Les aseguro que entre los mortales no se ha levantado nadie más grande que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él. (Mateo 11:11).

Si hay un personaje admirable en la Biblia, ese es Juan el Bautista. No sé si es tu personaje favorito, pero que su vida es una continua enseñanza no lo podemos negar.

Nace de un milagro, es elegido por Dios para una tarea profetizada y a pesar de toda la presión que debió de haber recibido-de sus discípulos, de los seguidores y de la gente que lo escuchaba-, aceptó ser segundo, explicando que él debía menguar para que otro, el desconocido Maestro del que nadie sabía hasta ese momento, creciera.

Debe ser nuestro orgullo natural que se ve impactado por su humildad y sumisión, y por eso la admiración. El comentario de Jesús, que aparece en el versículo que usamos como base para esta meditación, lo coloca en un lugar de destaque en la historia: “Nadie más grande que Juan el Bautista».

Sin embargo, su cabeza terminó en una bandeja, en manos de una mala mujer. Ser el mejor a los ojos de Dios no significa que no enfrentarás proble­mas; solo te sirve para saber que estás excelentemente bien acompañado en el sufrimiento Ahí está la diferencia.

Juan el Bautista tenía sus propios discípulos. Era la voz que el pueblo quería escuchar. Decía cosas que los dirigentes religiosos del momento nunca dirían. Se animaba a enfrentar a los líderes políticos que apoyaban al imperio Romano. El clima perfecto y la situación ideal para ocupar un lugar de destaque entre los hombres.

Juan el Bautista prefirió dedicarse a ser lo que el Cielo esperaba que fuese, y anunció al “Cordero de Dios que quita el pecado del mundo» (Juan 1:29).

No fue el más grande por ser el primo terrenal de Cristo, ni por ser popular entre el pueblo. Lo que lo llevó a ese lugar de privilegio desde la óptica divina fue su humildad, su consagración a la misión que le había sido dada y su disposición a anunciar a Cristo. Haz lo mismo. Serás recompensado.

Extracto del libro 365 Vidas

Por Milton Bentancor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here