Bienvenido a Nuestro Blog

Para Líderes – PROGRAMAS: PROPÓSITO DE ADORACIÓN 3

Para Líderes - PROGRAMAS: PROPÓSITO DE ADORACIÓN 3

Continuemos.

Recibí mi porción de crítica de los miembros de la iglesia por promover «demasiada diversión» en nuestro ministerio para jóve­nes. Sin embargo, no pido excusas por planear diversión para los jó­venes. Continuamente oímos decir a esos jóvenes: «Nunca me imaginé que la iglesia podía ser divertida». Al ver a un joven de la multitud riéndose y pasando un buen tiempo, veo a un joven receptivo descubriendo que la fuente de su risa es el creador de la diversión: Dios mismo.

Mientras procesa este principio, separe diversión de lo cómico. La diversión y el humor no son la misma cosa. No sienta la presión de ser algo que no es (si no es un tipo cómico), pero sí trate de crear un ambiente divertido.

3. Un programa de adoración necesita la participación de los jóvenes.

Los jóvenes necesitan participar tanto en el programa de la mul­titud como en el ministerio global. Si los jóvenes de la multitud pueden encontrar una oportunidad para relacionarse con alguien o con algo que aprecian, les será más fácil hacer una transición a otras oportunidades para el crecimiento. Cuando hacemos programas para jóvenes, siem­pre preguntamos: «¿Esto es algo que un joven podría estar hacien­do?» Por ejemplo, si queremos un drama, un vídeo, un toque de humor, o algo para romper el hielo, tratamos de encontrar jóvenes que lo hagan.

Una manera de involucrar a un joven en el minis­terio para jóvenes de la Iglesia Saddleback es uniéndolo a uno de nuestros muchos equipos de ministerio. Estos equipos son: drama, vídeo, el equipo que saluda, el de la banda musical y otros. Tratamos que la partici­pación en estos equipos tenga un fácil acceso. Por ejemplo, diga­mos que José Luna aparece en nuestro programa de la multitud y expresa interés en tocar en la banda. Decimos: «¡Puedes hacerlo! Eres el miembro más nuevo en la banda.» Antes de unirlo, no usa­mos una prueba espiritual científica para ver en qué nivel espiritual está. Si José no es cristiano, confiamos en que conocerá a Cristo mientras ensaya y toca con la banda. Por ejemplo, el líder del minis­terio de la banda (un estudiante del centro) comienza cada ensayo con un breve devocional y una oración. José oirá más acerca de Cris­to tocando en la banda y en compañía de otros jóvenes de la banda, que si fuera un simple asistente, y sale de un programa de la multitud.

La participación de los jóvenes se puede lograr a través de todo el programa de adoración y no tiene que estar limitado a equipos de ministerio. Por ejemplo, los jóvenes se pueden involucrar mediante:

  • Métodos creativos de enseñanza
  • Melodramas espontáneos
  • Juegos interactivos
  • Representación de imitaciones
  • Paneles de discusión
  • Testimonios

Una forma de ganar el interés de los jóvenes es mostrándoles que el programa no depende nada más de los adul­tos. Queremos que los jóvenes vean a otros jóvenes participando en el programa, y no tan solo a los jóvenes perfectos. Cualquier joven debe ser capaz de participar fácilmente si así lo desea.

4. Un programa de adoración necesita un mensaje entendible.

Nuestro mundo en creciente decaimiento moral está forzando a los adolescentes a buscar respuestas y verdades con más ahínco. Los jóvenes están mucho más ansiosos de explorar y descubrir la verdad espiritual que cuando comencé en el ministerio para la juventud. Una vez creí que un mensaje divertido sería nece­sario para alcanzar a los jóvenes. Ahora veo una acti­tud divertida como un apoyo para la comunicación, pero más im­presionante es un mensaje que tiene sentido.

Debido a que una audiencia de la multitud es una combinación de cristianos e inconversos, es importante enseñar un mensaje que desafíe a ambos grupos. La Palabra de Dios es verdad y es aplicable para todos. Así que, cuando enseño a nuestra audiencia de la multi­tud, hablo de las necesidades de los adolescentes y uso la Biblia como mi fuente. Cuando llega el momento de aplicar la verdad, normalmente presento diferentes pasos de acción para el curioso y el cristiano. Puedo decir: «A los que están tomando a Dios en consi­deración, los animo a…», y menciono los pasos de acción específi­cos para los curiosos. Digo: «Para aquellos que son creyentes, los de­safío a…», y digo los pasos de acción que específicamente se dirigen a los creyentes. La mayoría de los jóvenes visitantes de la multitud me dicen que los pocos mensajes que habían oído en otras iglesias no eran específicos para adolescentes. Esta es una de las razones principales por las que siento una tremenda responsabilidad al pre­sentar la Palabra de Dios en una manera entendible. Hay varias ma­neras de hacer los mensajes más palpables.

A. Trate de contestar sus preguntas acerca del mensajero. Los jóvenes nuevos, recién llegados de la comuni­dad, están midiendo al maestro antes, durante y después del mensa­je. Inconscientemente se hacen tres preguntas:

  • ¿Puedo confiar en usted?
  • ¿Tiene interés en mí?
  • ¿Sabe de lo que habla?

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Ministerio de Jóvenes con Propósito”

Por Doug Fields

Lee Programas: Propósito de Adoración 4

Lee Programas: Propósito de Adoración 5



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner