“Ésta es la palabra del Señor, que vino a Sofonías hijo de Cusí, hijo de Guedalías, hijo de Amarías, hijo de Ezequías, durante el reinado de Josías hijo de Amón, rey de Judá” (Sofonías 1:1).

EI mensaje del profeta Sofonías, como el de la mayoría de los profetas menores, está dirigido a su pueblo en su propio tiempo. Pero, como Dios es el mismo ayer, hoy y por los siglos, el mensaje también nos sirve a nosotros en pleno 2020.

¿Notaste quién es el tatarabuelo del profeta? Ezequías, el buen rey de Judá, aquel a quien Dios le regaló quince años más de vida. ¿Recuerdas la historia? Los eruditos no afirman que obligatoriamente sea así, pero hay buenas posibi­lidades de que estemos hablando de un profeta con linaje real.

Lo mismo que decíamos cuando nos enfrentamos a profetas que eran sim­ples pastores, recolectores de higos silvestres, pescadores, anónimos per­sonajes que aparecen en el relato bíblico, lo volvemos a decir ahora, frente a un profeta con “sangre azul»: Dios no está preocupado con biografías, ni con familias, ni con antepasados ni con historias; él quiere un corazón dispuesto y una vida completamente en sus manos. Sofonías no fue elegido para este ministerio por ser tataranieto de un rey, sino porque estaba dispuesto a ser un instrumento en las manos de Dios.

El mensaje que presenta Sofonías comienza con un anuncie de un gran desastre, lo que en el lenguaje bíblico se conoce como “el día del Señor”.

Ya en el versículo 2 del capítulo 1, Dios dice: «Arrasaré por completo cuanto hay sobre la faz de la tierra”. Cuando piensas en estos eventos finales, ¿qué sientes? ¿Miedo? ¿Temor? ¿Pánico? ¿Terror? ¿Confianza? Obviamente, esto estará relacionado con el lugar en el que estés cuando ese momento llegue

Cerca de Dios, te puedes sentir protegido y seguro; lejos de él, puedes elegir cualquiera de los sentimientos antes mencionados. La gran pregunta es cómo untar cerca de Dios. Muchas veces nos parece una cuestión teórica, un pedido que nos hacen sin damos las coordenadas para cumplirlo.

Vamos a intentar dejarlo en claro. Sofonías nos da un camino de tres pasos:

  • Sé humilde.
  • Busca a Dios con humildad.
  • Busca, humildemente, la justicia divina.

¿Ves? El secreto está en ser humilde. No parece tan difícil, ¿no? El problema está en que somos orgullosos, y nos cuesta (demasiado) entregar el control de nuestras vidas a Dios. Piensa en eso el día de hoy.

Extracto del libro 365 Vidas

Por Milton Bentancor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here