También allí los miembros de la comunidad de profetas de la ciudad se acercaron a Elíseo y le preguntaron: -¿Sabes que hoy el Señor va a quitarte a tu maestro, y a dejarte sin guía? -Lo sé muy bien; ¡cállense! (2º Reyes 2:5).

Elías está terminando su ministerio, y Elíseo sabe que tendrá que comenzar el suyo sin la compañía ni la guía del profeta del Monte Carmelo. Frente a tal expectativa, Elíseo no se separa de su maestro ni por un instante. Elías intenta dejarlo varias veces, pero siempre recibe la misma res­puesta de Elíseo: “Yo voy contigo». La historia de Rut viene a la memoria, con la repetida negación para abandonar al otro. Motivos diferentes, situaciones diferentes, pero igual resultado: victoria final y bendiciones para aquel que eligió quedarse.

Tanto en Betel como en Jericó, los miembros de la comunidad de los profe­tas se acercan a Eliseo para decirle que el Señor le quitará a su maestro y que lo dejará sin guía. En los dos casos, Eliseo responde que ya lo sabe y que no necesitan recordárselo.

Que la información que tengas sea verdad no significa que la tengas que estar repitiendo todo el tiempo a todo el mundo. Hay momentos, circunstancias y personas que debes respetar (y cuidar), antes de hablar.

Cuando llegan los dos profetas a la orilla del Jordán, a una cierta distancia los acompañan unos cincuenta miembros de la comunidad de los profetas. Ellos fueron los testigos privilegiados de la ascensión de Elías y del inicio del ministerio de Eliseo. El reconocimiento del Espíritu Santo en la vida de Eliseo fue inmediato. La fe en el poder divino demoró un poco más.

Tú puedes ser miembro de la iglesia y ser testigo de milagros, de grandes transformaciones en las vidas de las personas que te rodean, lo cual es el mayor de los milagros que Dios puede realizar. Reconocer la acción del Espíritu Santo en. un momento no es garantía de que siempre lo conseguirás hacer.

Haber sido guiado por la mano de Dios un día no es garantía de que siempre te podrá guiar. Es una decisión que debes tomar cada día. Tómala hoy.

Extracto del libro 365 Vidas

Por Milton Bentancor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here