Bienvenido a Nuestro Blog

Para Líderes – PROGRAMAS: PROPÓSITO DE MINISTERIO 2

Para Líderes - PROGRAMAS: PROPÓSITO DE MINISTERIO 2

Continuemos.

D. Ayude a los jóvenes a descubrir sus dones espirituales.

Los jóvenes cristianos no solo han sido invitados para jugar el juego del ministerio, pero también se les ha cedido el equipo para jugar bien. Uno de los papeles emocionantes que como obrero de jóvenes tengo, es ayudar a entender que han sido dotados por Dios (Ro.8; 1 Co.12; Ef.4). Me encanta decir: «¡Felicitaciones, tú tienes dones!» Es maravilloso ver cómo abren sus ojos cuando se enteran que Dios le dio dones a cada creyente. Me alegra darles una prueba sencilla sobre los dones espirituales para avivar su interés. Esta bre­ve prueba los hace pensar en los dones que quizá tienen, y a su vez los ayuda a descubrirlos. Al participar en diferentes oportunidades para ministrar, descubrirán sus dones espirituales.

E. Desafíe a los jóvenes para descubrir «DCHPE»

DCHPE son las siglas de Dones, Corazón, Habilidades, Personalidad y Experiencia.

  • Dones. «¿Qué dones te ha dado Dios?»
  • Corazón. «¿Qué te gusta hacer?» «¿Qué te apasiona más?»
  • Habilidades. «¿Con qué habilidades naturales o talentos naciste o desarrollaste antes de tu relación con Cristo?»
  • Personalidad. «¿Cómo tu personalidad única va a impactar tu ministerio?»
  • Experiencia. «¿Cómo tus experiencias, buenas y malas, pueden usarse para beneficiar a otros?»

En la Iglesia Saddleback enseñamos a todo el cuerpo de la igle­sia, que Dios ha dado una forma exclusiva a cada individuo para ha­cer algo en el ministerio. Les enseñamos los cinco elementos que pueden ayudarles a descubrir su ministerio personal.

Una manera de hacer pensar a los jóvenes acerca del ministerio, es enseñarles una serie acerca de su «DCHPE». Por lo menos invier­ta una sesión, en cada uno de los cinco elementos, para descubrir los dones. Yo llamo a mi serie «Cómo entrar en forma». Enseño este curso cada 12 o 18 meses, ya que en el ministerio la participación de los jóvenes es uno de nuestros valores clave.

Después que enseño la serie, ayudamos a los jóvenes interesa­dos a encontrar su lugar en el ministerio en uno de los veintinueve ministerios dirigidos por jóvenes. Aunque cualquiera se puede ins­cribir en un equipo, solo los jóvenes del centro (aquellos dentro de los grupos pequeños que están participando en los «hábito») pueden dirigir un equipo o comenzar su propio ministerio. Así, nos aseguramos de tener cristianos desarrollándose al timón de los equipos de ministerio.

2. Cómo Ayudar a los Jóvenes a Comenzar a Ministrar.

A. Haga que los jóvenes completen un perfil de «DCHPE».

Al concluir la serie sobre «DCHPE» alentamos a los jóvenes dedicados a comple­tar un perfil de su «DCHPE». El perfil está lleno de preguntas que motivan a los jóvenes a considerar sus dones espirituales, corazón, habilidades, personalidad y experiencia. A usted lo invito a adaptar­lo a su ministerio para jóvenes. Cuando los jóvenes completen el perfil, les pedimos que preparen sus mentes y corazones para el ministerio.

Si los jóvenes no muestran interés durante la serie «DCHPE», no los forzamos a completar el perfil. Siendo sabios mayordomos de nuestro tiempo, primero queremos dedicarnos a los que expresan algún grado de motivación propia. Nos reunimos individualmente con esos jóvenes.

B. Ayude a los jóvenes a comenzar un ministerio basado en su «DCHPE»

Cuando un líder y un joven se reúnen para hablar sobre el perfil del joven exploran cómo este puede usar su «DCHPE» única para servir a Dios. El líder ayuda al joven a encontrar un ministerio o crear uno nuevo. Vamos a usar a José como ejemplo. José es un estu­diante de segundo año de la secundaria y en su «DCHPE» las res­puestas eran así:

  • Dones Espirituales: Su calificación más alta era para el don de hospitalidad.
  • Corazón: Expresó pasión por hacer que los otros se sientan cómodos, planear y organizar.
  • Habilidades: Domina el idioma de señales, sabe cocinar y arreglar cosas.
  • Personalidad: Es muy amistoso.
  • Experiencia: Se convirtió en cristiano porque le gustó cómo los líderes de la iglesia de su pueblo hicieron todo lo posible para hacerlo sentir cómodo durante su primera visita.

Cuando José y yo nos sentamos para repasar su perfil de «DCHPE», no tenía una respuesta para la última pregunta del per­fil: «Si de acuerdo a mi «DCHPE» personal pudiese diseñar una manera específica para servir a Dios, y supiera que no puedo fallar, esta podría ser…» Al ver que José no tenía ninguna idea específica, supe que era mi trabajo alentarlo para servir en un ministerio exis­tente o ayudarlo a crear uno. Creamos uno. Soñamos con la idea de que José fuera anfitrión, chef y líder de nuestra cena mensual para diez ministerios. Antes que José fuera el chef, nuestra cena siempre era pizza. ¡Ahora José llega temprano para pre­parar una comida especial y se queda durante la cena para dar la bienvenida a los huéspedes y ayudarlos a sentirse cómodos. Ha des­cubierto un ministerio magnífico dentro de nuestra iglesia, ¡uno del cual estoy particularmente enamorado!

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Ministerio de Jóvenes con Propósito”

Por Doug Fields

Lee Programas: Propósito de Ministerios 3

Lee Programas: Propósito de Ministerios 4

Lee Programas: Propósito de Ministerios 5

Lee Programas: Propósito de Ministerios 6



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner