¡¡BIENVENIDO A UNA NUEVA SECCIÓN DE CURIOSIDADES!!

Comencemos…

¿SUERTE O PROPÓSITO?

Tal vez no creas en la suerte, tal vez pienses que todo tiene un propósito y un destino. Está perfecto, ni te lo niego, pero déjame unir lo descrito antes de esta manera; la suerte tiene propósito. Suena medio irónico y sin sentido pero quiero invitarte a leer los siguientes pasajes:

El hombre echa las suertespero el Señor es quien lo decide todo. Proverbios 16.33 DHH

Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa; Tú sustentas mi suerte. Salmos 16.5 RV60

No pienses que es algo ocultista o que tiene que ver con otra cosa, quiero decirte que aún al azar Dios lo tiene bajo su control y su soberanía. Nada, ni siquiera las “casualidades”, escapan de los planes de Dios. Por ende, la suerte existe y la administra Él.

Ahora quiero darte ejemplos que aparecen en la Biblia, tanto en el antiguo testamento como en el nuevo. Son solamente algunos y pueden variar según la versión que elijas, pero puedes buscarlos y leerlos.

  • Elección de Matías para reemplazar a Judas. Hebreos 1.23-26
  • Nombre de Gad, uno de los hijos de Lea. Génesis 30.11
  • La repartición de tierras para Israel. Números 26.55-56
  • Encuentro de Rut con Booz. Rut 2.3
  • En medio de la tempestad Jonás es encontrado culpable. Jonás 1.7-8

¡TODO EN UNO!

Entonces Dios dijo: «Que el agua que está debajo del cielo se junte en un solo lugar, para que aparezca lo seco.» Y así fue. A la parte seca Dios la llamó «tierra», y al agua que se había juntado la llamó «mar». Génesis 1.9-10 DHH

Muchos historiadores afirman que el mundo, tal como lo conocemos geográficamente, no nació así. Ellos contemplan que en el pasado estuvo unido como una sola masa terrestre a la que llamaron Pangea, y que lo rodeaba un enorme océano llamado Panthalassa. Si vemos bien nuestro planeta, algunas piezas parecen encajar, como Sudamérica con África por ejemplo.

Ahora volvamos a la Biblia. Primero, hay que aclarar que antes de que existiera superficie terrestre, todo estaba cubierto de aguas, tal y como se observa en el segundo día de creación. La tierra, en esas instancias, estaba en las profundidades. Cuando Dios da la orden de que las aguas se amontonen en un lugar, la tierra comienza a emerger.

Ahora atendamos a los detalles; las aguas tenían que juntarse “en un solo lugar”. Para que las aguas estén “en un solo lugar” se tienen que dar ciertos factores; no debe haber delimitaciones terrestres que puedan dividir en secciones el mundo (América, África, Asia, etc.) ni tampoco grandes concentraciones de aguas individuales (océano Pacífico, océano Atlántico, etc.). Como el segundo factor no se cumple no se da la regla general, por ende, todo el mundo antiguo estaba compactado en una sola masa de tierra y agua.

¿Como se dividió? Bueno, hoy en día se tiene certeza de que los continentes se desplazan varios centímetros al año por la fuerzas de las placas tectónicas. Aún así, hay referencias bíblicas que pueden contemplarlo pero se describirán en el próximo articulo. Para concluir, hay varios versículos bíblicos que expresan algunos detalles del tercer día de la creación, entre todos ellos está este salmo de David.

El fundó la tierra sobre sus cimientos; no será jamás removida. Con el abismo, como con vestido, la cubriste; sobre los montes estaban las aguas. A tu reprensión huyeron; al sonido de tu trueno se apresuraron; Subieron los montes, descendieron los valles, al lugar que tú les fundaste. Les pusiste término, el cual no traspasarán, ni volverán a cubrir la tierra. Salmos 104.5-9 RV60

UNA MUY MALA DECISIÓN: GRANDES CONSECUENCIAS

Para concluir quiero hablarte de Abraham y más específicamente de Ismael. Éste último fue hijo de Abraham, primogénito de la familia. Sin embargo fue producto de una relación caprichosa e impaciente entre el patriarca y Agar, esclava de Sara, quien no podía tener hijos.

Como Ismael no era el hijo de la promesa de Dios puesto que no nació de Sara, acontecen ciertos eventos que terminan separando a la familia; Agar e Ismael se van por su cuenta al desierto pero Dios en su bondad los ayuda.

Pasando a lo importante, Ismael, durante su vida en el desierto (Génesis 21.20-21), llegó a ser alguien poderoso. Fue padre de 12 hijos, quienes estos a su vez fueron jefes de 12 tribus (Génesis 25.12-18).

¿Y de que me sirve saberlo? Bueno, para que entiendas, Ismael es el padre de los árabes. Toda la península arábiga que se encierra entre el Mar Rojo y el Mar Pérsico es fruto de los descendientes de Ismael. Hoy en día sabemos que esos países son excesivamente machistas y han presentado guerra contra Israel y otros países vecinos. También es el hogar natal de Mahoma, quien da inicio al Islam como religión monoteísta abrahamica y que hoy en día alcanza a casi 1.3 mil millones de personas en el mundo, siendo la segunda religión más grande detrás del cristianismo. Ahora bien, no hace falta aclarar que hay muchos que usan el nombre de Dios para producir atentados y otros malos propósitos.

Que diferente hubiese sido si Abraham y Sara mantenían la fe en la promesa de Dios, pero una mala decisión, que tal vez no era tan influyente en ese momento, hizo que hoy en día toda esta cultura entre en acción. ¿Te imaginás un escenario diferente donde hubieran creído a Dios?

Ésto también nos sirve para aprender. Cada decisión que tomamos fuera de los planes de Dios afecta a los que vienen después de nosotros. Aunque al principio sea algo pequeño, las consecuencias se hacen más grandes.

¡Gracias por haber leído y hasta la próxima!

Por Esteban Tosoni


MAS INFO

Si deseas ver los anteriores, haz click:

PARTE 1

PARTE 2

PARTE 3

PARTE 4

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here