Texto: NÚMEROS 18 (leer con Biblia a mano)

El ejercicio del sacerdocio es algo muy santo para Dios, y dado los últimos acontecimientos de rebeldías, cuestionamientos al liderazgo y quejas masivas, Dios reafirma en este capítulo la autoridad y la responsabilidad de Aarón y sus hijos como familia sacerdotal y líderes espirituales.

INSTRUCCIONES 66: LOS SACERDOTES
¿Te acuerdas cuál es la función de la familia sacerdotal y cuál es la función del resto de los levitas? (vs.1 al 7)
Los sacerdotes (Aarón y sus hijos) son responsables de mantener la santidad del altar, y del lugar santo y santísimo mientras ministran frente al altar. Por su parte, los levitas no deben meterse en las tareas de los sacerdotes ya que ellos también tienen un lugar de honor y sus propias responsabilidades. La tarea de los levitas es ayudar a los sacerdotes y servir como guardianes del tabernáculo para evitar que los no autorizados se acerquen. Ellos son responsables de mantener la santidad del tabernáculo.

Hoy, gracias al Señor Jesús, no necesitamos tanto protocolo para ejercer nuestro sacerdocio espiritual. Podemos entrar hasta su misma presencia sin la intervención de ninguna otra persona, sin mediadores, solo invocando el nombre del Señor Jesucristo.

INSTRUCCIONES 67: OFRENDAS.
Si la familia sacerdotal se dedica a full al ministerio, ¿cómo viven? ¿De dónde sacan recursos económicos para comer, vestirse y vivir día a día? Mira los vs.8 al 20. ¿Qué establece Dios para el sustento de los sacerdotes?

Dado que Aarón y los demás levitas no trabajaban como los otros israelitas (no plantaban ni cosechaban, no criaban ganado ni vendían ni compraban) porque estaban dedicados totalmente al tabernáculo y al cuidado de las cosas santas, ellos vivían y comían de una parte de las ofrendas que el pueblo presentaba delante de Dios.
Aarón debía “cuidar” las ofrendas que el pueblo entregaba. Esto significa que debía administrarlas y supervisarlas. Eran santas. Tenia que hacer su trabajo con responsabilidad. No podía tomárselo a la ligera.
Veamos a continuación a qué nos referimos cuando hablamos de ofrendas.

La ofrenda:

  • Es voluntaria. (Ex.25:1-2, 35:21-22, 29).
  • Es generosa. No es dar dádivas ni sobras. (Ex.35:5-9, 36:3-7).
  • Es la expresión del corazón. (Gn.4:3-5)
  • Es semilla que siembras en el Reino de Dios y que da fruto. (2º Co.9:6-11).

Somos bendecidos para bendecir. Somos prosperados para dar. Todo lo que pones al servicio de Dios es tu ofrenda para Él. Si danzas, tu cuerpo es tu ofrenda para Dios. Si haces música, tu instrumento y tu talento son tu ofrenda para Dios. Todo lo que dediques a Dios es tu ofrenda para Él. Puede ser tu tiempo, tu dinero, cosas que tengas, tu voz, tus habilidades, tus talentos, tu creatividad, tus ideas, tu capacidad intelectual, tus oraciones, tus consejos, todo, absolutamente todo. Siembra en el reino de Dios y serás prosperado en todo.

INSTRUCCIONES 68: DIEZMOS.
¿Y con respecto al diezmo? (vs.21-24)
Las 12 tribus, cada una trayendo diezmos y ofrendas mantendrían a unos 22.000 levitas (vs.26). El pueblo recibiría gratis la tierra y por eso entregarían sus diezmos de lo que Dios les había dado primero. El diezmo es diferente de la ofrenda. Diezmo significa: “la décima parte de algo”, “el 10% de algo”. Por ejemplo: Si alguien tiene 100 vacas, diezma 10 vacas. ¿Cómo lo hace? Muy fácil. Elige las 10 mejores vacas, sin defectos ni enfermedades y las llevaba a los levitas. Y con sus otras 90 vacas hace lo que quiere.

Además de administrar los diezmos, ¿qué más tienen que hacer? (vs.25-30)
¡La ley era igual para todos! Los levitas también tenían la obligación de diezmar a Dios, pero ¿cómo podían hacerlo si no trabajaban como los demás? Ellos le daban a Dios los diezmos de los diezmos. De estos diezmos tomaría su parte la familia de Aarón (vs.28). De esta manera todos los sacerdotes tendrían lo necesario para vivir mientras se dedicaban a full al ministerio.
Por ejemplo: De las 10 vacas que recibían como diezmo ellos daban la décima parte, o sea, 1 vaca. Esa vaca era su diezmo. Y con las 9 restantes se hacían un ¡buen asado! (vs.31).
Para los israelitas en el desierto como para nosotros, dar los diezmos es obligatorio. El diezmo es de Dios. De todo el ingreso económico que tengas, el 10% entrégaselo al Señor.
¿Y cómo se lo entregas al Señor? Por medio de la iglesia. Hoy es la iglesia quien recibe los diezmos para sustento de la pastoral.

Extracto de “Serie Desafios Números” por Edgardo Tosoni


MAS INFO

Si deseas ver el siguiente devocional de la serie, haz click: PURIFICACIÓN

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here