LA IDEA

Se trata de una feria de carreras…

¡Pero con una pequeña modificación! En lugar de extraños, las personas que nos hablarán de sus experiencias de trabajo serán algunos miembros de la iglesia. Debemos buscar personas a las que les interese el éxito final de los jóvenes.

Gente que esté dispuesta a brindarle a los adolescentes apoyo y consejo, y a rodearlos con oraciones.

Para armar esta feria, comencemos con la típica «muestra sobre carreras» de una escuela secundaria (Zzzzz…) y agreguémosle algunos ingredientes para que se convierta en un evento divertido y eficaz, y un medio para promover la integración dentro de la familia de la iglesia.

El programa consiste en realizar actividades individuales, en pequeños grupos, y con todo el grupo.

 

1º IDEA. CAMBIO DE ZAPATOS.

Necesitaremos:

  • Lápices.
  • Un adulto por cada adolescente.
  • Una tarjeta Cambio de Zapatos para cada persona. (Son tarjetas cuadradas o rectangulares que dicen: «Si yo estuviera en tus zapatos…», con espacio en blanco para responder esa consigna).

Entreguemos a cada participante (jóvenes y mayores por igual) una de las tarjetas del juego Cambio de Zapatos. Pidamos que todos escriban algún consejo para la otra generación (los adolescentes deberán escribirles a los adultos y los adultos a los adolescentes) acerca de cómo sacarle el máximo provecho a sus vidas.

Solicitemos que todos los adolescentes se quiten un zapato y lo coloquen en un montón, para que los adultos les pongan una tarjeta adentro. Luego invitemos a los mayores a hacer lo mismo para que los chicos tengan oportunidad de introducir en el calzado sus tarjetas. (Intentemos trabajar con un número parejo de adultos y adolescentes para que nadie se quede afuera). Luego mezclemos todos los zapatos, los de los chicos y los de los adultos, y demos la orden de largada: «En sus marcas, listos… ¡ya!». Todos tendrán que abalanzarse sobre el montón para encontrar su zapato y leer el pequeño consejo que ha colocado dentro la otra generación.

 

2º IDEA. SE NECESITA EMPLEADO

Necesitaremos:

  • Cartelera de anuncios y alfileres o chinches.
  • Papeles, marcadores y lápices.
  • Mesas y sillas.
  • Adultos que tengan empleos, pasantías, u otros tipos de oportunidades laborales para ofrecer.
  • Los carteles indicadores que se precisen.
  • Adultos voluntarios extra.
  • Descripciones de puestos de trabajo ofrecidos por empresas locales.

Organicemos un sector con carteleras de anuncios para colocar información. Montemos mesas para que los adultos que tengan empleos, pasantías o algún otro tipo de oportunidad laboral para ofrecer puedan entrevistarse personalmente con los chicos. Una buena idea es preparar carteles que indiquen  la rama profesional o el tipo de oportunidad laboral que se ofrece y colocarlos cerca de las mesas. Los chicos pueden anotarse en una lista para mantener una charla o simplemente acercarse y esperar su turno. También podemos reunir solicitudes de empleo de empresas locales, y disponer mesas en las que los jóvenes llenen esos formularios de solicitud y reciban asesoramiento de parte de adultos voluntarios. También es posible conseguir algunas descripciones de puestos de empleo ofrecidos en los distintos medios. Una opción más es tener un sector en el que los adultos ayuden a los chicos a preparar su CV, ya que muchos empleos requieren que sus postulantes presenten un curriculum, y pocos adolescentes saben cómo confeccionarlo correctamente. Dejemos algo de tiempo libre para que los jóvenes puedan recorrer esta zona, así como también los stands de Muéstrame tu ocupación (descriptos a continuación).

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here