Texto: NÚMEROS 27 (leer con Biblia a mano)

Finalizamos el día de ayer con el 2º censo que Dios le ordenó realizar a Moisés. Además de determinar el número de hombres disponibles para la batalla, este censo se usa también para determinar la porción de tierra que le corresponde a cada tribu una vez que ingresen a la tierra prometida. Las tribus más grandes reciben una herencia más grande. No se trata de discriminar a las tribus más pequeñas, se trata de ser justos en la distribución de las tierras.
Otro tema importante para entender el capítulo de hoy, es la distribución de la herencia entre los hijos. Generalmente cuando el padre de familia moría, la propiedad se dividía entre sus hijos varones. Así la tierra quedaba como herencia perpetua de la familia. Las hijas no recibían herencia. Cuando ellas se casaban, el padre les daba una dote (bienes económicos), y entonces ellas pasaban a ser miembros de la familia de su esposo, compartiendo así su herencia. Así funcionaban las cosas en Israel… hasta hoy.
Tal vez te “suene” muy machista, pero era la cultura de ellos y te guste o no, tienes que respetarla.

DETERMINADAS Y DECIDIDAS
¿Qué problema le plantean a Moisés las hijas de Zelofehad, de la tribu de Manasés, y qué le piden? (vs.1-4)
El viejo Zelofehad murió (como explican ellas por causas naturales) y no tenía hijos varones, ¡solo 5 mujeres!

  • Maala (su nombre significa “enfermedad”).
  • Noa (su nombre significa “movimiento”).
  • Hogla (su nombre significa “perdiz).
  • Milca (su nombre significa “consejo”).
  • Tirsa (su nombre significa “deleite”, “encanto”).

“¿Y cuál es el problema?” El problema es que según las leyes del pueblo si el padre de familia moría sin tener hijos varones, su propiedad pasaría a sus hermanos, tíos, u otros parientes varones y las hijas se quedarían sin nada.
Entonces ellas, sin miedo y totalmente determinadas, le hacen el reclamo a Moisés: “Danos herencia entre los hermanos de nuestro padre”.
Pero hay algo más: ellas por fe están anticipando la conquista de la tierra prometida y no quieren perder su parte.
Chicas de fe. Chicas determinadas y decididas en su vida espiritual, en sus convicciones, en sus proyectos, en sus negocios y en su crecimiento personal. ¡Esa es la clase de chicas en las que tienes que fijarte y por las que tienes que orar! Y evaluar si tú, como varón, estás a la altura de chicas así.
Las chicas “fáciles”, bolicheras, con nudes en sus redes sociales y pasadas de alcohol, déjaselas a los chicos “fáciles”. Esos varones que solo van detrás de la mujer como una presa de caza para “usarlas”, “abusarlas” y “reemplazarlas” por otras chicas “fáciles”.
¡Tú eres un hijo de Dios! ¡Tu eres un muchacho con propósito! No te rebajes al superficial y hueco nivel de los chicos “fáciles”. Construye una relación de pareja con una chica de “alto nivel” espiritual, emocional e intelectual que ame a Dios y desee jugársela por él.
Y tú, no envidies a las chicas “fáciles”, no envidies su “aparente” libertad, su exposición en las redes ni sus temporales conquistas amorosas. ¡Tú eres una hija de Dios! ¡Eres una chica con propósito! No tengas miedo de avanzar en tus sueños y de conquistar lo que Dios estableció para ti. No corras detrás de chicos “fáciles”. Tú no eres presa de nadie ni trofeo de nadie. No te dejes usar y abusar. Enfócate en varones que te enamoren y que además vivan enamorados de Dios, comprometidos, responsables, esforzados en todas sus cosas.

INSTRUCCIONES 71: EL RESULTADO DE LA DETERMINACIÓN
¿Qué sucede a causa del pedido de las 5 hermanas? (vs.5-11)
¡Impresionante! Ellas logran que se modifique la tradición establecida y a partir de ahora, el derecho de las hijas de heredar la propiedad cuando no haya hijos varones, se establece como una ley para todo el pueblo de Israel.
Si eres mujer, no necesitas mostrar tus senos, romper cosas o destruir propiedad ajena para lograr cambios (como lamentablemente lo hacen las minorías feministas). Necesitas una actitud de fe, determinación y respeto para lograr lo que es justo delante de Dios. Piénsalo.

JOSUÉ: EL HEREDERO
¿Qué recompensa recibe Josué por su fidelidad a Dios y su lealtad a Moisés? (vs.15-23)
Me gusta la actitud de Moisés. Él le pide a Dios que Josué sea el sucesor. Y Dios, que conocía el corazón de Josué, aprueba su pedido. A Josué se le podía confiar el cuidado y la dirección de todo el pueblo.
Él no se dejo arrastrar ni influir por la incredulidad de los demás líderes. No permitió que las reacciones y las amenazas del pueblo le hicieran cambiar sus convicciones. Él era el líder apropiado para suceder a Moisés.

Extracto de “Serie Desafios Números” por Edgardo Tosoni


MAS INFO

Si deseas ver el siguiente devocional de la serie: MÁS OFRENDAS (click en el enlace)

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN (click en el enlace)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here