Texto: DEUTERONOMIO 6 (leer con Biblia a mano)

Luego de recordarles los 10 mandamientos y de enseñarles algo más acerca del carácter de Dios (recuerda que en cada ley y mandamiento descubrimos algo acerca de cómo es Dios), ¿qué tienen que hacer con ellos? (vs.1)
¿Y con qué propósito? (vs.2-3)
¡Claro! La ley y los mandamientos no fueron dados para empapelar paredes ni para “asustar” a la nueva generación con exámenes de Educación Cristiana… Fueron enseñados y transmitidos para “ponerlos por práctica”: obedecerlos, hacerlos, practicarlos… No se trata “solo” de tener cono- cimientos, sino de tomar decisiones de obediencia y de fe.
“¿Y por qué de fe?”. Porque al obedecer también crees que algo mejor sucederá, crees que la obediencia abrirá puertas a nuevas y mayores recompensas, bendiciones y logros. De eso hablan los versículos 2 y 3.
Toda esta introducción tiene como objetivo guiárnos hacia…

EL GRAN MANDAMIENTO
¿Cuál es el gran mandamiento? (vs.4-5)
Necesitamos poner todo nuestro corazón, alma y fuerzas para amar a Dios. No se trata de “sentir” amor por Dios, porque muchas veces no sentirás nada de nada, sino de determinarte a amarlo “sientas o no sientas”.

“¿Y cómo amamos a Dios?”. Hay múltiples maneras. Por ejemplo:

  • Toda decisión y actitud de obediencia es una expresión de amor a Dios.
  • Ofrendar es una expresión de amor a Dios.
  • Adorarlo con palabras, canciones, música, es una expresión de amor.
  • Toda decisión de santidad, cada vez que le dices “no” al pecado, es una expresión de amor a Dios.
  • Dedicar tiempo para leer la Palabra, pensarla y creerla es una expresión de amor a Dios.
  • Pasar tiempo en oración y en intimidad con Él es una expresión de amor.

Amas a Dios cuando amas todo lo que Él ama y cuando aborreces todo lo que Él aborrece.

¿Qué tienes que hacer con este gran mandamiento? (vs.6-9)
Tenerlo presente constantemente y repetirlo, repetirlo y repetirlo para que las nuevas generaciones nunca lo olviden. Piénsalo.

EL VALOR DE LA OBEDIENCIA 4
Cuando la nueva generación entre a la tierra prometida y comience a disfrutar de todas las cosas buenas de Dios, ¿de qué no se tendrán que olvidar? (vs.10-12)
¿A quién servirán y en nombre de quién hablarán? (vs.13)
¿Y qué tendrán que evitar y por qué? (vs.14-15)
Obedecer, obedecer y obedecer, ¿para qué? (vs.17-19)
La obediencia te habilita recompensas, te habilita bendiciones mayores, te habilita protección extra, te habilita libertad de tus enemigos. Vale la pena tener actitud de obediencia. #SerieDesafios

MAÑANA, CUANDO TUS HIJOS TE PREGUNTEN…
¿Qué le contarás a tus hijos cuando ellos te pregunten qué significan todos estos mandamientos y leyes? (vs.20-25)
¿Entiendes? No lleves las palabras de Dios únicamente en tu Biblia ¡llévalas escritas en tu corazón y en tu manera de vivir para que todos las vean!, especialmente tus hijos…
Tal vez tus padres no sean un modelo de vida cristiana para ti. Tal vez no te enseñen con la Palabra y con su ejemplo. Tal vez sientan rechazo por ti, o tal vez te traten como a un tonto. Tal vez sean muy exigentes en algunas cosas o tal vez hablen más de la cuenta diciendo cosas que terminan enojándote. Tal vez sus problemas matrimoniales son tan grandes que se la agarran contigo o descargan sobre tu vida todas sus frustraciones. O tal vez sean los mejores padres del mundo y te muestren paciencia, amor y un buen ejemplo, te alienten y estén a tu lado. No importa cómo sean tus padres hoy. Aprende a no imitar sus modelos negativos de vida ni a repetir sus errores. Un día tus propios hijos esperarán un modelo de parte tuya que los oriente, los aliente y los llene. Enséñales la Palabra, no tus propias ideas. Dales un buen ejemplo, no tus propios errores. Compárteles un corazón amoroso, no la indiferencia, los rechazos, las frustraciones o los gritos que tú recibes o has recibido.

¿Sabes en dónde vas a aprender todo esto?
Cerca del corazón de Dios y cerca de aquellos que son un buen modelo en Cristo y en sus propias familias. ¡Sí, los hay!
No te apures. No tomes decisiones a la ligera. Puedes hacer las cosas bien desde el principio y librarte de un montón de errores. Disfruta tu tiempo. Disfruta tu edad. Este es el tiempo para que crezcas, para que aprendas, para que madures, para que elijas con la sabiduría que viene de Dios.

Extracto de «Serie Desafios Deuteronomio» por Edgardo Tosoni


MAS INFO

Si deseas ver el siguiente devocional de la serie: #NiUnÍdoloMás 1 (click en el enlace)

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN (click en el enlace)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here