SEMANA 4. INFORME Y SESIÓN DE SEGUIMIENTO

Regresar a la escena del crimen

¿Quiénes estaban en el juicio? Judas, los judíos y las autoridades romanas.

1. ¿Cuál era la situación política durante el tiempo de la muerte de Cristo? La nación de Israel era parte del Imperio Romano y estaba sujeta a sus reglas y leyes. Para mantener la paz, Roma permitió a los judíos alguna autonomía, especialmente en las áreas religiosas. Ellos aún tenían que pagar impuestos y estaban limitados en su sistema legal. La limitación más significativa con relación a las cuestiones del juicio fue el hecho de que los judíos no permitían practicar la pena capital de acuerdo con sus propias leyes.

2. ¿Quién era Judas Iscariote? ¿Por qué Judas quería matar a Jesús? Aparentemente Judas estaba en desacuerdo porque Jesús no se ajustaba a sus expectativas mesiánicas como un revolucionario político. Cuando se hizo evidente que Jesús tenía otro concepto acerca de traer el reino de Dios a la tierra, Judas respondió con traición y condujo a las autoridades judías hacia él.

3. ¿Qué lecciones o advertencias podemos aprender a partir de la vida de Judas? Nuestras expectativas pueden no estar en los planes de Dios. Judas no tenía fe alguna en Jesús o paciencia con su concepto del reino venidero. La posesión de demonios es real. Si Judas se hubiera arrepentido, Jesús lo hubiera perdonado (el sentir dolor por el pecado no es suficiente).

4. ¿Quiénes eran los líderes judíos en el tiempo de la muerte de Cristo? Fariseos, saduceos, escribas, el sanedrín, Caifás y Herodes Antipas.

5. ¿Por qué ellos querían matar a Jesús? De acuerdo a sus tradiciones e interpretaciones de la Escritura, Jesús era un impostor, un Mesías falso. Ellos lo acusaban de quebrantar el sábado, de ser amigo de los cobradores de impuestos y pecadores, de ser un falso profeta, y especialmente de blasfemar. Ellos claramente escucharon a Jesús proclamarse el Hijo de Dios, ser igual a Dios Padre, pero lo rechazaron y buscaron constantemente quitarlo de la escena. Ellos también estaban ofendidos por la evaluación que Jesús hacía de su sistema religioso y de su código moral. Las acusaciones que Jesús había hecho en su contra: hipocresía, ignorancia, y motivos propios, resultaban especialmente repulsivas para ellos. Entonces, intentaron tomar su vida en varias ocasiones, pero eso no sucedió. La traición de Judas proveyó la oportunidad que ellos estaban buscando para quitarlo de en medio.

6. ¿Qué acusación en contra de Jesús trajeron ellos en su juicio ante Caifás, el sumo sacerdote? «Blasfemia» es un cargo religioso que significa «hablar en contra del Santo nombre de Dios». Jesús fue acusado de esto por decir que él era igual a Dios (Juan 10:33; Marcos 14:61-64).

7. ¿Qué acusación en contra de Jesús hicieron los líderes judíos en su juicio ante Pilato? «Traición» es un cargo político que significa «ser desleal y resultar una amenaza para el gobierno» (Lucas 23:1-3).

8. ¿Por qué ellos cambiaron los cargos? Debido a sus limitaciones políticas, ellos no podían legalmente matar a Jesús, además la traición constituía un crimen capital para los romanos mientras que la blasfemia no.

9. ¿Qué lecciones podemos aprender a partir de las autoridades judías? Es posible parecer religioso, pero realmente ser malo y pecaminoso (hipocresía). La voluntad de Dios debe ser prioritaria sobre nuestra voluntad y sobre lo que creemos que Dios debe hacer.

10. ¿Quiénes eran las autoridades romanas? El Cesar, Pilato y los soldados romanos.

11. ¿Qué parte jugaron ellos en la muerte de Cristo? ¿Por qué son responsables? En el juicio ante Pilato los judíos trajeron el cargo de traición en contra de Jesús como una amenaza para el César y el Imperio Romano. Jesús fue procesado dos veces ante Pilato, ambas veces se lo encontró inocente. Debido a la presión de la multitud judía, y temiendo por su propia seguridad, Pilato, sin embargo, permitió que otro criminal, Barrabás, fuera liberado y ordenó que Jesús fuese azotado y ejecutado.

12. ¿Qué lecciones podemos aprender de las autoridades romanas? La presión de grupo es peligrosa y promueve la cobardía. Elevarse uno mismo o a otro al lugar de Dios es peligroso. Seguir a ciegas las órdenes de otra persona es peligroso.

Reflexiones personales. Observaciones y lecciones aprendidas.

  • ¿Cómo te sentiste jugando el papel que te tocó o representando a los demandados?
  • ¿Qué aprendiste que no supieras antes?
  • ¿Disfrutaste el juicio en sí mismo?
  • ¿Esta actividad fue una buena experiencia de aprendizaje? ¿Por qué?

El Nuevo Veredicto. Estudiar «el veredicto», hoja de la semana 3.

  • ¿Qué piensas tú del veredicto?
  • ¿Estás de acuerdo con él? ¿Por qué?
  • Si tú fueras el juez, ¿qué veredicto hubieras dado? ¿Por qué?

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here