El rey Hiram de Tiro siempre había tenido buenas relaciones con David, así que al saber que Salomón había sido ungido para suceder en el trono a su padre David, le mandó una embajada. (1º Reyes 5:1).

El rey Hiram tuvo buenas relaciones con David y con Salomón. Con el primero fue una relación más militar, con el segundo, más comercial. Hiram y su pueblo no compartían la religión de los reyes de Israel. ¿Podemos tener amigos que no son de nuestra iglesia? La historia del rey de Tiro marca que la respuesta es “Sí». La cuestión es ver cómo planteamos la relación.

El primer elemento que llama la atención en la relación entre estos dos reyes es que está basada en una historia en común. Hiram se acerca Salomón porque conocía a su padre, David. Hay gente que se acercará a ti porque tiene relación con alguien que te conoce. No sabes hasta dónde puede llegar tu influencia.

El segundo elemento que me parece importante observar es que el tema que unió a Salomón y a Hiram es la construcción del Templo. ¿Cuáles son los temas que te acercan a los no cristianos? Sin duda, es mucho más fácil mantener tus principios en un medio de diversidad religiosa si los asuntos que tratas te acercan a tu Dios. Seguramente, diferente sería la historia si e tema de contacto entre los reyes hubiera sido otro. Con tus amigos que no comparten tu religión, el principio es el mismo. Dios es un excelente asunto para que tu amistad no te arrastre por terrenos escabrosos.

El tercer elemento tiene que ver con la humildad necesaria que debemos tener para reconocer que otros tienen conocimientos y capacidades superiores y mejores que las nuestras en ciertas áreas. Salomón reconoce, sin ningún problema ni trauma, que «no hay entre nosotros quien sepa talar madera tan bien como los sidonios» (1º R.5:6) Reconocer el conocimiento y los recursos de los otros y pedir ayuda a quien sabe más no es un error; al contrario, es un signo de humilde inteligencia.

Mi oración es que hoy Dios nos dé inteligencia para que sepamos relacio­narnos de la mejor manera posible con nuestros amigos y conocidos que no comparten nuestra religión.

Extracto del libro 365 Vidas

Por Milton Bentancor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí