CONTADOR PÚBLICO AUTORIZADO PARA DIOS

¿De modo que los adolescentes con los que trabajamos no son aspirantes a contador público? No importa, pueden convertirse en contadores públicos autorizados (CPA) para Dios usando este estudio bíblico basado en el capítulo 3 de Josué. Usemos estas preguntas para comenzar el debate.

¿Qué lo más sorprendente que:

  • Has visto?
  • Has hecho?
  • Has escuchado?
  • Dios ha hecho en la historia?
  • Dios ha hecho en tu vida?
  • Dios hizo por alguien que tú conoces?

Ahora exploraremos algunas de las cosas maravillosas que Dios puede hacer a través de nosotros como «CPA». El enfoque de este estudio es Josué 3:5, así que familiaricemos a los jóvenes con el contexto leyendo todo el capítulo. Después de haberlo hecho, expliquemos a los chicos lo que implica ser un Contador Público Autorizado para Dios. Comencemos con la C.

A. CAMINOS.

1. Pidamos a un voluntario que lea Josué 3:5. Para convertirse en un CPA de Dios, debemos conocer sus caminos. No solo es importante saber sus mandamientos, sino que debemos desear obedecerlos aún más.

2. En Josué 3:5, Josué ordena un mandato dado por Dios. ¿Cuál es?

3. Solicitemos que un voluntario lea Juan 14:15. ¿Por qué es tan primordial la obediencia a Dios? ¿Qué dice este pasaje acerca de la necesidad o importancia de la obediencia? ¿Por qué Dios une el amor a la obediencia?

4. Dividamos a los jóvenes en pequeños grupos y suministrémosles una cartulina y marcadores. Pidámosles que recuerden o busquen otros mandamientos en la Biblia. Después de 5 o 10 minutos, invitemos a los grupos a leerle a todos sus respuestas.

5. Como Dios nos ama, podemos estar confiados de que hay una razón para cada mandato. Solicitemos que otro voluntario lea Josué 3:5 de nuevo. Hagamos notoria la secuencia que aparece allí: el mandamiento de «consagrase a Dios» viene primero. Luego la promesa sigue al mandamiento.

B. PROMESAS.

1. A todos les encanta proclamar y reclamar las promesas de Dios en la Biblia. ¿Cuál es una de tus favoritas?

2. ¿Cuál es la promesa de Dios en el pasaje de Josué?

3. ¿Crees que los Israelitas durmieron la noche antes de cruzar? ¿Qué habría pasado por tu mente si estuvieras en el lugar de ellos? ¿Crees que intentaron adivinar lo que pasaría? ¿Qué evento maravilloso realizó Dios en Josué 3?

4. Pidamos a los grupos que regresen a su lista de mandamientos y determinen qué promesa está ligada a cada mandamiento, o cuál es la razón que existe detrás de cada mandamiento. De nuevo cada grupo pequeño compartirá con el resto su propuesta.

5. En Josué 3, Dios cumplió la promesa al día siguiente. ¿Qué precedió a la promesa? En otras palabras, ¿qué se le pidió que hiciera al pueblo de Israel?

6. Dios ha dado el mandamiento y ha hecho una promesa, pero ¿cuándo se vuelve realidad la promesa? ¿A primera hora la mañana siguiente? ¿Mientras se acercan al río? Miremos en el pasaje un poco más.

C. ACCIÓN.

1. La palabra de Dios está llena de mandamientos que vienen acompañados de una promesa, pero no son válidas a menos que obedezcamos a Dios. Dios pudo haber dividido el agua durante la noche para tenerla lista para el día siguiente. Pudo haber separado las aguas mientras llegaban al río. Pero no lo hizo, posiblemente porque quería que la obediencia de los judíos demostrara que amaban a Dios, porque el amor prueba que hay confianza. Las aguas no se dividieron hasta que sus pies tocaron el agua, lo que probó que los israelitas confiaban en su Dios. (Tengamos en cuenta que cuando cruzaron estaban en época de inundación, y que, si las personas tocaban el arca del pacto, morían.)

2. Por no obedecer, muchos se pierden de ver a Dios hacer cosas maravillosas en sus vidas, no porque Dios no pueda hacerlo, sino porque las personas no reclaman sus promesas o no obedecen.

3. Dios hizo algo maravilloso ese día, pero no ha terminado todavía. Dios hará grandes cosas a través de ti si obedeces sus mandamientos y reclamas las promesas de su Palabra.

¡Y así es como te conviertes en un sorprendente CPA de Dios! Esta puede ser una muy buena oportunidad para que los jóvenes se consagren al Señor. De hecho, tal vez podamos llevar a cabo en ese momento, o programar para después, un culto especial de consagración. (Tommy Baker).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here