Pasaje Clave: Nehemías 6.

LA OPOSICIÓN 4
¿Quiénes vuelven a levantarse en contra de Nehemías y de la construcción de los muros de la ciudad? (vs.1)
“¡Otra vez sopa!” ¡Otra vez estos molestos, cargosos y pesados tipos fastidiándole la vida a Nehemías y a todos los que se esforzaban por construir y edificar para el bien de todos! ¡Otra vez, los mismos enemigos del capítulo 4 (Día 5)! Pero ahora con nuevas y renovadas “estrategias” para conseguir lo que no pudieron meses antes.

¿Cuáles son sus nuevas “estrategias” y cómo actúa Nehemías ante cada una de ellas? Vamos por parte:
Estrategia 1. (vs.2). Mentir y emboscar.
El campo de Ono se encontraba a 40 kms al noroeste de Jerusalén.
¿Cómo actúa Nehemías? (vs.3-4)
¡Un genio Nehemías! ¡Aplausos! Él sospechó que Sanbalat y Gesem le podían tender una trampa y no aceptó su oferta, no se expuso. Tampoco los atacó sino que muy diplomáticamente se los sacó de encima: “Me encantaría ir y pasar el día con ustedes, pero estoy taaaaaannn ocupado en cosas taaaaaaaannn importantes que se me hace imposible asistir”.
En otras palabras: “La obra que yo hago es muchísimo más importantes que ustedes”. Si tu enemigo no puede “eliminarte” de la jugada procurará distraerte, desenfocarte y hacerte perder tiempo inútilmente.

Estrategia 2. (vs.5-7). Falsas acusaciones, intimidaciones.
¿Cómo actúa Nehemías? (vs.8-9)
Nehemías no entra en el “jueguito” perverso de sus enemigos. ¡No pierde tiempo tratando de demostrar que las acusaciones en su contra son falsas! No se enoja, no se deprime ni se amarga. Simplemente las ignora: “Acerca de este asunto no tengo nada que decir porque son puros chismes e inventos que surgen de sus ridículas fantasías”. Corta la bocha.

Estrategia 3. (vs.10). Sobornar y meter miedo.
¿Cómo actúa Nehemías? (vs.11-14)
¡No se deja intimidar! Suelta una palabra de juicio sobre ellos, se pone bajo la cobertura de Dios y continúa enfocado en su trabajo. ¡Un grande!

MUROS 2
¿Cuándo finaliza la construcción de los muros y qué sucede con los enemigos? (vs.15-19)
Los adversarios son patéticos. Ellos viven atravesados por una ideología perversa de odio a todo y a todos los que no piensen exactamente como ellos. Si piensas como ellos, te aplauden y “empoderan”, pero si se te ocurre pensar diferente y defender lo que ellos rechazan y odian entonces serás el blanco de todos sus ataques y su ira despiadada. Exactamente igual que Nehemías: atacado por una minoría de intolerantes que nunca hicieron nada útil, a los que nunca les importó el pueblo, ni la ciudad, ni los muros. Solo les importaba lucrar con el caos, el dolor, la destrucción y la muerte.
Estas ideologías están cargadas de desprecio a la vida, odio a Dios y rechazo a los valores sanos y positivos. Existían en la época de Esdras y Nehemías, y existen también en nuestra época. Los puedes leer en Twitter y Facebook, los puedes mirar y escuchar en los medios de comunicación proaborto. Sus lenguas están cargadas de veneno y con sus argumentos, anticientíficos, antibiológicos y antinaturales, tratan de “convencernos” de que vivir como ellos es lo “más”… y que nosotros somos los homofóbicos, los retrógrados, los antiderechos, los “machos” opresores, los racistas o las “pobres” mujeres sometidas al heteropatriarcado obligadas a ser madres y parir hijos… Y mil calificativos más.
¿Y por qué? Porque defendemos la vida, defendemos la familia formada por un hombre y una mujer, defendemos el modelo del matrimonio heterosexual, porque estamos en contra del asesinato del aborto, porque nos oponemos a la hipersexualización y homosexualización de nuestros niños, porque nos oponemos al incesto, a la pedofilia y a todas las formas de perversión sexual que nuestros enemigos tratan de imponer con sus ideologías enfermas.

¿De qué lado del muro estás?
Si estás de este lado del muro, ellos te atacarán creando cuentas falsas en las redes sociales para desacreditarte. Lanzarán a sus trolls para bardearte, descalificarte y burlarse. Y en los casos más “extremos” te denunciarán falsamente o te amenazarán para que dejes de “molestarlos” con tu fe, tus principios basados en Dios y con tu defensa de la vida.
No tengas miedo. Levanta muros entre tu y ellos.
Levanta muros de oración por tu vida y los tuyos para que nadie los toque.
Levanta muros de conocimientos sólidos para que nadie pueda retrucarte.
Levanta muros de santidad e integridad para que ninguno pueda ensuciarte.

Extracto del libro «Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Nehemías»

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS Serie Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Nehemías. AQUÍ

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here