Texto: DEUTERONOMIO 21 (leer con Biblia a mano)

Este capítulo está llenos de enseñanzas y consejos muy jugosos pero, por falta de espacio y de tiempo, desarrollaré solo uno de sus temas. El resto puedes pensarlo por ti mismo. No tienen desperdicios.

ASESINOS ANÓNIMOS
¿Cómo se hacía justicia y se quitaba la maldad del pueblo en los casos de asesinatos anónimos? (vs.1-9)

RELACIONES DE PAREJA 1
¿Cómo debían tratar a las mujeres cautivas luego de una guerra y qué tendrían que hacer ellas? (vs.10-13)
¿Y con respecto al divorcio, cómo se actuaba? (vs.14)
En el caso de tener más de una esposa (y por lo tanto, más de un hijo con ambas), y en el caso de amar más a una que a la otra, ¿a qué hijo le corresponderían las bendiciones de la primogenitura? (vs.15-17)

PÓRTATE BIEN ¡NENE!
¿Qué tenían que hacer los padres con el hijo “contumaz” (terco, porfiado) y “rebelde”? (vs.18 al 21)
Ese hijo no tuvo un final feliz.
Cuando te mandas alguna macana fuerte lo más probables es que tus padres te den una disciplina fuerte. ¡Y está muy bien que lo hagan! Al hacerlo demuestran interés por tu vida. Por supuesto, NO estamos hablando de violencia física ni verbal (aunque algunos lo hacen). Pero está muy bien que recibas algún tipo de disciplina de parte de ellos si actuaste irresponsa- blemente, si les mentiste, o si te comportas como un maleducado o rebelde. Sin embargo, peores eran las consecuencias para los hijos rebeldes en el pueblo de Israel.

Sabemos que hay padres equivocados en su manera de actuar. Inmaduros en sus actitudes, reacciones y comentarios. Y también hay padres amorosos, capaces de hablar bien, comprender y ayudarte a decidir sabiamente. Pero en toda relación padres-hijos, no toda “la culpa”, “errores”, “desamor”, “falta de tiempo”, “incomunicación” y “maltrato”, es problema de ellos. Tú también eres responsable.

Eres responsable de cómo tratas a tus padres. Eres responsable por tus actitudes y reacciones, especialmente cuando ellos quieren o desean acercarse a ti para acortar las distancias. Eres responsable por palabras que usas contra ellos, los gritos, los insultos y las críticas. ¿Cómo puedes insultar y gritarles a tus propios padres y después alabar a Dios en la iglesia? ¡No seas hipócrita!
Eres responsable por no creer en ellos cuando te piden perdón por sus errores, eres responsable por no perdonarlos y seguir reprochándoselos. ¿Cómo pretendes que Dios perdone tus propios pecados si no aceptas el perdón de ellos? ¡Cambia tu actitud!
Eres responsable por la falta de expresión de tus afectos. No les agradeces, no les dices que los quieres, no les das un beso ni un abrazo. ¿Cómo puedes decir que amas a Dios cuando no soportas ni toleras a tus padres a quienes ves todos los días? ¡No seas mentiroso!

¿Son tus padres cristianos? Obedécelos y hónralos.
¿Tus padres no son cristianos? Obedécelos y hónralos.
Si no honras ni obedeces a tus padres, ¿cómo puedes ser tan caradura para decir que honras y obedeces a Dios? ¡No seas falso!

Empieza a pedirle a Dios que cambie tu corazón hacia ellos. No vivas a la defensiva como si fueras a luchar contra un enemigo. No vivas como si fueras la “víctima” y no tuvieras nada que ver con lo que pasa adentro de tu casa. No vayas por ahí hablando mal de ellos como si fueran una porquería de personas. Y aún, si fueran una porquería de personas, ¡perdónalos! pero no los desacredites públicamente. ¿Oras para que Dios los cambie? ¡Excelente! Ora también para que Dios cambie tu corazón hacia ellos.
Hoy nadie te va a matar a piedrazos, pero hay un montón de bendiciones que están reservadas exclusivamente para quienes han aprendido a honrar a sus padres. Piénsalo.

COLGADOS HASTA EL ANOCHECER
¿Qué hacían con aquel que cometía un crimen, luego de matarlo? (vs.22)
¿Y por qué no lo dejaban colgado toda la noche? (vs.23)
Colgaban al asesino del árbol, no para matarlo (porque ya estaba muerto), sino para aumentar su deshonra delante de Dios y delante del pueblo y para anunciar públicamente que un crimen atroz, terrible, había sido cometido por esa persona. Esa persona colgada era un maldito por Dios.

Extracto de “Serie Desafios Deuteronomio” por Edgardo Tosoni


MAS INFO

Si deseas ver el siguiente devocional de la serie: LEYES HUMANITARIAS 4 (click en el enlace)

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN (click en el enlace)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here