Texto: NÚMEROS 21 (leer con Biblia a mano)

Este es un capítulo de batallas. Batallas externas y batallas internas.
De las primeras, las externas, el pueblo tuvo su debut en el capítulo 14 (Día 12). Allí enfrentaron a los amalecitas y a pueblos cananeos. ¿El resultado? Los israelitas fueron aplastados como moscas. Dieron lástima y perdieron miserablemente. ¿Y por qué? Porque fueron rebeldes y desobedientes a la Palabra de Dios.
No esperes ganar tus batallas si actúas por tu propia cuenta, si haces lo que se te da la gana, o si ignoras a Dios. Probablemente te irá mal.

BATALLAS 2
Pero en la vida siempre hay revanchas.
¿Quién pelea contra Israel? (vs.1)
¿Cómo reacciona Israel ante la derrota? (vs.2-3)
Arad era una ciudad cananea. Y lo que comenzó siendo una derrota, terminó en una gran victoria, la primera para el pueblo de Israel. Ellos rebautizaron la ciudad y la llamaron Horma, que significa “destrucción”.
Un cambio de actitud hacia Dios les dio la victoria.
Si vienes fracasando en tus batallas (económicas, laborales, universitarias, sentimentales, familiares), mírate hacia adentro y mira tu relación con Dios. ¿Cómo está tu relación con Él?
¿De qué errores debes aprender?
¿Qué actitudes y malos hábitos debes cambiar o corregir? (Por ejemplo: impuntualidad, desorganización, dormir hasta tarde, estudiar a último momento, culpar a los demás, no asumir responsabilidades, enojarte por todo, ser desagradecido/a, pelear con todo el mundo, criticar a todos, victimizarte…).

UN PUEBLO DESUBICADO Y QUEJOSO 5
Como Edom les había prohibido el paso por sus tierras, ¿qué cambio de ruta debe hacer el pueblo y qué sucede? (vs.4-5)
A causa de esta nueva pésima actitud del pueblo, ¿qué hace Dios y cómo reacciona el pueblo? (vs.6-7)
¿Qué le ordena hacer Dios a Moisés para detener la plaga de serpientes? (vs.8-9)
En varias naciones de la antigüedad, la serpiente era adorada como símbolo de vida y de fecundidad, pero en Israel la serpiente era considerado un animal inmundo. Ese animal inmundo que los mordía y envenenaba, a causa de sus pecados, ahora es el medio de la salvación divina. Aquellos que miraban a la cruz, con una actitud de fe, eran salvos y sanos.
¿Por qué la serpiente en la cruz? Porque lo inmundo es crucificado. Lo que enferma, lo que envenena, lo que mata, lo que lastima, lo que desata la ira y el juicio de Dios es llevado a la cruz y allí es condenado. Es lo que Jesús hizo por nosotros: Él se hizo pecado, se hizo inmundo por amor y recibió el juicio de Dios para que todo aquel que cree en Él sea salvo, sea sano y tenga vida eterna.

En este relato de las serpientes ardientes vemos otro tipo de batalla. Las batallas internas, las batallas del carácter. ¡Y ellos perdían siempre! Quejas, ingratitud, malhumor, enojos, incredulidad, rebeldías, desobediencias… eran sus peores enemigos. Ganaban las batallas externas pero perdían las internas. Las batallas de la mente y del corazón son las más duras porque nos enfrentamos a nosotros mismos. Orgullos, egoísmos, envidias, celos, mentiras, bajones, comparaciones, pensamientos negativos y fatalistas, victimización, ansiedad, miedos, impuntualidad, desorganización, baja estima… y podríamos seguir y seguir sumando enemigos internos a esta larga lista.
Imagínate que consigues tu 1º empleo gracias a tus conocimientos, inteligencia y excelente formación académica, ¡es una batalla externa ganada!… pero a los 3 meses no te renuevan el contrato por problemas de ¡impuntualidad! y te despiden… ¡Perdiste la batalla interna!
Revisa tu carácter. ¿Cuál o cuáles son esos pensamientos, emociones, reacciones o conductas que te hacen perder batallas una y otra vez?
Ora específicamente por ese problema. Pide ayuda a tus líderes o a un profesional cristiano. Trabaja en esas debilidades del carácter. Supéralas. ¡Gana tus batallas internas!

BATALLAS 3
Luego de rodear la tierra de Moab (vs.10-20), ¿quién les declara la guerra y cuál es el resultado de la batalla? (vs.21-30)

BATALLAS 4
¿Cuál es la siguiente batalla y qué resultados obtienen? (vs.31-35)
¡Tremendo éxito! Batalla ganada y nuevas tierras conquistadas.
Cada logro que tengas te motivará a ir por más. ¡No te conformes!

Extracto de “Serie Desafios Números” por Edgardo Tosoni


MAS INFO

Si deseas ver el siguiente devocional de la serie: MENOS ESPIRITUAL QUE UN ASNO (click en el enlace)

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN (click en el enlace)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here