a edificios y construcciones para los discapacitados, les impedimos realizar ciertas tareas por sí mismos y disfrutar de ciertos entretenimientos, de hacer compras y de otras cosas más.

4. Ayudándolos demasiado, pues no les permitimos conocernos en un terreno de igualdad que les permita disfrutar de relaciones equitativas.

5. Esperando menos de ellos, de ese modo los mantenemos alejados de lograr cosas buenas por sí mismos.

Paso 3: Repitamos el primer paso de la sesión 1. Comparemos las respuestas. ¿Han cambiado nuestras percepciones? Si es así, ¿de qué manera?

Paso 4: Armemos grupos de tres o cuatro personas y pidámosles que apunten en un papel de qué formas podemos ser más sensibles y colaboradores con el discapacitado. Compartamos las ideas con todo el grupo. (Mary Jo Davidson).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here