VERSÍCULO 33
No existe. Aún.

Porque terminó la trilogía. Y Lucas calla. No nos dice qué pasó con los fariseos y los escribas, ni con los pecadores y publicanos.
No hay versículo 33, pero ahí estaban ellos. Escuchando un final de la historia abrupto. A lo mejor alguno preguntó ¿Y qué pasó después? Pero eso no es lo importante. Lucas pasará a otra cosa, ya ha hecho su trabajo, ahora nos toca escribir a nosotros. Porque lo que pasó es lo que nos pasa a nosotros, ahora.
Si esta historia es tu historia, la pregunta es ¿qué te pasará a ti después? ¿cómo reaccionarás ante este final? Tú, que eres un hermano mayor, ¿te unirás a la fiesta? ¿irás a buscar a los hermanos pequeños que se han perdido?
Tú, que has olvidado quién eres, ¿podrás entender el valor que tienes para la mujer a pesar de estar por los suelos? ¿te dejarás encontrar aunque pienses que en tu caso estás demasiado descarriado?
Porque estas parábolas, las acabamos nosotros.
Cada uno.
Hay muchas preguntas.
¿Cuál es la tuya? ¿Cuál es tu final? Hay muchos finales; tantos como personas en el mundo, porque cada uno, somos una historia que será contada por Jesús.

Los oyentes de Jesús decidieron qué querían ser. Respondieron, porque las palabras de Jesús, su vida y lo
que hizo, su muerte y resurrección, demandan una respuesta por nuestra parte.
Jesús es la pregunta para la humanidad, y debemos responder. Dios sigue preguntando: “Adán ¿dónde estás?;
Mujer ¿por qué lloras?¿a quién buscas?”.
Nos toca responder.
El versículo 33 es nuestro versículo. Hoy. Delante tenían al mejor narrador de todos los tiempos, al pastor que salió a buscar, a la mujer que encendió la luz, al padre que abrazaba y salía detrás de sus hijos.
Estaba allí, está aquí. ¿Cómo acabo la historia?
No, aún no ha acabado.

PARA VOLAR

1. ¿Cómo acaba tu historia?
¿Qué piensas y/o sientes sobre tu relación con tu Padre?
¿Dónde estás?
¿Quieres moverte de sitio?
2. ¿Cómo te gustaría que acabase?
¿Cómo es tu versículo 33?
¿Qué esperanza tienes?
¿Cómo te gustaría que fuese tu relación con Dios y con los demás?

Extracto del libro “Perdido”

Por Alex Sampedro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí