Bienvenido a Nuestro Blog

Temas Juveniles – CAMBIA TU MENTE… ¡Y TUS CALCETINES! 1

Temas Juveniles - CAMBIA TU MENTE... ¡Y TUS CALCETINES! 1

1. Hey, ¿Ya Llegamos?

Lo más probable es que hayas estado con tus papás en algunos viajes que parecen no terminar. Tal vez les tocó atorarse en el tránsito vehicular o el paisaje no estaba interesante y aún después de tomar una siesta, despiertas y descubres que aún no han llegado a su destino. Finalmente, no lo soportas más y le preguntas al chofer: “¿Ya casi llegamos?”

2.  Los Israelitas Preguntan: ¿Ya Casi Llegamos?

Ahora, da un salto a la historia y trata de imaginar a los hijos de Israel, yendo de aquí para allá, mientras están en camino a la tierra prometida. A diferencia de ti, ellos no tenían una hielera llena de hielo, sándwiches y limonada; no tenían ni siquiera la opción de escoger entre quince res­taurantes de comida rápida que están en cada desviación de la carretera. En lugar de todo eso, ellos tenían el desierto caluroso, sandalias rotas, maná y codorniz para mantener­los bien y vivos. Un paisaje diferente.

El problema es que, ¡aún no llegaban! Incluso llevaron sus rebaños y manadas por casi 40 años, y muchos de ellos ni siquiera lograron llegar. Su viaje completo les debió tomar once días, pero les tomó 40 años (Deuteronomio 1:2). ¡Te has de preguntar que pensaban ellos!

Como sea, el punto es que tú tendrás algunas experien­cias desiertas en tu vida. Tal vez ahora mismo tienes pensa­mientos desiertos. ¿Qué harás al respecto? Imagina que, mientras lees este libro, tienes 15 años de edad y te toma 40 años entender la dirección de Dios. Tendrías 55 años aún antes de comenzar por el camino correcto. ¡Wau! ¡No permitas que eso te pase a ti!

3. ¿Qué es el “Pensamiento del Desierto”?

De alguna manera, el “pensamiento del desierto” es cuan­do estás atorado en tus pensamientos. Es cuando no lo­gras encontrar otro camino hacia dónde ir, sin importar hacia dónde veas. Por fin, Dios tuvo que hablarles a los hijos israelitas. Lee lo que Dios les dijo: Deuteronomio 1:6-7.

¿Puedes pensar en alguna ocasión en la que Dios pue­da decirte eso a ti? “Mira, has andado de aquí para allá por la simple razón de que has estado enojado mucho tiempo con tu amiga, muévete.” O tal vez: “Has guardado tus preocupaciones por mucho tiempo, ¡vamos a hablar al respecto!”. Lo ves, puedes quedarte atascado en tus “pensamientos apestosos”. Puedes estar en un lugar en el que no debe estar tu mente, y quedarte sin movimiento, como un pedazo de arcilla esperando a ser aventada al horno. ¡Ya es suficiente! Es hora de seguir adelante. Vamos a salir del desierto tan pronto como podamos.

4. Se Acercan a la Tierra Prometida.

Imagina que vas a hacer una pintura en tu clase de educación artística en la escuela. El maestro te ha dado la libertad de pintar lo que tú quieras mientras que la pintura signifique algo para ti y te sientas orgulloso de mostrarla en la exhibición de las bellas artes de la es­cuela.

¿Cómo empiezas? Las posibilidades son que empiezas con una visión, un plan, antes de que dibujes o pintes algo. Piensas en todos los objetos que te gustaría pintar. Tal vez pintes el paisaje del patio trasero de tu casa o intentes copiar una foto vieja de tu tía Sara. Cuando inicias, piensas con claridad acerca de lo que quieres hacer. Sin un plan, no puedes crear nada, mucho menos una obra maestra.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “El Campo de Batalla de la Mente Para Niños”

Por Joyce Meyer

Lee Cambia Tu Mente… ¡Y Tus Calcetines! 2

Lee Cambia Tu Mente… ¡Y Tus Calcetines! 3



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner