Pasaje Clave: Ester 2:12-23.

UN AÑO DE SPA
¿Qué hacen las chicas durante un largo año antes de presentarse delante del rey Asuero? (vs.12)
¡Imagínate! ¡Un año a full con tratamientos de belleza! ¡Es el paraíso para cualquier mujer!
Te bañan, te afeitan, te hacen las manos, te peinan, te hacen tratamientos faciales (100% libre de granitos y piel grasosa), te maquillan, te perfuman, te prueban vestidos, los mejores y más costosos vestidos, te lockean absolutamente toda… ¡En un año te convierten en una diva total!
Si alguna de las chicas se sentía fea o menos que las demás, después de ese largo año de tratamientos estaría a la par de todas sus compañeras. Aunque, para dejarlo claro, ser bella o ser fea no es un tema de apariencia física, de maquillajes o de ropas elegantes, sino de actitud del corazón. Tú eliges ser fea o ser bella, rodearte de fealdad o rodearte de belleza.
Por supuesto, tanta belleza no es gratuita, hay un precio que pagar. Durante ese largo año, chau a tu familia, chau a tus amigos más cercanos, chau a tus propios sueños… Eres propiedad del rey y te preparas exclusivamente para él, no para verte hermosa a ti misma sino para complacerlo totalmente a él.

UNA NOCHE CON EL REY
Entonces, ¿qué sucede luego de aquel largo año de preparación? (vs.13-14)
La chica escogida se presenta delante del rey ataviada con los vestidos y las joyas que más le gustaron, y durante toda una tarde y una noche está con el rey complaciéndolo en todo. Y entonces, luego de esa noche, nunca más vuelve a verlo… excepto que el rey decida volver a llamarla. Un largo año de spa para una sola noche con el rey.
Si lo miramos negativamente llegamos a la conclusión de que las chicas solo eran elegantísimos y bellísimos objetos sexuales para satisfacer la insaciable lujuria del rey. Bomboncitos devorados por un lobo.
Pero cambiemos radicalmente la mirada, reemplacemos por un momento a los personajes y cambiemos también sus motivaciones. ¿Y si el rey fuera Dios? ¿Y si esas chicas fuéramos nosotros, tu y yo?
¿Deseamos estar con Dios? ¿Deseamos ser escogidos por Él, mirados por Él y amados por Él? ¿Deseamos estar a solas con el Señor y hablar con Él? Dios es el Rey y su amor es incondicional. Él nos anhela, nos desea, nos ama profundamente. Su amor no cambia, sus motivaciones no son malas ni enfermas, su amor no lastima. No nos “usa” y desecha, al contrario, nos perdona mil veces y mil veces más vuelve a amarnos. Su amor sana, libera y transforma. Nosotros somos los infieles, los pecadores, los fríos e insensibles a su amor. Nos gusta hacernos los rebeldes, los duros, haciendo lo que se nos da las ganas, justificando todas nuestras pésimas decisiones… y aún así, Él sigue amándonos y esperándonos para pasar un tiempo juntos.
Aquellas chicas se preparaban durante un largo año para una solo noche. Y después de eso… ¡nada! Absolutamente nada. Solo les quedaba el recuerdo. En cambio, tu y yo, podemos estar con el Rey de reyes y el Señor de señores todos los días del año y a cualquier hora. Y no importa cómo nos sintamos o en qué condición nos veamos a nosotros mismos, el Rey nos recibirá igual, nos amará intensamente, nos perdonará y oirá nuestras palabras. Su amor sanará todas nuestras heridas y nos llenará de motivación y esperanzas. Estar a solas con el Rey es la mejor decisión que puedes tomar. Solo así experimentarás su amor más profundo. Piénsalo.

UNA ÚNICA OPORTUNIDAD
Luego de 10 meses, en el 7º año de Asuero, ¿a quién le llega la oportunidad de estar con el rey y qué sucede? (vs.15-18)
¡4 años después de los acontecimientos del capítulo 1, le llega la oportunidad a Ester! Si a la belleza natural (que todos/as tenemos) le sumas una excelente actitud (que no todos tienen), te ganas el favor de la gente. Tu actitud te abrirá o te cerrará puertas, te hará ganar oportunidades o te hará perderlas. Tu actitud es más importante que tu apariencia física, tu lindo cuerpo o tus lindos ojos. Incluso es más importante que tu inteligencia o experiencia. Con la actitud correcta sumarás puntos a tu favor, ganarás el reconocimiento de las personas y serás tenido/a en cuenta cuando lleguen las oportunidades, pero… con una mala actitud, echarás todo a perder.
Piensa en tus actitudes. ¿Predominan las buenas o las malas?
¿Qué actitudes deberías cambiar y cuáles deberías incorporar y mejorar?

CONSPIRACIÓN
¿Quiénes conspiran en contra del rey Asuero, cómo son descubiertos y qué sucede con ellos? (vs.19-23)
¡Chau conspiración! Y más puntos ganados a favor de Mardoqueo y Ester.
Ella supo escuchar a su mentor y fue suficientemente inteligente para saber cuándo callar y cuándo hablar. Piénsalo.

Extracto del libro «Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Ester»

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS Serie Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Ester. AQUÍ

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here