Usemos este estudio como una introducción al libro de Gálatas, particularmente el capítulo 1:6-9. Solicitemos que seis personas pasen al frente del salón, cada uno de ellos representando al evangelio cristiano. Ellos tendrán que leer las declaraciones que aparecen a continuación (modifiquémoslas según consideremos necesario), y luego el grupo deberá debatir acerca de los pros y contras de cada una.

¡Que el mejor evangelio se ponga de pie!

1. Yo soy el evangelio de la esperanza. Conociendo que la humanidad está completamente llena de pecado y que se encuentra perdida, yo afirmo que Jesús murió en la cruz y se levantó de la muerte para darle a todo el mundo, en todo lugar, perdón de pecados y vida eterna. Dios lo hace todo, la humanidad no hace nada, por lo tanto, todo el mundo en todas partes será salvo.

2. Mi evangelio enseña que Jesús murió y resucitó para otorgar perdón a toda la humanidad. Aquellos que creen en Jesús tendrán este perdón y vida eterna. También espero que sigan el mandamiento de Jesús: «Vete, y no vuelvas a pecar» (Juan 8:11).

3. Yo soy el evangelio de la gracia. Jesús sufrió, murió, y resucitó para que la humanidad tuviera perdón y vida. Si tú crees, no importa lo que hagas. Estás sobre un manto de perdón y gracia. Pásatelo bien, no te preocupes acerca de cómo te va, ¡Jesús lo hizo todo!

4. Mi evangelio enseña que Jesús murió y resucitó por los pecados de la humanidad. Este evangelio crea una relación con Dios en la que la persona se arrepiente y cree en Jesús. La vida de este creyente es de arrepentimiento y fe, expresándose a sí misma en amor (Gálatas 5:6).

5. Mi evangelio es de acción. El mismo Jesús que sufrió y murió por el perdón de nuestros pecados, también dijo: «Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo». Yo enseño que a menos que tu fe sea activa, no es fe del todo. Tu fe debe ser visible.

6. Yo soy el evangelio de la fe. Jesús murió y resucitó por los pecados de aquellos que creen. Lo único que Dios pide de nosotros viene gratuitamente a través de la muerte y resurrección de su Hijo. Solo necesitamos creer eso. Romanos 5:1 dice: «En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.» Y Juan 6:28: «¿Qué tenemos que hacer para realizar las obras que Dios exige? —le preguntaron. Ésta es la obra de Dios: que crean en aquel a quien él envió — les respondió Jesús».

Para alcanzar un mejor resultado, hagamos que cada persona conozca su papel lo suficiente como para defender su posición cuando sea cuestionada por los otros miembros del grupo. Finalmente, permitamos que los chicos voten por el que (o los que) mejor haya representado al evangelio. (Jack Schuitz).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí