Texto: DEUTERONOMIO 25 (leer con Biblia a mano)

Más leyes humanitarias, más consejos, más enseñanzas… La nueva generación necesita aprender a vivir todo lo que sus padres y abuelos no aprendieron por incredulidad y rebeldía. La nueva generación no puede darse el lujo de repetir aquellos viejos errores cuando ingrese a la tierra prometida, y esto es motivo más que suficiente para que Moisés se esfuerce en enseñarles principios espirituales, normas de higiene, valores sanos y actitudes de santidad.
Sí, sí, ya lo sé… es aburrido y cansador que nos repitan una y otra vez lo mismo… pero la realidad es que ¡no tendrían que hacerlo si desde la primera vez escucháramos, creyéramos y obedeciéramos! Pero la mayoría de las veces no es así… somos tercos, rebeldes, desobedientes y vamos para donde se nos da las ganas. Una y otra vez nos equivocamos… Y una y otra vez, viene Dios de diferentes maneras a recordarnos lo que tenemos que hacer para vivir bien…

¡¡CULPABLE!!
¿Cuál era la manera de actuar cuando se presentaban conflictos legales? ¿Y cuántos latigazos (azotes) podía recibir la persona culpable? ¿Por qué? (vs.1-3)
Cuando dos personas tenían un problema legal y no podían resolver el caso, venían delante de un juez y él decidía quién era culpable y quién era inocente. El culpable sería castigado físicamente.
El castigo corporal era practicado en Israel. Según la ley, la persona culpable era condenada a ser azotada. El número máximo de azotes que una persona podía recibir era 40. Recibir más de 40 azotes era una ofensa contra su dignidad humana. Por esta razón, para evitar castigo excesivos y sádicos, el número de azotes fue cambiado a 39.
Aún una persona culpable, que merece ser castigada, debe ser tratada con dignidad. Este es un principio que muchos jueces y policías modernos deberían incorporar en su trabajo diario.

UN CUÑADO POCO SOLIDARIO
Si un hombre moría sin tener hijos varones que lo heredasen, ¿qué tenía que hacer la viuda y cuál era la responsabilidad del cuñado de ella (o sea, el hermano del muerto)? (vs.5-6)

Esta ley era conocida como la “ley del levirato”, o sea, un matrimonio entre cuñados. El propósito de esta ley era preservar la propiedad de un hombre que moría sin dejar un heredero varón. Su hermano, (el cuñado de la esposa), debía asumir la responsabilidad de casarse con ella y darle por lo menos un hijo para que heredase las propiedades del padre muerto.

¿Qué sucedía si el cuñado se negaba a casarse con su cuñada? (vs.7-10)
Imagínate que la cuñada es muuuuuyyyyyy pero muuuuuuyyy fea, o muy peluda, o muy olorosa, ¡o muy loca y gritona! Mmmmmm… ¡el cuñado no quiere saber nada con vivir con una mujer así y mucho menos tener sexo para darle un hijo! Sin embargo, según la ley es su responsabilidad… ¡pero él no quiere saber nada de nada! Entonces, ella lo denuncia y él es pública- mente humillado. A partir de hoy todos lo conocerán como el cuñado poco solidario al que no le importó nada la familia de su hermano muerto.

RELACIONES COMERCIALES ÍNTEGRAS
¿Cuál debe ser la actitud en cuanto a las relaciones comerciales? (vs.13-16)
Dios premia y bendice la integridad y la honestidad de nuestras relaciones comerciales y también castiga la injusticia y la falsedad.
¿Y en qué se aplica esto? Si tienes un negocio (de lo que sea), o quieres llegar a tener uno y ser un emprendedor, aprende a ser justo e íntegro en la calidad del producto que ofreces y en el precio que le pones. Remarcar los precios excesivamente es deshonesto e injusto, cobrar de más para ganar más es deshonesto e injusto, vender productos usados o reciclados al mismo precio que uno nuevo es deshonesto e injusto, ofrecer un producto de pésima calidad y cobrarlo como si fuera lo mejor de lo mejor, es deshonesto e injusto. Alterar las balanzas para modificar el peso del producto es deshonesto e injusto. ¿Entiendes? Es cierto, muchos han prosperado haciendo tratos comerciales deshonestos e injustos, estafando y robando a los clientes y a los proveedores, pero tú eres un hijo de Dios, tú eres una chica o un muchacho con mentalidad de reino, tú tienes que ser íntegro/a en tus negocios y honesta/o en tus relaciones comerciales, entonces tus días serán prolongados y tu descendencia será prosperada.

EXTERMINA A AMALEC
¿Por que Dios ordena terminantemente exterminar a Amalec? (vs.17-19)
Espiritualmente hablando Amalec representa lo peor de nosotros mismos, por lo tanto, en esta batalla interior no podemos darnos por vencidos.

Extracto de “Serie Desafios Deuteronomio” por Edgardo Tosoni


MAS INFO

Si deseas ver el siguiente devocional de la serie: EL PACTO 1 (click en el enlace)

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN (click en el enlace)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here