Presentamos aquí una interesante forma de iniciar una discusión acerca del dar testimonio. Leamos Juan 4:7-42 y luego usemos la narrativa siguiente:

Relato

Jesús nos dio un ejemplo de cómo dar testimonio. Sin embargo, ¿cómo habría sido la conversación si en lugar de Jesús hubiera sido uno de nosotros el que habló con la mujer? Para ahorrarnos la vergüenza pretendamos que fue Pedro el que se quedó en el pozo mientras Jesús y los demás discípulos iban a la ciudad por comida. Escuchen mientras leo la historia una vez más, pero esta vez en la versión de la Reina Valera. Viene una mujer de Samaria a beber agua. Pedro le dice: ¿Crees tú que Jesús es el Mesías? ¿Tienes vida eterna? Él es el Hijo de Dios, ¿sabías?» La samaritana le contesta: De verdad que eres raro. Lárgate antes que te ponga esta cubeta de sombrero. Luego Pedro le pide agua. Pero solo si dejas de hablar de religión, le contesta ella. Pedro está de acuerdo.

(Jesús y sus discípulos están buscando comida en el momento en que esta historia está sucediendo.)

Luego la mujer le pregunta: ¿Cómo es que tú siendo judío estás hablando conmigo una mujer samaritana? Porque los judíos no se relacionaban con los samaritanos.

«Bueno, eres la única que está por acá, y tengo el propósito de hablarle cada día al menos a cinco personas acerca de Jesús, responde Pedro. Les digo a todos que él puede darles agua viva. «¿Quién es este Jesús? inquiere la mujer. «Puede él sacar agua viva de este pozo? Espero que tenga con qué sacar el agua, porque el pozo es profundo. Desde luego que él no es más grande que nuestro padre Jacob, ¿cierto? Es decir, Jacob nos dio este pozo del que bebieron él, sus hijos y su ganado.

Pedro le contesta: Todo el que beba agua de este pozo volverá a tener sed. Pero el que bebiere del agua que Jesús le da, no tendrá sed jamás, y esta agua se convertirá en una fuente de agua rebosante de vida eterna en aquella persona.

«Señor, replica la samaritana, muéstrame cómo puedo recibir esta agua que Jesús da, para así no volver a tener sed y no venir más al pozo.

«No, señora, le explica Pedro, no hablo del agua de este pozo, trae a tu esposo, estoy seguro de que él me entenderá.

«No tengo esposo, dice y se detiene un momento. He estado casada cinco veces y ahora vivo con alguien que no es mi marido.

«¡¿Cómo?! exclama Pedro, debería avergonzarse de lo que hace…no puedo creer que usted sea capaz de pecar de esa manera, y que encima lo admita abiertamente. Va de camino al infierno señora. Necesita a Jesús más de lo que se imagina.

La mujer no escuchó el resto de lo que Pedro tenía que decirle. Se dio media vuelta y lo dejó hablando solo.

Debate. Utilicemos las preguntas para generar una discusión acerca de las dos versiones de este pasaje.

  • En el versículo 7, ¿por qué Jesús no inicia la conversación diciéndole quién era él?
  • ¿Por qué Jesús habla del «agua que da vida», un concepto que la mujer no entendía?
  • En el versículo 15, la mujer parece no darse cuenta de que Jesús está mencionando la vida eterna. ¿Por qué crees que sucede esto?
  • En el versículo 16, ¿por qué crees que Jesús le preguntó por su esposo?
  • ¿Cómo hubieras respondido al saber que la mujer estaba viviendo con alguien después de haber estado casada 5 veces?
  • ¿Qué aprendemos a partir del intercambio que se da en los versículos 31­-38?
  • ¿Qué significado tiene el hecho de que Jesús se quedara con los samaritanos dos días antes de continuar su viaje?

Menciona al menos 3 principios que podemos aprender de esta historia acerca del dar testimonio. Cerremos este tiempo motivando a cada joven a orar por un amigo que necesite escuchar las buenas noticias. Luego, desafiémoslos a buscar oportunidades. Podemos repartir unas «gotas de agua» (hechas de un material fuerte y coloreadas de azul que escriban en la parte posterior el nombre de un amigo que necesite ayuda; uno que necesite del «agua que da vida». Pueden llevar esas gotas con ellos durante la semana para recordarles compartir lo que tienen en Cristo. (James Wing).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here