Texto: NÚMEROS 25 y 26 (leer con Biblia a mano)

Israel acampaba en Sitim, en la región de Moab, y allí perdieron la cabeza con las chicas del lugar.

UNA INVITACIÓN MUY, MUY TENTADORA…
¿Qué sucede entre los chicos de Israel y las chicas de Moab y qué terribles consecuencias trae? (25:1-2)
A todos nos encanta recibir invitaciones. Nos sentimos aceptados y valorados… pero hay invitaciones ¡que matan!
Imagínate la felicidad de los muchachotes de Israel cuando las “simpáticas”, “dulces” y “tiernas” chicas de Moab fueron a invitarlos para una “fiestita privada”. ¡Era algo nuevo para ellos!
Dios siempre les había prohibido, prohibido y prohibido, y ellos, “pobres” chicos de iglesia, no conocían nada de lo que era “divertirse en serio”. ¡Se la pasaban encerrados en sus aburridos templos sirviendo, alabando y sirviendo! Pero ahora, gracias a estos bomboncitos femeninos y sensuales, ellos disfrutarían en serio. Y los muchachos no se hicieron rogar…
Eran chicos de iglesia, sí… pero por las dudas salieron a festejar con la cajita de preservativos… uno nunca sabe lo que sucederá…
¡Por fin libertad! ¡Y dale música no más… y cerveza…, y baile… y striptease… y sexo… y más sexo!…, ¡hot! ¡hot! ¡hot!… Y sacrificios a los dioses paganos… y adoración a Satanás. ¡Guuaauuhh! ¡Qué fiestita, nenas!

SE DESATA LA IRA
¿Qué juicio trae Dios sobre ellos? (25:3-5, 9)
¡Loco de atar es el que mete a la madianita en el campamento! (25:6-8).
Baal era el dios de la fecundidad. Adorarlo incluía ritos sexuales con prostitutas sagradas para garantizar la fecundidad de la tierra, el ganado y las mujeres. La prostitución de los chicos de Israel con las chicas de Moab y Madián fue tanto física como espiritual. Al participar en los rituales paganos de Baal, ellos se someten a él y quebrantan el 1º mandamiento y su pacto con Dios.
Para que lo entiendas más clarito: Tienes sexo con una chica o chico que no solo no es hijo de Dios (¡no deberías tener sexo prematrimonial con nadie, sea o no cristiano!), sino que además está re metida/o en el ocultismo, espiritismo o satanismo. Quiebras la santidad de tu cuerpo y de tu espíritu.

Dios no pacta con el pecado. Ya lo sabes. Él te dio la capacidad para evaluar a dónde ir y con quiénes ir, incluso cuando sales con tus amigos/as de la iglesia. No todas las invitaciones son buenas. No todas son sanas, no todas edifican. Quiénes participan, a dónde es, qué hacen. No se trata de ser un “religioso bobo y aburrido”, se trata de que seas alguien inteligente que no tenga que lamentar consecuencias trágicas en el futuro.
Con cada persona con la que tienes sexo te atas física, emocional y espiritualmente aunque haya sido “sexo casual” y nunca más vuelvas a verla. Tú eres santo. No contamines tu vida. No arruines ni postergues el cumplimiento del propósito de Dios para tu vida.
Vives en una época en la que a nadie le importa nada, solo vivir el momento. Es un tiempo en el que cualquier cosa está bien. Pero tú no eres cualquiera. Tú eres hijo/a de Dios. Tienes identidad, tienes propósito, tienes grandeza.

EL FIN DE LA MORTANDAD
¿Cuándo cesa la mortandad? (25:7 al 13)
Dios santificó a su pueblo. Pero fue necesario que se levantara alguien con las cosas muy claras para frenar la matanza.
¿Te dejas influenciar y arrastrar negativamente por los demás o eres de los que ponen límites claros porque honrar a Dios es más importante que quedar bien con las personas?
¿Aceptas que te muestren tu error para corregirte o eres de los que dicen: “No pasa nada, está todo bien, sigamos haciéndolo”?
¿Cuando estas con chicos/as no cristianos tienes el valor para decirles: “Yo no participo de esto porque esta mal”? ¿O “gracias por haberme invitado pero a esa hora tengo el encuentro de jóvenes en la iglesia”?
¿Cuidas tu santidad o la traicionas para no “quedar mal” con tus amigos?
¿Eres de los que sienten que por amar y servir a Dios te estás perdiendo la “gran diversión” de los que no conocen a Dios?

INSTRUCCIONES 70: CENSAR AL PUEBLO 2
¿Qué nueva orden le da Dios a Moisés? (26:1 al 4, 51)
Desde el 1º censo ordenado por Dios (Día 1) ya pasaron 38 años. Hay que contar al pueblo nuevamente para organizar el ejército, establecer las herencias cuando posean a la tierra prometida y renovar el liderazgo.
¿Quiénes son los únicos que quedan de los que salieron originalmente de Egipto? (26:63 al 65) ¡Solo dos! (y obviamente toda la nueva generación que nació en el desierto a los largo de estos 38 años). ¡Dios hizo una profunda limpieza en medio de un pueblo quejoso y rebelde!

Extracto de “Serie Desafios Números” por Edgardo Tosoni


MAS INFO

Si deseas ver el siguiente devocional de la serie: HERENCIA 1 (click en el enlace)

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN (click en el enlace)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here