Bienvenido a Nuestro Blog

Para Líderes – EL GRUPO GRANDE 2

Para Líderes - EL GRUPO GRANDE 2

Trasfondo religioso

El origen religioso de los jóvenes que conforman el grupo puede ser muy variado. Existen iglesias en las cuales la mayoría de los jóvenes son hijos de creyentes. Otras, por el contrario, están integradas mayormente por nuevos convertidos, procedentes de un ámbito secular. En otros casos puede darse una situación mixta en la que los jóvenes proceden de ambos orígenes. Debemos entender que los hijos de padres creyentes tienen problemas muy diferentes a los de los nuevos convertidos que provienen de un contexto no evangélico.

Madurez y compromiso espiritual

La madurez personal y espiritual es el resultado de las diferentes experiencias que el joven ha vivido y de las influencias que recibió durante toda su vida. El contexto familiar, social, escolar e incluso espiritual de la iglesia influyen y van conformando la madurez espiritual del joven.

Dentro del mismo grupo podemos encontrar personas que se hallan en etapas muy diferentes de su vida espiritual. Algunos aún no son cristianos (nunca des por sentado que simplemente por pertenecer al grupo una persona es cristiana). Otros pueden ser recién convertidos. Otros tal vez estén creciendo lentamente y tengan inseguridades en su relación con el Señor. Otros, aunque sean cristianos, pueden haberse enfriado y estar distanciados de Jesús. Finalmente, también vamos a encontrar personas con una dedicación profunda y un gran compromiso con Dios.

A continuación, detallaremos cinco condiciones espirituales (indiferente, simpatizante, creyente, discípulo y siervo), a fin de que seas consciente de las necesidades específcas de cada uno.

El indiferente.

La mujer samaritana, a quien Jesús encontró en el pozo (Juan 4:1-24), ilustra ciertas características importantes de los jóvenes indiferentes. En eso llegó a sacar agua una mujer de Samaria (Juan 4:7). El indiferente intenta llenar su vida satisfaciendo sus deseos y necesidades sentidas, sin tener en cuenta las espirituales, que no constituyen un factor importante en su vida. Aunque un indiferente puede sentirse cómodo hablando de «religión», y hasta puede ser miembro de alguna religión o iglesia, no tiene una relación personal con Dios por medio de Cristo y no ve la pertinencia del cristianismo para su vida.

La mujer samaritana sabía de religión y estaba dispuesta a conversar sobre el tema: «Señor, me doy cuenta de que tú eres profeta. Nuestros antepasados adoraron en este monte, pero ustedes los judíos dicen que el lugar donde debemos adorar está en Jerusalén» (Juan 4:19,20). Parecería estar hablando de un tema intelectual en vez de personal, ya que no había causado un impacto en su vida ni en su corazón.

El encuentro de Jesús con esta mujer también nos permite ver que, en general, el indiferente no vendrá a buscarnos. Somos nosotros los que deberemos ir a donde él se encuentra, entablar una relación con él y despertar su interés.

El simpatizante.

Nicodemo, el fariseo que visitó a Jesús de noche (Juan 3), es el ejemplo perfecto del simpatizante. Él no solo estaba abierto a las realidades espirituales en general, sino que se interesó por las enseñanzas de Jesús en particular. Sin embargo, no había tomado el compromiso de someter su vida a la autoridad de las Escrituras, y no había creído en Jesús como su Salvador:

-Tú eres maestro de Israel, ¿y no entiendes estas cosas? -respondió Jesús-. Te digo con seguridad y verdad que hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto personalmente, pero ustedes no aceptan nuestro testimonio (Juan 3:10-11).

Es probable que muchos de los jóvenes y adolescentes que asisten a nuestras reuniones y actividades se encuentren en esta categoría. Aunque aparentan ser convertidos (por tener una relación muy estrecha con la iglesia y sus actividades, o ser parientes de cristianos que son miembros de la familia de Dios), su fe es cultural: es decir, la heredaron, pero nunca la meditaron, profundizaron y maduraron, ni la pusieron en práctica en su vida cotidiana. Jesús no es su Salvador ni el Señor de sus vidas.

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

1 2


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner