Bienvenido a Nuestro Blog

Estudios Bíblicos – TIEMPO DE ELEGIR EL CAMINO 1

Estudios Bíblicos - TIEMPO DE ELEGIR EL CAMINO 1

SEMANA 2. ESTUDIO 2.

Cuando alguien se enfrenta a una situación intimidatoria o los hechos de una circunstan­cia negativa se infiltran en su mente, esa per­sona debe decidir si seguirá un camino u otro.

1. El Camino “A”.

El camino “A” llevará a la persona a:

A. Maldecir el problema: esto significa agregar una opi­nión negativa a los hechos negativos de la situación, incrementando la negatividad;

B. Abrigar el problema: dedicando su tiempo y su aten­ción al problema en sí en lugar de dedicarlos a su so­lución;

C. Ensayar el problema: repetirlo una y otra vez en la mente, hasta llegar a pensar casi exclusivamente en el problema.

¿Consideras que el camino A es negativo, o positivo? Escribe una breve defensa de tu respuesta.

Es Positivo: _______________________________________________________________

Es Negativo: _______________________________________________________________

Una familia, que llamaremos “los Anderson”, eligió el ca­mino A. Los padres se enteraron de que su hija Ángela, de 18 años y soltera, estaba embarazada. La joven no tenía in­tenciones de casarse con el padre del bebé que, como ella, estaba en su primer año de la universidad.

Durante varios días, los Anderson maldijeron el proble­ma, retorciéndose las manos ante esta situación que ellos percibían como algo desastroso para su reputación y el fu­turo de su hija. Literalmente, pasaron horas y horas abri­gando el problema, es decir, llorando como si hubieran perdido a un ser amado. Y ensayaron el problema: lo dis­cutieron desde todos los ángulos posibles, intentando ana­lizar en qué se habían equivocado como padres, en qué habían fallado, si tenían algún recurso legal contra el pa­dre de la criatura, si existía la posibilidad de que su hija hubiera sido víctima de una violación, qué rol le corres­pondía (o no) a la universidad, en el asunto. Dos semanas después, ellos se sentían terriblemente mal; su hija se sen­tía aún peor, y no les hablaba; y el problema los ahogaba por completo.

2. El Camino “B”.

La familia Anderson hubiera hecho muy bien en tomar el camino “B”, que lleva a una persona que enfrenta una situación negativa, a:

A. Dispersarla: dividir el problema en las diferentes par­tes que lo componen y trabajar en cada una hasta lle­gar a una respuesta. Cuando se resuelven los proble­mas más pequeños, se resuelve también el problema mayor. Este principio es válido para toda la vida. Una de las cosas más efectivas que puede hacer una perso­na acerca de lo que parece ser un problema abruma­dor, es dividirlo en sus partes constituyentes más pe­queñas, y solucionar los pequeños problemas de a uno por vez.

B. Revertirla: es decir, buscar lo positivo. No hay ninguna circunstancia o situación que sea un 100% mala. Siempre hay un rayo de esperanza, un destello de luz. Reconozcamos la negatividad como lo que es: una dis­tracción de la solución positiva. Evitemos lo negativo.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Venciendo en la Tierra de los Gigantes” (Edición Para Jóvenes)

Por William Mitchell

Lee Tiempo de Elegir el Camino 2



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner