Bienvenido a Nuestro Blog

Para Líderes – LAS ETAPAS DEL DESARROLLO PSICO-SOCIAL

Para Líderes - LAS ETAPAS DEL DESARROLLO PSICO-SOCIAL

LAS ETAPAS DEL DESARROLO PSICO-SOCIAL, SEGÚN ERIK ERIKSON

Etapa oral-sensorial (0–2 años)

Confianza o desconfianza. El lactante confía si cuenta con los cuidados higiénicos y alimentarios adecuados, además del amor y la calidez que le brinda el adulto. El maltrato o la privación de afecto en la primera infancia podría llevar al bebé a ser una persona desconfiada.

Etapa anal-muscular (2–3 años)

Autonomía vs. inseguridad. El niño comienza a desarrollar autonomía en su cuidado personal, incluido el control de esfínteres. También explora su entorno físico y reafirma su autonomía. Si se lo relega a espacios físicos limitados, o si se le imponen muchas prohibiciones, se contribuirá a fomentar una personalidad insegura.

Etapa motriz-digital (3–6 años)

Iniciativa vs. culpabilidad. Probada la autonomía física, el niño necesita demostrar su iniciativa en el juego y en el trato con sus amigos. En esta etapa tiene iniciativa para realizar cualquier actividad. Si el entorno es excesivamente estricto e inflexible, el niño puede desarrollar sentimientos de culpa indeseables.

Etapa de latencia (6–12 años)

Laboriosidad vs. inferioridad. En el ámbito escolar el niño debe aprender hábitos de trabajo y estudio, adquiriendo así el sentido de la responsabilidad. Cuando no recibe un reconocimiento por los progresos realizados tiende a experimentar complejos de inseguridad.

Etapa de la pubertad y la adolescencia (12–18 años)

Identidad vs. confusión. El adolescente busca desarrollar una identidad propia, diferente de la de sus padres o de las tradiciones sociales. El fracaso en la búsqueda de la identidad trae consigo confusión y desorientación en sus creencias, ideas, sexualidad y vocación. Una de las tareas básicas de la etapa de la adolescencia es la búsqueda de la identidad. Según haya atravesado las fases previas, la crisis de identidad de los jóvenes se resolverá con mayor o menor dificultad. De igual manera, la resolución de esta crisis contribuirá al éxito de las posteriores.

Etapa de la juventud

Intimidad vs. aislamiento. La relación íntima entre un hombre y una mujer lleva a la adquisición de confianza y desarrollo mutuos. El fracaso en las relaciones interpersonales puede dar lugar al aislamiento.

Etapa de la adultez

Aportes vs. estancamiento. El adulto experimenta un sentido de realización cuando puede hacer un buen aporte a la sociedad a través de su trabajo o de la educación de sus hijos. Si eso no resulta posible, la persona experimenta una sensación de estancamiento.

Etapa de la madurez

Integridad vs. desesperación. La persona mayor, que ya se jubiló, acepta positivamente la vida que está dejando atrás y enfrenta dignamente los últimos días de su vida y la muerte. La falta de solución a esta crisis produce ancianos insatisfechos y desesperados ante la proximidad del fin de sus días.

La iglesia debe entender y aprovechar la realidad de que la adolescencia es una ventana de oportunidades, crítica y estratégica.

Sin duda, el trabajo con los adolescentes constituye un desafío. No es igual al trabajo con los niños, para los que un adulto representa autoridad, conocimiento y poder. Tampoco es como el trabajo con los jóvenes y adultos, que son personas de reacciones previsibles que tienen la habilidad de comunicarse con cierta madurez.

Los adolescentes son cambiantes, porque ellos mismos se encuentran sujetos a cambios de forma permanente. Suelen probar los límites de la autoridad. Plantean preguntas difíciles y hasta imposibles de contestar. Sin embargo, no debemos permitir que el estereotipo negativo del adolescente nos imposibilite vislumbrar sus cualidades positivas. Son entusiastas, divertidos, leales, abiertos y están dispuestos a aprender.

Hemos saturado a la adolescencia de mitos, tópicos y lugares comunes. Entender el proceso de desarrollo por el que atraviesan los adolescentes, y el contexto que funciona como incubadora a lo largo del proceso, puede ser de gran utilidad para poder comprenderlos, ayudarlos y guiarlos por los rápidos del río de la adolescencia.

Extracto del libro “Raíces” .

Por Félix Ortiz.

Lee Para Líderes – El Desarrollo Biológico del Adolescente



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner