Bienvenido a Nuestro Blog

Mi Familia – “HÁBLENME TEMPRANO” 1

Mi Familia - "HÁBLENME TEMPRANO" 1

“Gracias por hablarme temprano y a menudo, y decirme lo que necesitaba saber”.

Todos los jóvenes de tres grupos diferentes de edades que escribieron temas afirmaron abrumadoramente la importancia de que los padres hablen respecto al sexo a una muy temprana edad. Muchos dicen que esperar al séptimo grado (12 años), es demasiado tarde. Muchos adolescentes desearon haber apren­dido de papá y mamá más temprano. Los chicos creen que no han sido preparados para la batalla moral. Muchos de ellos comentan también, que muchas conversa­ciones breves hubieran sido mucho mejor que “una muy larga”.

1. Cuando somos pequeños se nos advierte del peligro constantemente. Mientras mi madre me advirtió infinidad de veces del peligro de jugar con fósforos, nadie com­partió conmigo que el sexo prematuro puede hacer quema­duras más graves que las del fuego. Porque me advirtieron constantemente del peligro de jugar con fuego, nunca me quemé. No he sido tan afortunado respecto al sexo pre­matrimonial, porque me tomó años remover las cicatri­ces que me dejó.

2. Me gustaría volver atrás en el tiempo, con la informa­ción que ahora tengo y cambiar toda mi vida. Todo hu­biera sido mejor, si hubiera habido alguien que me guiara y ayudara. Ciertamente yo no podía hablar con mis padres acerca de ello. Ellos ni aun sabían que yo besaba a los muchachos a espaldas de ellos. Tampoco podía conver­sar acerca del tema con mis amigas. Ellas estaban tan mal informadas como yo a esa edad. No tenía a donde ir, y ahora comprendo que viré en la dirección equivocada. Esta es la mayor razón por la cual estoy escribiendo esto. Hay muchas chicas con cicatrices por ahí, que han sido tan poco y mal informadas como yo. Quiero ayudarlas. No quiero que ellas tengan que pasar por lo que yo pasé. Me siento indigna y vacía, y he sufrido mucha culpa.

3. ¿Cómo puede la gente tener percepciones tan negati­vas del sexo? Una de las razones es que el tema del sexo es un no, no en las conversaciones familiares. Muchos padres se sienten incómodos cuando se trae el tema a con­versación, casi siempre porque a los padres les ha pasado lo mismo. Debido a esta incomodidad los padres descuidan aconsejar y advertir a sus hijos acerca del uso y abuso de este don de Dios. ¡Sí, don de Dios! El sexo fue idea de Dios. Él lo planeó. De acuerdo a Génesis 1:31, nosotros hemos sido creados “excelente desde todo punto de vis­ta.” Y eso incluye nuestra capacidad sexual. En vez de oír acerca de esa capacidad de los padres, o de otras personas debidamente autorizadas, los jóvenes oyen de sexo por medio de la prensa y televisión y de sus amigos. Revistas, televisión, carteles de propaganda y pe­lículas están centrados en el sexo la mayor parte del tiempo. De una manera u otra, todo está relacionado con él. La música empuja también. De acuerdo a todas estas fuen­tes, el sexo está bien en cualquier circunstancia, si tú lo deseas. La frase clave es: “Si te hace sentir bien, hazlo.”

4. A pesar del hecho de que he crecido en la zona del país mas allegada a la Biblia, y de tener muchos amigos cris­tianos, nadie me dijo nunca que el sexo antes del matri­monio es malo. Ni aun mi madre. Ella no deseaba emitir prejuicios con su opinión, así ella nunca me habló ni a fa­vor ni en contra. Yo creo que esta es una de las mayores razones por las cuales la gente de cualquier edad tiene relaciones sexuales antes del matrimonio. Nunca se les ha dicho la perspecti­va de Dios.

5. Mamá y papá, me hubiera gustado que ustedes fueran más francos con nosotros mientras estábamos creciendo, especialmente al confrontar los hechos del crecimiento mismo. Ustedes debieron hablarme antes que me metiera en problemas, y no después.

6. Padres, compartan el amor e interés de Dios con sus hijos. Asegúrenles que Él se preocupa por toda su vida. Sean francos y compartan con ellos que Dios comprende sus problemas sexuales. Aun con las supuestas actitudes sexuales “liberales” de hoy. El primer diálogo de los padres con los hijos concernientes al sexo, surge con el descubrimiento de anticonceptivos ocultos en el cuarto de los hijos.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Lo Que Deseo Que Mis Padres Sepan Acerca de mi Sexualidad”

Por Josh McDowell

Lee “Háblenme Temprano” 2



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner