Texto: NÚMEROS 3 (leer con Biblia a mano)

El 1º Día leíste que es necesario estar preparados y que no todos somos llamados para hacer lo mismo. Hoy vamos a profundizar un poco más el tema del servicio y lo haremos por medio de la tarea de los levitas.

LA FAMILY DE AARÓN
¿Quiénes son los hijos varones de Aarón? (vs.2)
¿Y para qué fueron ungidos? (vs.3)
¿Qué sucedió con los dos hijos mayores? (vs.4)
¿Quiénes los reemplazaron en el ejercicio del sacerdocio? (vs.4)
Todos los levitas tienen responsabilidades en relación al servicio en el Tabernáculo, pero únicamente los descendientes directos de Aarón pueden servir como sacerdotes. El ejercicio del sacerdocio fue reservado por Dios exclusivamente para Aarón y su descendencia. ¡Alto privilegio!

INSTRUCCIONES 49: EL SERVICIO DE LOS LEVITAS 1
Entonces, si los levitas no podían servir como sacerdotes, ¿qué hacían? ¿Cuáles eran sus funciones? (vs.5-8)
Básicamente, ellos eran los ayudantes de los sacerdotes. Sus tareas específicas incluyen:
n Guardar el tabernáculo (vs.7), porque ningún extraño podía acercarse (vs.10). Todos los que no fueran sacerdotes y levitas, eran “extraños”.
n Llevar a cabo el servicio del tabernáculo (vs.8). Esto incluye el trabajo de desmontar, transportar y levantar el tabernáculo y cuidar sus utensilios (1:50-51). Estas tareas se describen más adelante.

¿Qué orden reciben los levitas? (vs.9)
Ellos estarían bajo las ordenes directas de Aarón y sus hijos. Ellos estarían totalmente consagrados a Dios porque fueron elegidos con ese propósito. ¡Woooww! ¡Tremendo!
¿Y por qué fueron elegidos ellos y no otros del pueblo? (vs.11-13)
La elección de la tribu de Leví tiene un significado muy importante: la tribu entera era el sustituto de los primogénitos de todo el pueblo de Israel. En lugar de entregarle a Dios cada primogénito, de cada familia, de todas las tribus de Israel, una tribu completa (Leví) sería consagrada a Él para el servicio. Los levitas habían sido elegidos por Dios mismo. No es que ellos “sintieron que tenían que hacerlo” o “soñaron” que ese sería el ministerio ideal para sus vidas. No entraron a ese servicio por capricho ni para “tapar huecos”. No se autopromocionaron ni se postularon como los más capaces, espirituales y súper consagrados para el ministerio. Ellos simplemente fueron escogidos por Dios.

¿Es tu deseo servir a Dios en lo que Él quiera para ti?
¿Tienes ganas de participar de algún ministerio en tu iglesia?
¿Estás cansada/o de que nunca te tengan en cuenta para nada?
Entonces, imita a los levitas. Espera que sea Dios mismo quien te escoja. Prepárate y espera el tiempo de Dios hasta que Él te levante. Habla con Dios y dile que estás dispuesto, que deseas comprometerte más con la iglesia y con su Reino. Y cuando tus pastores y líderes te inviten a participar (¡en lo que sea!) no pongas excusas ni tengas miedo, acepta el desafío (por más pequeño o común que sea). Si ellos pensaron en ti fue porque primeramente Dios pensó en ti y te escogió para esa tarea.
Recuerda que Dios primero te probará en lo sencillo, en lo pequeño, en lo común, y si eres fiel, entonces Él te pondrá en lo mucho.

¿Que sucedería con el extraño que quisiera “meterse” a hacer lo que no le correspondía? (vs.10 y 38)
El que no había sido elegido por Dios para ese ministerio era un extraño. Así de simple. Pero, ¿por qué? Porque ministrar tiene que ver con haber sido llamado por Dios. Especialmente si hablamos de liderazgo. Ser un líder no se trata solo de simpatía, carisma y locas y divertidas ideas. La santidad, la responsabilidad y el compromiso son fundamentales para el liderazgo.

INSTRUCCIONES 50: EL 1º CENSO DE LOS LEVITAS
¿Cuántos son los levitas mayores de un mes de vida? ¿A dónde acamparían? ¿Y de qué se ocuparían cada una de sus familias? (vs.14-38)
De acuerdo a este 1º censo, ¿cuántos varones levitas hay en total? (vs.39)
¿Cuál es el objetivo de este 1º censo que Dios manda a realizar? (vs.40-41)
¿Entiendes? Si los levitas sustituirían a todos los hijos primogénitos de Israel, necesitaban saber cuántos eran. ¿A qué resultado llegaron? (vs.43)
Sin embargo, se encontraron con que había 273 más primogénitos que levitas. ¿Cómo lo resolvieron? (vs.46-51)
La consagración tiene un costo. Siempre hay un precio que pagar. Piénsalo.

Extracto de “Serie Desafios Números” por Edgardo Tosoni


MAS INFO

Si deseas ver el siguiente devocional de la serie, haz click: LEVITAS VIP 2

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here