Bienvenido a Nuestro Blog

Teatro – CRÓNICA DE UNA EJECUCIÓN 3

Teatro - CRÓNICA DE UNA EJECUCIÓN 3

Continuemos.

RUBEN: ¿Y por qué dice eso? Usted sabe que los cargos contra eran son muy serios…

LADRÓN: Mire, serán muy serios, todo lo que quiera. Pero este hombre no merece morir porque es inocente, yo… bueno… estoy aquí porque me equivoqué e hice cosas que están mal, pero este hombre lo único que hizo es ayudar a la gente, es decir las cosas como son, sacarle la careta a unos cuantos y hablar de Dios….

RUBEN: ¿Pero realmente Usted cree que él es Dios, como lo afirma?

LADRÓN (sacudiendo la cabeza, dudando): Creo que si….Era mirarlo a los ojos y ver que había algo que yo nunca vi en mi vida….El siempre daba esperanza a la gente y a mi también me dio una esperanza hasta recién nomás.

RUBEN: ¿Y que esperanza le dio?

LADRÓN: El me prometió que luego de la muerte…..yo voy a estar en el cielo con él (entre lagrimas)

RUBEN: Bueno, aquí el sorprendente testimonio de alguien que compartió algunas horas de cárcel con quien en poco tiempo más será ejecutado. Y permítanme recordarle a la audiencia que este preso también está condenado a la muerte, sin embargo, justamente por esta promesa de Jesús de encontrarse después de la ejecución, Ladrón de la Cruz no está temiendo, a horas de su tan trágico fin.

FIN del VIDEO.

RUBEN: Lentamente vamos componiendo lo que es un intrincado laberinto, en el que cada camino forma parte de un todo bastante confuso y enigmático. Recordemos que ya escuchamos a la gente, con sus distintas opiniones, aún cambiantes, y acabamos de oír al compañero de celda, quien, si su fe era cierta, está en estos momentos al lado de su salvador.

MARCOS: Continuando con este informe especial de Punto-Com, tenemos con nosotros a tres invitados que ya mismo los invito a conocer.

(Se para, va hasta los sillones donde están los tres invitados)

Entrevista en el ESTUDIO.

MARCOS: Buenas noches. Nos visita el Reverendo Osvaldo Fariseo, una alta autoridad religiosa; el General Carlos Centurión, de la cúpula de las fuerzas de seguridad; y el Señor Juan Pérez, quien dice haber recibido un milagro de Jesús. ¿Seguramente tendrán opinión formada acerca de Jesús, no es así?

FARISEO: Por supuesto. La comunidad que represento se complace realmente en haber logrado que las autoridades de esta ciudad hayan dado lugar a nuestro reclamo. No podíamos permitir que este… (busca la palabra) criminal, este subversivo, continúe desplegando su estrategia malsana, indigna…

MARCOS: ¿Ustedes entonces fueron los que pidieron la ejecución de Jesús?

FARISEO: (convencido y orgulloso) Exactamente. Se imaginará que este elemento suelto entre nuestros jóvenes, nuestros niños, todo el daño que podría hacer! Era necesario terminar, acabar definitivamente con este problema. El bien común está por sobre todo otro bien, no puede pretender alguien predicar sobre la paz y el amor, y no respetar las tradiciones y la religión que son fundamento de nuestra sociedad.

MARCOS: Y Usted, General Centurión ¿considera justa la ejecución de este hombre? Aclaremos a la audiencia que el General es la autoridad de la ciudad que llevó a cabo la ejecución de Jesús.

CENTURIÓN: En realidad no hago más que obedecer las órdenes de las autoridades civiles. No olvidemos que las fuerzas de seguridad respondemos al gobierno cuando la seguridad de la Nación está en riesgo.

MARCOS: ¿Y este Jesús pone en riesgo la seguridad de la Nación?

FARISEO (interrumpiendo): ¡Por supuesto Sr. Periodista! ¿Le parece poco los tumultos que ha provocado? ¿La insensatez de sus declaraciones? ¿La arrogancia de sus afirmaciones? Lo menos que podía ordenar el gobierno era la ejecución de este individuo. Autodenominarse hijo de Dios fue la menor de sus muestras de fundamentalismo fanático.

MARCOS: (dirigiéndose al Centurión): ¿Usted comparte esta visión?

CENTURIÓN (molesto): Le reitero. Aquí no interesa qué opino yo. Yo puedo tener mi óptica personal de lo que hizo este hombre…. de lo que dijo… Aún yo mismo tuve la oportunidad de entrevistarme con él y ver que… a veces las cosas son mas profundas de lo que cree la gente… pero yo solamente obedezco las órdenes.

MARCOS: Señor Juan Pérez, ¿usted manifiesta que era ciego de nacimiento y Jesús le dio la vista?

JUAN PEREZ: ¡¡Es terrible esto que le hicieron!! Esta gente no sabe lo que hizo, matar a este hombre… con todas las cosas que hizo, era el Hijo de Dios, por eso lo querían matar…

(CONTINÚA…)

Por Rubén Bagini

Lee Crónica de una Ejecución 4

Lee Crónica de una Ejecución 5



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner