Bienvenido a Nuestro Blog

Para Líderes – VALORES Y CULTURAS ADOLESCENTES 5

Para Líderes - VALORES Y CULTURAS ADOLESCENTES 5

Continuemos.

Estrategias que se Pueden Emplear.

El aprendizaje de determinados valores y actitudes, y la adopción de un estilo de vida coherente con ellos es un proceso que implica procesos cognitivos, afectivo emocionales, conductuales y espirituales. Las estrategias de enseñanza deben apuntar a lograr cambios en todas las áreas de vida de la persona. Es posible estar de acuerdo con determinados valores y no vivir en consonancia con ellos. Es decir, que si desarrollamos una enseñanza que apunte solamente al pensamiento de los adolescentes no se lograrán necesariamente cambios profundos en sus vidas. De ahí la necesidad de implementar estrategias variadas, que tengan en cuenta a la persona total, que sirvan para educar las emociones, que los ayuden a concretar cambios de valores y actitudes.

Analicemos Algunas de las Estrategias que se Pueden Implementar.

1. Estudios Bíblicos Participativos. La enseñanza y el aprendizaje de la Biblia pueden ser una dinámica e interesante experiencia si se promueve la participación de los adolescentes por medio de preguntas, debates, discusiones, dramatizaciones, entre otras estrategias. Guiarlos a interrogar a la Biblia a partir de sus problemas e inquietudes y a estudiar la vida de hombres y mujeres que si bien vivieron en contextos distintos de los actuales, tuvieron problemas y crisis existenciales semejantes a los que viven los adolescentes en los aspectos esenciales, les permitirá identificarse con sus emociones, aprender de sus éxitos y fracasos, y encontrar valores y principios de vida acordes con la voluntad de Dios.

Uno de los aspectos más importantes para el aprendizaje de valores cristianos es la elaboración de principios de vida por parte de los adolescentes y la contextualización de los mismos a sus propias vidas y situaciones particulares por medio de las siguientes estrategias.

2. Dilemas Morales. Son elecciones que implican competencia u obligaciones con conflicto moral. Por ejemplo: ¿qué es más importante, nuestros principios o la amistad? ¿Los valores de las tribus adolescentes o los valores cristianos? También es necesario tomar conciencia acerca de la responsabilidad que encierran las decisiones propias. El pensamiento crítico en la resolución de dilemas morales implica la adopción de una postura crítica respecto de las posibles alternativas. Plantear dilemas morales a los adolescentes los ayuda a mejorar sus procesos de pensamiento y a comprender cuáles son las opciones más adecuadas. Veamos un ejemplo de dilema moral:

Los adolescentes del grupo de la iglesia quieren conseguir un equipo de audio más potente. Un amigo de la escuela le ofrece conseguir uno al tercio del precio que se paga en el mercado. El chico se entusiasma y lo comenta en el grupo de la iglesia. El líder propone discutir qué decisión tomar al respecto. Se analizan los siguientes aspectos: a) Ventajas de comprarlo. b) Objeciones a su compra. c) Valores en juego. d) Principios bíblicos que pueden ayudar a tomar una decisión adecuada

3. Debates y Discusiones. La discusión crítica implica comunicación, es esencial para resolver conflictos interpersonales. Es una discusión que examina y cuestiona críticamente elecciones individuales o grupales y procede a validarlas desde un punto de vista normativo, justificándolas. A veces cuesta ser crítico respecto de las propias decisiones y es fácil serlo respecto de las decisiones de los demás, por lo que es bueno someter a discusión crítica nuestras decisiones.

4. Narraciones, Historias, Cuentos. Apelan a las emociones de las personas. Sirven de inspiración y estímulo al cambio de actitudes.

5. Dramatizaciones. Es una de las estrategias más importantes para la modificación de actitudes pues se produce un proceso de identificación por el cual se aprenden e internalizan valores y actitudes. Convivencias: el compartir momentos de vida favorece el aprendizaje por medio del modelado y la resolución de problemas reales que surgen, como conflictos entre grupos, discriminaciones, resistencias a colaborar en actividades necesarias para la vida con otros como servir la comida, entre otros, que permiten el análisis y la adopción de los valores cristianos.

6. Proyectos. A partir de un problema o una necesidad se pueden organizar grandes actividades que permitan la práctica de los valores cristianos, como por ejemplo, organizar una fiesta para festejar los cumpleaños de las niñas y los niños en un barrio carenciado, grabar un CD con canciones compuestas por ellos en el que expresen lo que sienten y lo que aprendieron en el grupo.

(CONTINÚA…)

Por Lic. Ana R. Somoza

Lee Valores y Culturas Adolescentes 6



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner