Este es un intento de representar la unidad y su significado en nuestro grupo. Para empezar, leamos el texto de Efesios 4:1-16 acerca de la «Unidad en el cuerpo de Cristo», y debatamos acerca de qué significa en realidad la unidad. ¿Qué es lo que Pablo quiere decirnos? Como grupo, ¿cómo podríamos ilustrar la descripción de Pablo sobre la unidad?

En este punto traigamos bastantes piezas del juego Lego como para que cada miembro tenga suficientes para armar algo. Debemos disponer del espacio necesario para que los chicos se aboquen a su tarea (la mejor forma de llevarlo a cabo es en un cuarto grande y alfombrado, en el que se puedan sentar cómodamente en el suelo). Si esto no fuera posible, acomodémoslos de a cuatro en mesas grandes.

A continuación, expliquemos que cada uno debe pensar en silencio sobre sí mismo durante cinco minutos, intentando reflexionar acerca de: ¿Quién soy?, ¿en qué creo?, ¿qué quiero ser cuando sea grande?

Al finalizar el tiempo asignado, permitamos que los jóvenes cuenten con otro período igual para construir con las piezas de Lego algo que represente lo que ellos sienten que son. Al terminar este momento indiquemos que cada persona busque un compañero y que, en silencio, durante diez minutos, intenten ensamblar los dos objetos formando uno solo. Para comunicarse entre ellos solo podrán sacudir la cabeza, para decir sí o no.

Cuando este tiempo llegue a su fin, permitamos que cada pareja explique verbalmente lo que significa su objeto y por qué permitieron, o no, que ciertas partes de lo que habían armado se conectaran con las de su compañero. Al finalizar este momento, cada pareja debe buscar a otra y en silencio tratar de unir sus objetos durante diez minutos más. Cuando este período silencioso haya acabado, invitemos a los miembros del cuarteto a explicar lo que representa su objeto y por qué los unieron de ese modo. Otorguémosle a cada persona tiempo suficiente como para explicar lo que construyó.

Ahora será momento de que el cuarteto busque a otras cuatro personas y repitan el proceso hasta que todos los objetos resulten unidos en uno solo y que cada chico haya tenido la oportunidad de explicar lo que su trabajo representa. Ahora leamos Efesios 4:1-16 una vez más, descubriremos que luego de esta dinámica será mucho más fácil comprender el concepto de unidad en la diversidad, como Pablo lo ha explicado. (Edward E. Lopeman).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here