Joaquín dejó su ropa de prisionero, y por e! resto de su vida comió a la mesa del rey. Además, durante toda su vida Joaquín gozó de una pensión diaria que le proveía el rey de Babilonia (2 Reyes 25:29, 50).

Esta etapa de la historia de Judá llega a su final La lista de reyes se vuelve a llenar de nombres de hombres que hicieron lo incorrecto ante los ojos de Dios, que duraron pocos meses en el trono, que fueron atacados, vencidos y aprisionados por los reyes de los pueblos vecinos. Es el típico final trágico de las vidas que eligen alejarse de la Fuente segura, que es Cristo.

Joaquín, sin la protección divina, es capturado y llevado prisionero por el rey de Babilonia. Sin el brazo protector de Jesús, somos presa fácil para cualquiera; el más débil de los ángeles caídos puede derrotarnos sin hacer esfuerzo cuando caminamos solos. Debemos entender que nuestra única protección real y válida contra el pecado es Cristo, nuestro amparo y fortaleza.

Joaquín estuvo 37 años como prisionero en Babilonia. ¿Cuánto tiempo llevas siendo esclavo del pecado? ¿Cuánto tiempo hace que estás aprisionado en tu propia Babilonia espiritual? Cada pecado no confesado, cada pecado que quieres repetir, cada vez que coqueteas con el pecado, te atas una cadena más, te dejas llevar a una prisión más profunda.

Luego de esos años, el nuevo rey de Babilonia le quitó su ropa de prisionero, lo invitó a comer en su mesa y le pagó una pensión diaria.

El rey de Babilonia, como el enemigo de Dios contigo, le brindó a Joaquín la sensación de libertad, le permitió el simulacro de independencia; aunque en realidad el exrey de Judá continuaba siendo prisionero en un país extraño.

¿Entiendes? Es la ilusión de ser soberano en tu propia vida, el espejismo de tu propia autodeterminación; no es más que un delirio que se choca con las paredes de un palacio que no es tuyo y en el que estás encerrado.

Así es el pecado: la ilusión de la alegría y el espejismo de la libertad, cuando en realidad sigues siendo un triste prisionero esclavizado.

El punto está en que, seguramente, Joaquín comparó su situación actual con la anterior y pensó: «Estoy mejor”. No puedes estar “mejor”, cuando lo único que cambió fue el lugar en el que estás prisionero. Tu única solución es la libertad, y la libertad es Cristo.

Extracto del libro 365 Vidas

Por Milton Bentancor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here