Bienvenido a Nuestro Blog

Estudios Bíblicos – SALVACIÓN DE AUTOSERVICIO

Estudios Bíblicos - SALVACIÓN DE AUTOSERVICIO

El Mito Humanista.

Carlos y Natán se pararon frente a una mesa llena de libros en el centro comercial. El hombre y la mujer sentados tras la mesa sonrieron amablemente a los chicos.

—Si los puedo servir en algo, nada más díganme —dijo el hombre.

Algunos de los materiales eran gratis, como el folleto que aseguraba plenamente que «Jesús nunca existió». Otros tenían un precio, pero los temas como la paz mundial, educación, y separación de la Iglesia y el Estado sonaban muy bien.

—Mira este —dijo Carlos sosteniendo un libro grueso titulado «Guía bíblica de Isaac Asimov»—. Yo he escuchado de este tipo.

—Sí —el hombre se levantó y se apoyó sobre la mesa—. Este es un libro excelente. No sólo revela hechos poco conocidos acerca del diluvio y la división del Mar Rojo, sino que dice muchas cosas que la Biblia no narra. Demuestra cómo los mitos e historias bíblicos son parte de la historia completa del hombre.

—Uh-huh —Natán negó con la cabeza viendo al hombre, tomó el libro de las manos de Carlos, lo puso en la mesa y dijo—: Vámonos.

—¿Qué te pasa? —preguntó Carlos después que habían caminado unos cuantos pasos—. ¿Por qué tanta prisa por irnos de la mesa?

Natán encogió los hombros.

—No sé. Algo no estaba bien.

La reacción de Natán fue sabia, él se había topado con el Humanismo Secular, una filosofía que muchas veces es difícil de reconocer, pero que es antagónica a la Biblia, el cristianismo y la Iglesia.

Los humanistas creen que el mundo sólo se puede salvar por la humanidad. Razonan que Dios no puede salvar al hombre porque El no existe, y que la religión no puede salvar al hombre porque la religión es una mentira. También aseguran que la humanidad no debe buscar en el cielo la paz y la plenitud, sino que lo debe hacer en sí misma.

Los humanistas creen que la única esperanza para la total plenitud personal y un mundo mejor es desechando todos los pensamientos religiosos y poniendo «la fe absoluta en que nada salva al yo o a la conciencia del yo, excepto uno mismo».

Creen sinceramente que el hombre es capaz de liberarse a sí mismo y a este mundo de todo mal sin la ayuda de Dios. Eso es un mito.

La historia de la humanidad ilustra adecuadamente que, con todo el progreso tecnológico, la raza humana no se vuelve más benévola y buena. La humanidad no se encuentra en perfecta paz ni ha eliminado la guerra. El hombre no está resolviendo bien sus problemas por sí mismo. Las evidencias de este siglo (dos Guerras Mundiales, Hitler, Stalin, el KKK, la proliferación de armas nucleares, refugiados de guerra y rehenes, hambre y opresión) indican que la esperanza puesta sólo en la humanidad es una esperanza fuera de lugar.

Por supuesto que debemos luchar para eliminar la guerra y el hambre, y debemos luchar contra las enfermedades y la injusticia. Pero la humanidad no se puede salvar a sí misma. La Biblia dice: «En ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos» (Hechos 4.12).

El humanista no estará más cerca de la salvación en el año 2.000, que aquellos del siglo I a los que Pablo escribe, que: «… cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén» (Romanos 1.25).

Ejercicio.

Desarrolla tu capacidad para enfrentar el mito del humanista con este ejercicio:

Lee Jeremías 16.20-21. ¿Cómo se aplican estos versículos al mito humanista?

Lee Salmos 36.1-2. ¿Se aplican estas palabras al mito humanista? ¿Cómo?

Lee Salmos 37.39. ¿Cuál es la perspectiva en este versículo acerca de la idea humanista de que el hombre se puede liberar a sí mismo?

Lee Salmos 62.1-2. ¿Cuál es el significado de la palabra «solamente» en estos versículos? ¿Por qué se repite? Lee estos versículos otra vez enfatizando la palabra «mi», cada vez que la leas.

Lee 1 Corintios 3.11. ¿Cuál es la perspectiva que este versículo ofrece con relación al humanismo?

Extracto del libro “No Dejes Tu Cerebro en la Puerta”

Por Josh McDowell y B. Hostetler



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner