Bienvenido a Nuestro Blog

Para Líderes – LA RELACIÓN ENTRE LOS FINES Y LOS MEDIOS

Para Líderes - LA RELACIÓN ENTRE LOS FINES Y LOS MEDIOS

Es tu responsabilidad, como líder o responsable de jóvenes, asegurarte de que exista una total correspondencia entre los fines y los medios. Y no únicamente desde el punto de vista moral, lo que damos por sentado (al fin y al cabo estamos seguros de que no querrás lograr conversiones amenazando a tus jóvenes con quemarlos vivos en caso de que no quieran seguir a Jesús) sino también desde un punto de vista pedagógico. De no hacerlo, corres el serio peligro de usar medios inadecuados, algunos de los cuales tal vez no perjudiquen tu trabajo con los jóvenes, pero otros sí, y por inadecuados pueden obstaculizar todo el ministerio de la pastoral juvenil.

Antes de seguir adelante con el desarrollo de esta idea clave, nos gustaría que pudieras detenerte por unos instantes. Tranquilamente piensa y haz un análisis de tu trabajo con los jóvenes. ¿Cuál es el fin último que persigues? ¿Existe una adecuación entre el fin que persigues y los medios que para ello estás utilizando?

Aclaración de términos

Hemos dicho que uno de los beneficios de tener un propósito es que nos ayuda a determinar los medios que necesitamos para lograrlos, pero no señalamos específicamente qué queremos expresar con la palabra «medios». Intuimos que un medio es algo usado para lograr un fin, y es cierto. Pero a lo largo de este curso a menudo vamos a hacer una distinción entre procedimientos o formas generales de trabajo (medios) y los elementos específicos que se usan para poner en práctica un medio (recursos.) Hemos hablado acerca de la diferencia entre principios (formas universales) y métodos (la aplicación de un principio dentro de un contexto concreto). Pues, los medios se relacionan con los principios, porque son generales, y los recursos, con los métodos, porque son específicos.

Por ejemplo, la educación es el medio, el método o la forma, que usamos para lograr que los jóvenes maduren en su relación con dios. Y un campamento puede ser el recurso que usamos en la implementación de ese medio. Pero una vez que decidimos programar un campamento, este se vuelve un medio general para llevar a cabo la educación y tenemos que definir los recursos específicos, humanos y de otro tipo, que necesitamos para la ejecución de aquel campamento.

Extracto del libro “Raíces”.

Por Félix Ortiz.

Lee Para Líderes – Cómo Trabajó Jesús 1

 

1 2


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner