Texto: DEUTERONOMIO 20 (leer con Biblia a mano)

En este capitulo Dios les enseña qué hacer ante una guerra. Les dice claramente lo que tenían y lo que no tenían que hacer. Quiénes podían ir y quiénes debían quedarse. Y hasta les da estrategias de guerra para obtener la victoria. Estrategias que siempre incluían dos factores básicos:

  • No tener miedo.
  • Creer y depender del poder de Dios.

ESTRATEGIAS DE GUERRA 1
¿Qué es lo primero que les enseña con respeto a la guerra? (vs.1)
¡Exacto! ¡No tengas miedo! Serán más grandes, serán más fuertes, parecerán más inteligentes y capaces… tú prepárate y confía en el poder de Dios.

¿Qué hacen los sacerdotes para alentar al pueblo? (vs.2-4)
Las palabras de fe ganan batallas. Las palabras negativas te hacen perder antes de comenzar. Por lo tanto, en tus batallas personales (algún pecado, alguna adicción, alguna enfermedad, alguna pérdida), escucha palabras de fe, rodéate de gente que te hable palabras de sanidad, de esperanza, de victoria, de avance, de logros mayores. No escuches a los pesimistas, negativos, críticos de todo, porque no te ayudarán a vencer.

ESTRATEGIAS DE GUERRA 2
¿Qué hacen los generales ante la inminente batalla? (vs.5-7)
¡Claro! En la guerra podes morir y sería trágico morir sin haber disfrutado de las bendiciones de Dios. Por lo tanto, a esas personas se les permitía quedarse y no salir a pelear.
¿Quiénes más tenían que quedarse sí o sí y por qué? (vs.8)
Los cobardes contagian cobardía. No puedes pelear al lado de un cobarde.
¿Con qué estrategia conquistarían las ciudades? (vs.10-15, 19-20)
Si la estrategia de la paz no funciona, entonces se viene la guerra. Sitiarlas, conquistarlas y disfrutar del botín de guerra.

Finalmente, Dios les presenta una detallada lista de todas las ciudades que deberían destruir completamente. Arrasarlas. Borrarlas de la faz de la tierra. ¿Por qué? (vs.16-18)

TU Y YO ESTAMOS EN GUERRA.
No es una guerra de naciones.
No es una guerra contra las personas.
No es una guerra racial.
No es una guerra de pandillas ni de barras bravas.
No es una guerra contra tus padres o hermanos, amigos o profesores.
No es una guerra contra otros cristianos, iglesias o denominaciones.
Nuestra guerra, es una guerra de reinos.
El reino de Dios contra el reino de Satanás.
Abre tus ojos porque te guste o no, eres parte de esta guerra. Estas con Dios o estás en contra de Él. No hay punto medio.
Nuestra guerra es contra el pecado, contra los demonios, contra el ocultismo y la idolatría.
Es una guerra contra las mentiras, las malas influencias sociales, culturales, políticas y las ideologías que atan tu mente y esclavizan tu vida.
Nuestra guerra es una guerra en contra de la despenalización del aborto (porque es un negocio multimillonario basado en la muerte de seres humanos indefensos, de niños por nacer, que no tienen voz).
Nuestra guerra es contra la ideología de género, y contra sus programas de educación sexual, que de forma autoritaria, violenta y destructiva, y sin ningún fundamento científico sustentable, promueven el lesbianismo, la homosexualidad, la transexualidad, la cultura transgénero, el odio al hombre y el rechazo de la familia, inculcando valores distorsionados, enfermos y violentos. E incluso, utilizando un lenguaje ridículo al que llaman “inclusivo”.
Nuestra guerra es contra las filosofías que destruyen y lastiman la dignidad, la integridad y la libertad de las personas, sometiéndolas a formas de pensar esclavizantes y mentirosas.
Es cierto que muchas veces Satanás utiliza a las personas (sean o no cristianas) en nuestra contra, para agredirnos, provocarnos, tentarnos o molestarnos. Pero entiende contra quién estás peleando. Tu guerra es contra el maligno y sus demonios, contra sus mentiras y sus ideologías.
Satanás te odia y cada día busca tu destrucción. No pierdas el tiempo enojándote con las personas, peleándote o buscando venganzas. Reconoce a tu verdadero enemigo. Ora contra Satanás en el nombre de Jesús. Reprende en el nombre de Jesús a sus sucios demonios. Rechaza en el poder del nombre de Jesús todo pensamiento mentiroso, fatalista, de muerte, de fracaso y de enfermedad que quiera controlar tu vida.
¡Gana esta guerra! El Todopoderoso está contigo.

Extracto de “Serie Desafios Deuteronomio” por Edgardo Tosoni


MAS INFO

Si deseas ver el siguiente devocional de la serie: LEYES HUMANITARIAS 3 (click en el enlace)

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN (click en el enlace)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here