Texto: NÚMEROS 1 (leer con Biblia a mano)

¡¡Felicitaciones!! Llegaste al 4º libro del Pentateuco. Prepárate, porque no sólo leerás sobre números, censos y estadísticas, también encontrarás importantes desafíos para tu vida personal. ¡Nada de excusas y a no aflojar!
El vs.1 nos ubica geográfica y temporalmente. El pueblo aún está acampando en el monte Sinaí. Es el comienzo del 2º año desde que salieron de Egipto, el 01/02/02, y permanecerán aquí hasta Números capítulo 10 (Día 9). Durante estos 10 primeros capítulos, Dios completará el paquete de instrucciones que Moisés, Aarón y el pueblo necesitan conocer antes de emprender el viaje hacia la Tierra Prometida.

INSTRUCCIONES 47: CENSAR AL PUEBLO 1
¿Qué le ordena Dios a Moisés y con qué propósito? (vs.2-16)
Dios se tomó todo su tiempo para mostrarle a Moisés y al pueblo cómo quería hacer las cosas. ¿Por qué? Porque a Dios le gusta hacer las cosas ordenadamente. Él no improvisa como solemos hacer nosotros.
Improvisamos cuando tenemos que rendir un examen (o compartir una palabra de Dios). Improvisamos mentiras en vez de decir la verdad. Improvisamos oraciones cuando nos agarran desprevenidos: “Tú, el de rulitos, ¿podrías orar?”. Pero Dios no improvisa. Dios es un Dios de orden y de preparación que trabaja en función de propósitos y diseños eternos.

¿Qué hacen Moisés y Aarón ante estas nuevas instrucciones? (vs.17-19)
Tener actitud de obediencia a la Palabra de Dios también te ayudará a “ordenar” tu vida, porque cada vez que obedezcas lo que Dios te pide que hagas estarás moviéndote de acuerdo a su propósito y diseño para tu vida. Irás en la dirección correcta y escogerás inteligentemente.
Así quedaron los resultados del censo:

Tribu de RUBÉN (vs.20-21): 46500. Tribu de SIMEÓN (vs.22-23): 59300.
Tribu de GAD (vs.24-25): 45650. Tribu de JUDÁ (vs.26-27): 74600.
Tribu de ISACAR (vs.28-29): 54400. Tribu de ZABULÓN (vs.30-31): 57400.
Tribu de EFRAÍN (vs.32-33): 40500. Tribu de MANASÉS (vs.34-35): 32200
Tribu de BENJAMÍN (vs.36-37): 35400. Tribu de DAN (vs.38-39): 62700.
Tribu de ASER (vs.40-41): 41500. Tribu de NEFTALÍ (vs.42-43): 53400.
TOTAL: 603550 hombres mayores de 20 años ordenados y preparados para la guerra (vs.44-46).

SOLO PARA ADULTOS
¿Por qué piensas que Dios tomó la edad de 20 años como base para que los hombres pudieran salir a la guerra?
Ir a la guerra no es sentarse a tomar mate. Los enemigos eran poderosos y las responsabilidades grandes. Sin duda, Dios quería que todos los que salieran fueran hombres preparados. Los menores de 20 años se tendrían que dedicar a otra cosa.
Si eres adolescente, y aunque te cueste admitirlo, hay muchas cosas para las cuales aún no estás preparado. Y no alcanza con las buenas intenciones o con las ganas de hacer algo. Necesitas tiempo de maduración.
¿Colaboras en la iglesia o en tu ministerio juvenil? ¡Excelente! Pero…, ¿eres constante en tu tiempo personal con Dios? ¿Eres constante asistiendo a las reuniones semanales de tu iglesia?
¿Escuchas las opiniones y consejos de tus padres y líderes y de aquellos que tienen más experiencia que tú? (El orgullo será uno de tus peores enemigos). Escuchar el consejo con la actitud de “voy a hacerlo”, también es prepararse. Y además, ordenas tu vida al obedecer el consejo correcto.

Pero no sólo en el servicio a Dios necesitas ser ordenado y estar preparado sino también en todas las área de tu vida. Por ejemplo:
¿Quieres un buen trabajo? ¡Excelente! ¡Prepárate! porque si no tienes estudios o un oficio, si eres perezoso, o si tienes miedo de arriesgarte, ¿cómo lo vas a conseguir legalmente?
¿Deseas tener un noviazgo exitoso? ¡Felicitaciones! ¡Prepárate! Espera el tiempo oportuno, busca la voluntad de Dios, oye el consejo, invierte tiempo para conocer a la persona correcta. Los que siguen este camino son los más preparados para un noviazgo exitoso.

¿¡QUÉ ONDA CON LOS LEVITAS!?
¿Ellos también salían a la guerra? ¿Por qué? (vs.47-54)
Ya sabes que la función de los levitas era dedicarse a las tareas del tabernáculo de reunión. Ellos no eran guerreros, eran siervos y sacerdotes.
En nuestras iglesias: ¿Todos danzan? ¿Todos son músicos? ¿Todos discipulan y enseñan? ¿Todos son evangelistas? ¿Todos son pastores y líderes? ¡No! Y si bien Dios puede utilizarnos como Él quiera, nos ha dado a cada uno un llamado específico, dones y un lugar en dónde utilizarlos. Aprende a descubrir el tuyo, valóralo, disfrútalo y déjate usar por Dios.

Extracto de “Serie Desafios Números” por Edgardo Tosoni


MAS INFO

Si deseas ver el siguiente devocional de la serie, haz click: DIOS EN EL CENTRO

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here