Pasaje Clave: Nehemías 3.

¡Imagínate la cara de asombro, sorpresa y satisfacción de los líderes políticos y religiosos cuando Nehemías le tapó la boca a la oposición conflictiva, violenta y resentida! ¡Wooowwww!
¡Esa no se la esperaba nadie! Ni los opositores que se mordían sus venenosas lenguas tragándose sus odios y resentimientos, ni los propios líderes del pueblo que hasta ese día se habían mantenido sumisos y calladitos para “no ofender” a nadie.

REPARAR PUERTAS… EDIFICAR MUROS…
Bajo el liderazgo de Nehemías, ¿cómo se distribuyen las tareas de reedificación? (vs.1-32)
Fíjate un detalle importante: los diferentes grupos reparan una puerta principal (hay 10 puertas en total) y reedifican un tramo del muro. Entre todos lograrán lo imposible: reedificar completamente el muro y restaurar sus puertas, en tiempo récord (Día 7).
Pero vamos por partes… recién estamos comenzando.

¿Quiénes reparan y reedifican desde la Puerta de las Ovejas? (vs.1-2)
Esto es genial. Los primeros en reedificar son el sumo sacerdote y los sacerdotes. Si, sí… ellos estaban dedicados con exclusividad al ministerio del templo (ofrendas, sacrificios y demás tareas relacionadas), sin embargo, era tan importante reedificar los muros que se hicieron el tiempo para trabajar como uno más del pueblo. El liderazgo espiritual dio el ejemplo. Si ellos podían, entonces todos los demás también podían. Un liderazgo comprometido en serio con Dios también es un liderazgo comprometido en serio con las necesidades del pueblo. #SerieDesafíos

¿Quiénes reparan y reedifican desde la Puerta del Pescado? (vs.3-5)
¿Prestaste atención al vs.5? ¿Quiénes se borran totalmente y no ayudan a reedificar? Estos tipos, identificados como “grandes”, “nobles”, “jefes”, “notables”, en las diferentes versiones de la Biblia, se borraron, se lavaron las manos, no se comprometieron con el resto del liderazgo. Eran muy “Vip”, muy “Top” como para ensuciarse las manos con el resto del pueblo. Servir a Dios y servir a las personas era humillante para esta gente que se sentían demasiados importantes, demasiados “grandes”. ¡Olvídalos!

¿Quiénes reparan y reedifican desde la Puerta Vieja? (vs.6-12)
Lo interesante de este largo tramo de reedificación es la variedad de personas que participan en él: familias, plateros, perfumeros, gobernadores y un grupo de chicas. Sirviendo a Dios todos somos iguales. No hay diferencias sexuales, posiciones sociales, políticas, raciales o familiares porque servir es parte del propósito de Dios para nuestras vidas. Sirviendo somos parte de una visión mayor y al hacerlo liberamos nuestro potencial, creatividad y capacidad para bendecir a otros.

¿Quiénes reparan y reedifican desde la Puerta del Valle? (vs.13)
¿Quiénes reparan y reedifican desde la Puerta del Muladar? (vs.14)
¿Quiénes reparan y reedifican desde la Puerta de la Fuente? (vs.15-26)
Muchísimos más, sirviendo, trabajando, reedificando y restaurando.
¿Quiénes reparan y reedifican desde la Puerta de las Aguas? (vs.26-27)
¿Quiénes reparan y reedifican desde la Puerta de los Caballos? (vs.28-29)
¿Quiénes reparan y reedifican desde la Puerta Oriental? (vs.29-31)
¿Quiénes reparan y reedifican desde la Puerta del Juicio? (vs.31-32)
Y aquí se completan las puertas y gran parte del muro.

PUERTAS 1
Las puertas abren y cierran. Las puertas permiten que algo/alguien entre o salga. Puertas abiertas habilitan, puertas cerradas prohíben.
Puertas abiertas a las personas incorrectas, a los valores incorrectos, a los pensamientos incorrectos, arruinan tu vida. Puertas cerradas a las personas correctas, a los valores correctos, a los pensamientos correctos, frenan y limitan tu vida.
Puertas abiertas a nuevas oportunidades de crecimiento y avance te potencian, te impulsan y desarrollan. Puertas cerradas a esas mismas oportunidades te estancan en “más de lo mismo”, en “siempre todo igual”.
Hay puertas que tienes que cerrar definitivamente: pecados, ocultismo, herencias familiares de violencia, drogas, alcohol, abusos, infidelidades, maltratos, baja estima, abortos, pensamientos mentirosos y fatalistas.
Hay puertas que tienes que restaurar y abrir definitivamente: la intimidad con Dios, los valores de su Palabra, las personas de bendición, una relación sentimental y afectiva que te potencie y te ayude a ser mejor de lo que eres…
Piensa y escríbelo:
¿Qué otras puertas deberían cerrarse y cuáles deberían abrirse? ¿Por qué?
¿Qué puertas tienes que cerrar y cuáles tienes que abrir en tu vida?

Extracto del libro «Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Nehemías»

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS Serie Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Nehemías. AQUÍ

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here