Texto: DEUTERONOMIO 23 (leer con Biblia a mano)

Continuamos con un capítulo “cargado” de enseñanzas. Escogeré algunas y te dejaré el resto para que las ores y las estudies tu.

PROHIBIDO PASAR
¿Quiénes tenían la entrada prohibida a la congregación? (vs.1 al 6)
La congregación se refiere a la comunidad de Israel congregada en el tabernáculo para adorar y ofrecer ofrendas a Dios. Estas personas eran israelitas, vivían en el pueblo, pero tenían prohibido el acceso al tabernáculo y por lo tanto, a la presencia de Dios.
¿Qué extranjeros sí podrían acceder y por qué? (vs.7-8)
Sí, vivir en aquel tiempo era realmente difícil. Para nosotros las cosas son diferentes. Dios nos ha dado mayor libertad (aunque esto implica mayor responsabilidad). Pero no porque nosotros seamos mejores que ellos, sino porque Cristo llevó en la cruz todas nuestras porquerías interiores y Su Vida en nosotros es la que nos da mayor libertad delante de Dios.
Somos parte de la congregación de Dios, del pueblo de Dios, porque la sangre de Jesús borró nuestros pecados y el Espíritu de Dios nos ha sellado como su propiedad exclusiva.
Dios no mira tu apariencia física, ni tu clase social, ni tu color de piel. Nada físico puede impedirnos acercarnos a Dios. Él tampoco mira tus bolsillos, si tienes o no dinero. Él te recibe y te acepta solamente en Cristo. Dios mira únicamente lo que hay en tu corazón.
¿Cómo son tus pensamientos delante de Él?
¿Qué tipo de intenciones tienes?
¿Lo que sientes es de Dios o de tu propia carnalidad?
Si tu corazón no está limpio, confiésale tu pecado, cree que Su sangre te limpia y entra a su presencia. Si tu corazón está limpio delante de Él, ¡qué esperas! Entra con toda confianza a su presencia y alábalo con libertad. Él te está esperando. ¡Puedes pasar!

LEYES SANITARIAS
Encontramos ahora 2 leyes relacionadas con las campañas militares del ejército israelita y con la necesidad de mantener el campamento libre de impurezas. Las leyes tratan los problemas de higiene personal y pública.

Ante una eyaculación de semen, ¿qué tenía que hacer el soldado? (vs.9-11)
¿Y con respecto a los excrementos qué haría el soldado? (vs.12-13)
¿Cuál es la razón de estas leyes sanitarias? (vs.14)
Aún en temas tan “biológicos” hay un sentido espiritual: la santidad. Santos en todas las cosas, en el orden, en la limpieza, en la higiene, en el cuidado de nuestros cuerpos. Además, por supuesto, de las medidas higiénicas necesarias para evitar la propagación de enfermedades.

VARIAS LEYES MÁS…
¿Cómo tratarían a los esclavos que escaparan de sus amos para vivir con ellos? (vs.15-16)
¿Qué establece la ley con respecto a la prostitución? (vs.17-18)
¿Y con respecto a cobrar intereses? (vs.19-20)

SI PROMETES… NO TE BORRES
¿Cómo debía actuar aquel que le prometía cosas a Dios? (vs.21-23)
A veces, en un arranque de consagración, le hacemos promesas a Dios: “Te prometo, Señor que nunca más voy a pecar…”. “Te prometo que voy a tener comunión contigo todos los días…”. “Te prometo que voy a predicarles a todos mis compañeros…”. “Te prometo que cuando venda la moto voy a ofrendarte el 50% de su valor”. “Si a la rubia de ojos verdes la enamoras de mí, te prometo que te serviré siempre”. ¡Somos unos genios prometiendo cosas!… pero cuando termina la reunión y se nos pasa la emoción, ni nos acordamos de lo que le prometimos a Dios. Pero Dios si se acuerda y te lo cuenta como pecado. ¿Por qué?
Porque prometer algo y no cumplirlo es actuar como un mentiroso, además de romper el compromiso que asumiste con Dios en esa promesa.
Él valora tu promesa como algo muy, muy serio. Es bueno prometerle cosas a Dios, hacer pactos con Él, pactar y creer que si cumples con tu parte Dios cumplirá con la suya, siempre y cuando estemos completamente seguros que lo vamos a cumplir. De otro modo, lo mejor es callarse y no decir nada. Piénsalo.

COMER SÍ… LLEVÁRTELO NO…
Si una persona tenía hambre, ¿qué podía y qué no podía hacer? (vs.24-25)
Esta ley era para que ninguna persona pobre muriera de hambre en el pueblo de Israel, y por otro lado, evitar el robo de granos, uvas y comida en general, poniendo como “excusa” el hambre. Robar no está permitido.

Extracto de «Serie Desafios Deuteronomio» por Edgardo Tosoni


MAS INFO

Si deseas ver el siguiente devocional de la serie: LEYES HUMANITARIAS 6 (click en el enlace)

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN (click en el enlace)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here