Pasaje Clave: Ester 9:1-16.

9 MESES DESPUÉS…
El día tan temido por todos los judíos finalmente llegó. El 13 de Adar, el día del exterminio masivo que el perverso Amán había establecido para borrar de la faz del imperio a todos los judíos. Día que sería recordado como la solución definitiva al “problema judío”. Día que quedaría grabado en la memoria de todos los medos y persas y en los registros históricos del imperio como “The Purge”. 24 hs de puro salvajismo, sadismo y crueldad sin límites, acechando, cazando y asesinando a sangre fría a todas las familias judías.
El 13 de Adar, el día tan soñado y ansiosamente esperado por el difunto Amán, el día de “La Purga, la Aniquilación”…

Sin embargo, ¿qué es lo que sucede realmente? (vs.1)
¡¡¡¡Ooooooooohhhh myyyyy God!!!! “¿¿En serio??”
“¿Y cómo es que sucedió esto?” “¿Cómo pasaron de ser perseguidos a perseguidores, de ser presas a volverse cazadores?”

UN MANTO DE MIEDO PARALIZANTE
Vuelve al día de ayer. El decreto escrito por Mardoqueo y firmado por el rey Asuero 9 meses atrás, les daba a los judíos el derecho a defenderse. Cuando el Día de la Purga llegara los judíos podrían defender sus vidas, sus familias y sus bienes sin importar las consecuencias. Sin embargo, además de la rápida muerte de Amán y de la firma de este nuevo decreto, algo más sucedió a lo largo de estos 9 meses…
Los versículos 2 y 3 te dan la respuesta.
¡Exacto! ¡Muy bien! La respuesta correcta es “miedo”.
Primero fue el miedo de los propios judíos con la terrible noticia del exterminio masivo que se avecinaba sobre ellos, pero ahora, es el miedo de sus enemigos. El imperio le tiene miedo a Mardoqueo y a los judíos.
¿Entiendes lo loco que esto? ¡Los judíos no eran turistas en Persia! ¡Ellos eran esclavos del imperio, siervos de los poderosos, sometidos a los caprichos de la perversa casta política y militar! ¡Ellos, los judíos, eran nada! Sin embargo, ese miedo de décadas se quebró. Ester y Mardoqueo (representantes de un pueblo que los apoyaba con ayunos y oraciones) enfrentaron el miedo, denunciaron a los corruptos y perversos y el favor de Dios estuvo sobre ellos. El valor y la determinación de ellos fue extremadamente contagioso, y durante 9 largos meses, ese valor quebró los miedos y motivó al pueblo. Ahora, el miedo es de los poderosos, de los enemigos, del imperio. El pueblo ya no tiene miedo. Sus armas están preparadas. Lucharán, se defenderán y aplastarán a los que buscan someterlos.
Al miedo lo vences solo cuando lo enfrentas. Cuando huyes, cuando te escondes, cuando te callas, cuando te victimizas, solo consigues que el miedo crezca y crezca y crezca más. Llegó el tiempo de que defiendas totalmente tus valores, tu fe, tu dignidad y tus principios espirituales. No te calles más. Levanta tu voz contra las mentiras del aborto, de la ideología de género y de los lobbies LGTBI+ que solo buscan imponer autoritariamente su agenda perversa y plagada de patologías. Levanta tu voz para defender la familia, el matrimonio, a los niños y los abuelos. Levanta tu voz para declarar que solo en Jesús hay salvación, libertad y restauración completa. ¡No tengas miedo nunca más!

Al miedo de Dios que cae sobre los enemigos, ¿qué más se le suma? (vs.4)
Entonces, ¿qué hacen los judíos con sus enemigos en el Día de la Purga? (vs.5-10)

CONCÉDEME UN DÍA MÁS…
¿Cómo reacciona Asuero ante la matanza y qué le pide Ester? (vs.11-13)
Y finalmente, ¿qué sucede? (vs.14-16)
Tanto en Susa, la capital del imperio, como en el resto de las provincias, los judíos arrasaron con todos sus enemigos. Lo interesante en este punto es el pedido específico de Ester: concédeles a los judíos un día más de purga para acabar con todos sus enemigos.
Un día más…
Un día más para combatir en contra del pecado.
Un día más para luchar en contra de los deseos negativos del corazón.
Un día más para vencer con la verdad de Dios las mentiras del maligno.
Un día más para luchar contra tus bajones y depresiones.
Un día más para mantenerte sobrio y limpio de adicciones.
Un día más para mantener la santidad del cuerpo.
Un día más para enfrentar tus miedos con el Espíritu de Dios.
Un día más para elegir la vida por encima del suicidio.
Un día más para volver a levantarte luego de haber caído.
Un día más para volver a empezar.
Hoy, Dios te concede un día más.

Extracto del libro «Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Ester»

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS Serie Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Ester. AQUÍ

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here